Archives for posts with tag: rúcula

Ayer vinieron amigos a cenar. Ella es experta catadora de mousse de chocolate, por lo cual ese era el postre sin lugar a dudas. Los esperamos con un copetín con aceitunas rellenas de limón, unas galletitas de ajo y un queso blanco con ralladura de limón, pomelo y ciboulette picado.

IMG_1306

Para cenar preparé una focaccia clásica y dividí la masa en dos para rellenarla con unas verduritas asadas que tenía listas en la heladera y un queso camembert. Además, hice una ensalada para acompañar.

(Recetas para 6 personas)

FOCACCIA

25 g levadura fresca

1 cdita azúcar

2 cdas de agua tibia

500 g harina

1 cdita sal

1 1/2 T agua a temperatura ambiente

2 cdas aceite de oliva

Deshacer la levadura en un pequeño bowl. Agregar el azúcar y el agua tibia y dejar espumar por aproximadamente 10 minutos.

Disponer la harina en forma de aro en un bowl. Espolvorear la sal sobre la harina. Colocar el fermento en el centro junto con el agua y el aceite emulsionados.

Amasar hasta lograr un bollo liso y suave. Dejar leudar cubierto por un repasador por dos horas o hasta que duplique su volumen.

Para hacer una focaccia clásica, una vez leudada, disponer la masa en una asadera y volver a dejar leudar. Luego rociar con aceite de oliva, sal gruesa y ramitas de romero u otra hierba y llevar a horno precalentado fuerte hasta que esté dorada y crujiente. Al sacarla del horno, si la golpeamos, tiene que sonar hueco.

Para hacer la focaccia rellena, luego de haber leudado, dividir la masa en dos. Disponer una mitad en la asadera y dejar leudar. Luego disponer el relleno (en este caso, las verduritas y el queso camembert) y tapar con la otra mitad. Hacer cortes en el medio para que se vea el relleno.

IMG_1304

IMG_1305

Dejar leudar la tapa, rociar con aceite de oliva, sal gruesa y agregar alguna ramita (en este caso, tomillo) y llevar a horno precalentado fuerte hasta que esté bien dorada.

IMG_1309

IMG_1314

ENSALADA DE RÚCULA, PALTA Y PEPINO

Hojas de rúcula

1 pepino

1 palta

1 cebolla colorada

1 puñado de almendras

1 limón

Disponer los ingredientes en un bowl. Rociar con jugo de limón -especialmente la palta- y agregar las almendras. Condimentar a gusto y servir.

IMG_1308

MOUSSE DE CHOCOLATE

180 g chocolate amargo

50 g manteca

2 huevos

70 g azúcar

50 g crema doble

Derretir el chocolate con la manteca a baño María.

Colocar las claras junto con el azúcar en una ollita y disolver el azúcar revolviendo constantemente sin que toque el fuego. Retirar mientras esté tibio (no caliente) y batir hasta lograr un merengue.

Por otro lado, una vez tibio el chocolate, agregar las dos yemas y mezclar.

Batir a medio punto la crema doble e incorporar al chocolate.

Incorporar con movimientos envolventes 1/3 del merengue. Una vez que la mezcla esté homogénea, agregar el resto del merengue y continuar incorporando con movimientos envolventes.

Servir en copas o vasitos y llevar a la heladera como mínimo por 2 horas.

El resultado: ¡una bomba!

IMG_1318

 

Cuando se trata de ensaladas, no hay mucho que decir más que los ingredientes y lo deliciosos que quedan juntos. Éste es el caso de una ensalada sencilla y riquisíma. Me encanta agregar frutas a las ensaladas y el durazno con la rúcula y el queso de cabra hacen una combinación, a mi gusto, exquisita.

Los ingredientes son a ojo y a gusto de cada uno de ustedes:

Lechuga morada

Rúcula

Durazno

Queso de cabra

Nueces pecan tostadas

Aceite de oliva

Sal y pimienta negra

Partir las hojas a mano y disponer en plato o fuente. Cortar los duraznos en gajos y colocar sobre las hojas. Deshacer el queso sobre estos y agregar las nueces.

Yo condimenté con aceite de oliva, sal y pimienta negra. Pero pueden optar por condimentarla como más les guste.

IMG_0757

 

IMG_0763

Además, quería recomendarles un aceite de oliva que probé recientemente y me encantó (de hecho fue un regalo que usé en esta ensalada ¡y estoy disfrutando muchísimo!). El aceite es de Finca Babieca (Punta del Este). Se llama “Primum” y la variedad es Arbequina. Existen muchos aceites de oliva uruguayos buenos, pero éste cayó por azar en mis manos y no quería dejar de recomendárselos.

