Archives for posts with tag: roquefort

(Este post está especialmente escrito para las compañeras de trabajo de mi hermana, Sofi, quienes por medio de ella, me reclaman -con mucha razón- que escriba en el blog.)

Decidí que voy a intentar congelar por un tiempo mi adicción a comprar libros de cocina y explotar al máximo los que ya tengo. Por eso, ayer preparé esta cena usando dos recetas del libro “Mis sabores preferidos” de Juliana López May.

La entrada eran unas peras con roquefort y almendras que al principio fueron categóricamente rechazadas por dos de los cuatro comensales. Pero luego de probarlas, fueron un éxito. En el libro, Juliana propone este plato con avellanas, pero tenía almendras y las reemplacé. El plato principal fueron unos ñoquis de avena y ricota, del mismo libro, que también son realmente deliciosos y muy fáciles de hacer.

PERAS AL ROQUEFORT (Para 4 porciones)

4 peras

70 g almendras (u otra nuez)

100 g queso azul

ciboulette

sal y pimienta

aceite de oliva

Cortar las peras en mitades y ahuecarlas. Cortar una pequeña base a las peras para poder apoyarlas en la asadera y salpimentar.

P1060517

Mezclar el queso, las almendras y el ciboulette y disponer en el centro de las peras. Rociar con aceite de oliva y llevar a horno precalentado a 200ºC hasta que las peras estén tiernas, pero que no se deshagan.

P1060518

P1060519

ÑOQUIS DE AVENA Y RICOTA

500 g ricota (yo compré la de La Italiana que es excelente, si es de súper, compro Talar)

2 huevos

2 tazas de avena instantánea

Harina (para la mesada)

Nuez moscada

Sal y pimienta

Para servir:

50 g tomates secos hidratados

1 atado de rúcula

50 g parmesano

hojas de perejil

Aceite de oliva

Colocar en un bowl la ricota, los huevos, la sal, la pimienta y la nuez moscada. Mezclar y añadir la avena. Poner la masa sobre la mesada enharinada. Formar cilindros y cortar los ñoquis de 2 cm de espesor aproximadamente.

Tengan cuidado con la cantidad de harina. Yo simplemente la usé para formar los cilindros. Si nos pasamos de harina, los ñoquis quedan hechos un mazacote.

Cocinar en agua con sal hasta que suban a la superficie. Sacarlos y dorarlos en una sartén con aceite de oliva, los tomates secos hidratados cortados en tiritas, el perejil y la rúcula. Rectificar sal y pimienta y servir con el parmesano rallado.

 

P1060522

 

 

Advertisements

Hace un par de semanas vinieron mis hermanos y cuñados a casa e hicimos pizza y fainá.

Si vamos a hacer una cena informal y seremos varios comensales -como era el caso-, es una buena idea hacer este menú ya que, si no tenemos un comedor muy grande, evitamos la necesidad de que todos tengan lugar para apoyar sus platos y comer con cubiertos. Así, logramos un ambiente desestructurado ¡y zafamos de limpiar tanta vajilla!

La receta de esta pizza da como resultado una masa que, para mí, es la ideal, pero hay muchas opiniones sobre cómo debe ser la masa de la pizza. Hay quienes la prefieren bastante gordita, otros chata, chata y muy crocante. A mí me gusta que sea fina, pero que tenga el suficiente espesor como para sentirle el sabor a pan de aceite de oliva. ¿Se entiende?

Otro tema es la salsa de la pizza. Yo no me complico mucho en este tema. Si tengo tiempo, pico ajo, cebolla, morrón, los salteo en aceite de oliva, agrego la salsa de tomate con una cucharada de azúcar, orégano, sal y pimienta. Pero si no tengo tiempo, que fue justamente lo que me pasó ese viernes, caliento la salsa de tomate, le agrego un saborizador, orégano y rectifico sal y pimienta, ¡y listo!

En el caso del fainá, hice una receta básica pero como todos saben, existen tantos sabores para agregarle al fainá como ideas, es decir, muchísimas.

Les dejo las recetas del fainá y la masa y luego los sabores de pizza que hice.

Además, les cuento que el domingo siguiente a esta cena, volvimos a vernos pero con niños y abuelos. Llevé la masa de pizza ya lista y le pedí a mis sobrinos que me ayudaran a amasar y a armar las pizzas. Fue muy divertido y una linda manera de compartir tiempo con ellos. Así que si tienen hijos, hermanitos o sobrinos, les recomiendo que prueben cocinar con ellos. ¡A los niños les encanta amasar!

FAINÁ

500 g harina de garbanzos

1/2 T aceite de oliva

1  litro agua

2 cditas de sal

pimienta

Mezclar todos los ingredientes y precalentar una asadera aceitada. Verter la preparación en la misma y llevarla a horno precalentado a 200ºC. El fainá está listo cuando comienza a craquelarse la superficie.

Les recomiendo comerlo con pimienta blanca molida por encima.

Esta receta me dio para un fainá de medio centímetro de espesor y 40×30 cm.

PIZZA (5 pizzas medianas)

1 kg harina

40 g levadura fresca

1 cdita azúcar

1 cda aceite de oliva

1 cdita sal

agua tibia

Mezclar la levadura, el azúcar y dos cucharadas de harina con agua tibia.

Dejar reposar en un lugar cálido por diez minutos o hasta que espume.

En un recipiente grande poner la harina en forma de corona. Incorporar la sal en el borde y verter en el centro el aceite de oliva, el fermento y comenzar a mezclar agregando agua a medida que la masa lo vaya pidiendo. La masa debe ser suave y elástica.

Tapar con un paño y dejar leudar por una hora o hasta que duplique su volumen.