IMG_0762

(Este post está especialmente escrito para las compañeras de trabajo de mi hermana, Sofi, quienes por medio de ella, me reclaman -con mucha razón- que escriba en el blog.)

Decidí que voy a intentar congelar por un tiempo mi adicción a comprar libros de cocina y explotar al máximo los que ya tengo. Por eso, ayer preparé esta cena usando dos recetas del libro “Mis sabores preferidos” de Juliana López May.

La entrada eran unas peras con roquefort y almendras que al principio fueron categóricamente rechazadas por dos de los cuatro comensales. Pero luego de probarlas, fueron un éxito. En el libro, Juliana propone este plato con avellanas, pero tenía almendras y las reemplacé. El plato principal fueron unos ñoquis de avena y ricota, del mismo libro, que también son realmente deliciosos y muy fáciles de hacer.

PERAS AL ROQUEFORT (Para 4 porciones)

4 peras

70 g almendras (u otra nuez)

100 g queso azul

ciboulette

sal y pimienta

aceite de oliva

Cortar las peras en mitades y ahuecarlas. Cortar una pequeña base a las peras para poder apoyarlas en la asadera y salpimentar.

P1060517

Mezclar el queso, las almendras y el ciboulette y disponer en el centro de las peras. Rociar con aceite de oliva y llevar a horno precalentado a 200ºC hasta que las peras estén tiernas, pero que no se deshagan.

P1060518

P1060519

ÑOQUIS DE AVENA Y RICOTA

500 g ricota (yo compré la de La Italiana que es excelente, si es de súper, compro Talar)

2 huevos

2 tazas de avena instantánea

Harina (para la mesada)

Nuez moscada

Sal y pimienta

Para servir:

50 g tomates secos hidratados

1 atado de rúcula

50 g parmesano

hojas de perejil

Aceite de oliva

Colocar en un bowl la ricota, los huevos, la sal, la pimienta y la nuez moscada. Mezclar y añadir la avena. Poner la masa sobre la mesada enharinada. Formar cilindros y cortar los ñoquis de 2 cm de espesor aproximadamente.

Tengan cuidado con la cantidad de harina. Yo simplemente la usé para formar los cilindros. Si nos pasamos de harina, los ñoquis quedan hechos un mazacote.

Cocinar en agua con sal hasta que suban a la superficie. Sacarlos y dorarlos en una sartén con aceite de oliva, los tomates secos hidratados cortados en tiritas, el perejil y la rúcula. Rectificar sal y pimienta y servir con el parmesano rallado.

 

P1060522

 

 

Tal vez somos varias las amantes de las ensaladas que quisiéramos incorporarlas como plato en la cena familiar. Pero, en general, para los hombres la ensalada es apenas un acompañamiento. A las parejas o madres de estos hombres, dedico este post.

El lunes hice esta ensalada para cenar en casa. Confieso que me arriesgué porque por más bueno que sea mi marido, la ensalada no es uno de sus platos preferidos y menos aún el queso de cabra. De todas maneras, la hice -pero tenía un plan B en la heladera, no soy tan cruel. La cuestión es que primero, le entró por los ojos y me dijo: “¡Mmm, qué pinta!” Después, la pregunta: “¿Qué tiene?” Acá es cuando intento zafar cada vez que hago algo que puede no gustarle de primera… “Rúcula y ciruelitas… es agridulce”.

Luego del primer bocado no me miró muy convencido, pero ya en el segundo me dijo que le había gustado… avanzada la cena (y la ensalada) me dijo que el queso de cabra “pasaba” entre los demás sabores. O sea que, resumiendo, fue un éxito.

Mi intención no es dejar a los hombres como tontos, ni mucho menos, lo que pasa es que a la mayoría les gusta el asado, las milanesas y la carne al horno (todo con papas, claro) porque es lo que les hacían de chicos y no les interesa probar otras cosas porque eso les gusta. Yo hace ocho años me propuse como objetivo mostrarle sabores nuevos y expandir su paladar, básicamente por mi gusto por la comida. No estaba “mal” que solo le gustaran esas cosas, pero sentía que había todo un universo que él desconocía. Y por ahora ha sido un éxito. Lo único que no tiene marcha atrás es su repudio al pescado y todo lo que venga del mar -menos los buñuelos de algas- ¡y eso que es surfista!

Bueno, les dejo la receta para esta ensalada y espero que la hagan porque es deliciosa.