Llevar nuevamente a la mesada, quitar el aire y dividir la masa en cinco partes. Formar bollos con cada parte y dejar leudar nuevamente.

Si no los van a hacer en seguida, se pueden guardar en la heladera con papel film.

De lo contrario, aceitar la asadera que vayan a usar y colocar la masa estirada. Cada bollo da para una pizza grande.

SABORES:

– muzzarella, tomate fresco y albahaca fresca.

– muzzarella, rúcula y aceite de oliva.

– muzzarella y aceitunas verdes.

– muzzarella, provolone rallado y aceitunas negras.

– muzzarella y jamón.

– muzzarella y roquefort.

– sin salsa: rociar con oliva, colocar papas fileteadas, volver a rociar con oliva y llevar al horno. Servir con romero.

Con motivo del casamiento de una gran amiga, mis amigas y yo decidimos escaparnos al campo. Más específicamente a San José. Al darme cuenta que el Food Revolution Day (Día de la Revolución de la comida organizado por el chef  inglés Jamie Oliver) coincidía con nuestra estadía,  me comuniqué con mi querida amiga Maripi -otra amante de la gastronomía- y organizamos un almuerzo especial para celebrar esta revolución. La consigna para este día era que la comida fuera 100% fresca y casera y que nuestras comensales se fueran a casa con la idea de que pueden cocinar todo casero y rico.

Así, finalizado el fin de semana, varias escribieron para contarnos que se habían aventurado con el pan, la tarta o alguna otra de las preparaciones. Por ende: ¡misión cumplida!

El menú fue el siguiente:

ENTRADA: 
Picada de pan de campo, queso colonia y salamín (¡éste no era muy sano que digamos!).
Chips de remolacha
Humus y tapenade de aceitunas negras.
PLATO FUERTE: 
Lomo al trapo 
Bifes anchos 
Papas y boniatos 
(Todo hecho a la parrilla, claro, porque es la especialidad de Maripi)
Ensalada de espinaca, peras al horno, nueces y queso azul.
POSTRE:
Tarta de manzanas
 

PAN DE CAMPO

500 g harina

100 g grasa vacuna

25 g levadura fresca

15 g sal fina

270 ml agua tibia

Formar una corona con la harina. En el centro poner la grasa y la levadura, y en el borde de la corona, la sal. Lentamente, agregar el agua en el centro y mezclar de adentro hacia afuera. La cantidad de agua varía. Ustedes verán si les pide un poco más. Tiene que quedar una masa suave y húmeda. Que no les quede un mazacote.

Una vez que terminan de amasar, coloquen el bollo en un bowl y déjenlo reposar hasta que duplique su volumen en un lugar cálido fuera de corrientes de aire.

Luego desgasificar y dar forma a gusto (puede ser la que aparece en la foto o cortes en paralelo o cualquiera que se les ocurra). Llevar a horno a 200ºC y dejar que tome color. Está listo cuando al golpear la base, suena hueco.

CHIPS DE REMOLACHA

Rociar una asadera con aceite de oliva y disponer la remolacha cortada en láminas bien finitas. Llevar a fuego directo o brasas hasta que queden crocantes.

HUMUS

TAPENADE DE ACEITUNAS

Mixear aceitunas negras con un poco de oliva.

LOMO AL TRAPO

Humedecer el trapo o tela a utilizar.

Estirarlo sobre la mesada y disponer sal gruesa (mucha, un paquete) sobre el trapo.

Colocar el lomo sobre la sal y enrrollarlo.

Atar los extremos y llevar sobre las brasas (arriba de la parrilla se ven los bifes anchos).

Luego de retirarlo de las brasas, quitar con cuidado el trapo y quitar la sal.

ENSALADA DE ESPINACA, PERAS, ROQUEFORT Y NUECES

Cortar las peras en gajos y llevar en una asadera al horno con unos trocitos de manteca.

Sobre las hojas de espinaca, colocar las peras, las nueces y desgranar el queso.

TARTA DE MANZANAS

Masa:

200 g harina

100 g azúcar impalpable

100 g manteca

1 huevo

Relleno:

1 kg manzanas verdes

Jugo de dos limones

azúcar rubio

Mezclar todos los ingredientes de la masa, formar un bollo suave y liso y llevar a la heladera por 30 minutos.

Cortar las manzanas en rodajas, rociarlas con el jugo de limón y con cuatro cucharadas panzonas de azúcar rubio. Llevar a heladera por 30 minutos también.

Luego forrar la tortera con la masa, disponer las manzanas encima y llevar a horno precalentado a 180ºC por 40 minutos.

Al momento de servir espolvorear con azúcar impalpable y canela, si les gusta.

Estos ñoquis los preparé un viernes a la noche para mi marido, mi hermana y mi cuñado, y fueron un verdadero éxito. Les dejo la receta para que se animen a prepararlos para esta cena de 29.

Ingredientes (para 4 personas):

2 papas grandes

2 remolachas

200 g harina

50 g parmesano rallado

1 huevo

Sal y pimienta

Aceite de oliva

Queso roquefort

unas ramitas de romero

Procedimiento:

Cocinar las papas y remolachas y hacer un puré con ellas.

Agregar al puré, la harina, el parmesano, el huevo, la sal y la pimienta.

Formar la masa y amasar formando cilindros. Cortar los ñoquis y llevarlos a abundante agua con sal hirviendo.

Cuando suben, están listos.

Los pueden acompañar como quieran. Yo ese viernes los puse en una fuente con oliva y les deshice el roquefort encima. Los llevé a un horno fuerte por unos minutos con las ramitas de romero. Cuando se derritió el queso, los saqué y llevé a la mesa.