INGREDIENTES (para 2 porciones generosas):

3 ciruelas

1 atado de rúcula

1 puñado de albahaca

1 puñado de nueces

queso de cabra

aceite de oliva

sal y pimienta

PROCEDIMIENTO:

Cortar las ciruelas en mitades y quitar el carozo. Colocar aceite de oliva en una plancha caliente y grillar las mitades de ciruelas.

Colocar la rúcula y albahaca lavadas en una fuente y rociarlas con aceite de oliva, sal y pimienta.

Colocar las ciruelas, el queso de cabra y las nueces y volver a rociar con oliva.

P1050614

Hace un par de semanas vinieron mis hermanos y cuñados a casa e hicimos pizza y fainá.

Si vamos a hacer una cena informal y seremos varios comensales -como era el caso-, es una buena idea hacer este menú ya que, si no tenemos un comedor muy grande, evitamos la necesidad de que todos tengan lugar para apoyar sus platos y comer con cubiertos. Así, logramos un ambiente desestructurado ¡y zafamos de limpiar tanta vajilla!

La receta de esta pizza da como resultado una masa que, para mí, es la ideal, pero hay muchas opiniones sobre cómo debe ser la masa de la pizza. Hay quienes la prefieren bastante gordita, otros chata, chata y muy crocante. A mí me gusta que sea fina, pero que tenga el suficiente espesor como para sentirle el sabor a pan de aceite de oliva. ¿Se entiende?

Otro tema es la salsa de la pizza. Yo no me complico mucho en este tema. Si tengo tiempo, pico ajo, cebolla, morrón, los salteo en aceite de oliva, agrego la salsa de tomate con una cucharada de azúcar, orégano, sal y pimienta. Pero si no tengo tiempo, que fue justamente lo que me pasó ese viernes, caliento la salsa de tomate, le agrego un saborizador, orégano y rectifico sal y pimienta, ¡y listo!

En el caso del fainá, hice una receta básica pero como todos saben, existen tantos sabores para agregarle al fainá como ideas, es decir, muchísimas.

Les dejo las recetas del fainá y la masa y luego los sabores de pizza que hice.

Además, les cuento que el domingo siguiente a esta cena, volvimos a vernos pero con niños y abuelos. Llevé la masa de pizza ya lista y le pedí a mis sobrinos que me ayudaran a amasar y a armar las pizzas. Fue muy divertido y una linda manera de compartir tiempo con ellos. Así que si tienen hijos, hermanitos o sobrinos, les recomiendo que prueben cocinar con ellos. ¡A los niños les encanta amasar!

FAINÁ

500 g harina de garbanzos

1/2 T aceite de oliva

1  litro agua

2 cditas de sal

pimienta

Mezclar todos los ingredientes y precalentar una asadera aceitada. Verter la preparación en la misma y llevarla a horno precalentado a 200ºC. El fainá está listo cuando comienza a craquelarse la superficie.

Les recomiendo comerlo con pimienta blanca molida por encima.

Esta receta me dio para un fainá de medio centímetro de espesor y 40×30 cm.

PIZZA (5 pizzas medianas)

1 kg harina

40 g levadura fresca

1 cdita azúcar

1 cda aceite de oliva

1 cdita sal

agua tibia

Mezclar la levadura, el azúcar y dos cucharadas de harina con agua tibia.

Dejar reposar en un lugar cálido por diez minutos o hasta que espume.

En un recipiente grande poner la harina en forma de corona. Incorporar la sal en el borde y verter en el centro el aceite de oliva, el fermento y comenzar a mezclar agregando agua a medida que la masa lo vaya pidiendo. La masa debe ser suave y elástica.

Tapar con un paño y dejar leudar por una hora o hasta que duplique su volumen.

Llevar nuevamente a la mesada, quitar el aire y dividir la masa en cinco partes. Formar bollos con cada parte y dejar leudar nuevamente.

Si no los van a hacer en seguida, se pueden guardar en la heladera con papel film.

De lo contrario, aceitar la asadera que vayan a usar y colocar la masa estirada. Cada bollo da para una pizza grande.

SABORES:

– muzzarella, tomate fresco y albahaca fresca.

– muzzarella, rúcula y aceite de oliva.

– muzzarella y aceitunas verdes.

– muzzarella, provolone rallado y aceitunas negras.

– muzzarella y jamón.

– muzzarella y roquefort.

– sin salsa: rociar con oliva, colocar papas fileteadas, volver a rociar con oliva y llevar al horno. Servir con romero.

Qué tal unos sandwiches para irnos de pic-nic? Pan pita, mostaza de Dijon en una cara, queso crema en la otra, rúcula, brotes de alfalfa, tomate, aceite de oliva y sal, una feta de queso colonia y listo! A disfrutar del día…