Archives for posts with tag: parmesano

Este verano me propuse aprender a hacer asados. Toda la vida viví en casa con parrillero y tuve estufa a leña, pero más que prender el fuego para calentar el hogar, nunca lo había hecho para cocinar a la parrilla. Creo que siempre nos descansamos en que alguien hará el asado y además, por más que me gusta la carne, no soy fanática de los asados en sí mismos. Me encanta la reunión y el ambiente, pero la comida que generalmente se hace no es lo que más me gusta.

Por esta razón, decidí aprender yo misma e innovar un poco la clásica parrilla. Tuve al mejor maestro (mi cuñado) y además me llevé de viaje el libro “Siete fuegos” de Francis Mallmann. Más allá de los recientes episodios en torno a este chef argentino (ya sea el del festival gastronómico de Montreal o los problemas impositivos en Pueblo Garzón) y las eternas críticas que recibe, yo creo que es muy bueno en lo que hace, sus recetas son deliciosas y 100% factibles -que es muy importante-. La mayoría de las recetas de este libro se pueden hacer en horno común o sea que no es excluyente que tengan parrilla para tenerlo.

Después de la clase teórico-práctica acerca de cómo prender el fuego, qué madera usar (piña o ramitas, primero, después astilla para que prenda el fuego y leña de monte para que haga brasa) y cómo hacer “nudos” con el papel de diario colaboraban con un buen resultado, me vi encendiendo una verdadera fogata. Me encantó. Creo que desperté un costado piromaníaco…

En fin, hice tres asados donde la verdad es que fui más cabeza pensante y organizadora que ejecutora. Primero, ¡qué calor se pasa al lado de la parrilla! Y segundo, siempre los hombres querían tomar la posta del asado…  Como tanta experiencia no tengo y arruinar un asado es gravísimo, me aproveché un poco de esto. Siempre prendía el fuego y organizaba, pero terminaba dirigiendo la orquesta más que nada.

En el primer asado hicimos un pollo al limón con chimichurri siguiendo la receta del libro de Mallmann y zapallo al rescoldo (a las brasas, que según explica el chef argentino, deben cubrir en toda su superficie a la verdura entera).

El segundo asado fue clásico, clásico -era el del 31-, pero hice un pan de campo con aceite de oliva (va la receta al final), una salsa criolla para picar mientras salían los chorizos y la molleja, una ensalada de zucchinis, limón, albahaca, menta y parmesano (todas recetas de Siete Fuegos) y una ensalada de tomate, pepino, queso danbo y aceitunas.

Salsa criolla

 

Ensalada de tomate, pepino, danbo y aceitunas

El tercer asado fue en el que dos mentes femeninas dominaron y solo ocuparon un rincón de la parrilla con unas picanhas -deliciosas, por cierto- y el resto con verduras y una plancha que usamos para hacer la entrada o picada que constaba de pan “a la chapa”, tomates asados con aceto, cebollas salteadas y ajo asado. La primera impresión a los ojos masculinos fue que el asado era pura verdura y que faltaban las papas chips (?!), pero la verdad es que les encantó todo a todos.

Cebollas a la plancha

Parrilla

PAN DE CAMPO (del libro “Siete Fuegos” de Francis Mallmann)

15 g levadura fresca

1 T agua tibia

500 g harina

1 cda sal gruesa

1 cda azúcar

1/2 T aceite de oliva

Disolver la levadura en media taza de agua tibia.

Poner la harina, la sal y el azúcar en un bol, añadir la levadura disuelta, el aceite de oliva y la media taza restante de agua tibia y mezclar hasta que se unan.

P1050797

Agregar hasta una taza más de harina, según sea necesario, para formar una masa que no sea pegajosa. Pasarse a la mesada enharinada y amasar durante 10 a 12 minutos, hasta que la consistencia sea lisa y elástica. Transferir a un bol enharinado, cubrirla con un lienzo húmedo y dejar en un lugar cálido para que leve durante aproximadamente una hora, hasta que duplique su volumen.

Enharinar una superficie de trabajo. Aplastar la masa con el puño. Extenderla para formar un rectángulo de aproximadamente 20 cm de ancho por 38 cm de largo y 2 cm de espesor. Humedecer la superficie ligeramente con un poco de agua y arrollarla a lo largo para formar un cilindro, emparejando los lados con las palmas de las manos. Colocar en una placa enharinada, cubrir con un lienzo húmedo y dejar levar nuevamente alrededor de una hora, hasta que casi se haya duplicado.

Hacer 4 o 5 cortes en diagonal de 1 cm de profundidad, en la parte superior de la masa. Humedecer con agua y espolvorear con un poquito de harina.

P1050798

Llevar a horno de barro o común precalentado a 180º por 45 minutos hasta que la corteza esté crocante y el pan suene hueco al golpearlo en la base. Dejar enfriar sobre una rejilla.

P1050800

 

 

El pasado domingo vino mi familia a tomar el té a mi casa. Como me encanta recibir gente, chequeé mi despensa y planifiqué el menú.

Tenía una mermelada deliciosa que me había comprado en Colonia (Se acuerdan? Una artesanal de frutillas, cerezas y frambuesas que compré en “Los Fundadores”), un pan de semillas que había hecho el viernes y unas zanahorias. Entonces hice una Victoria Sponge (la traducción sería “Bizcochuelo Victoria”) usé el pan para hacer unos sandwiches e hice unos pancitos de zanahoria y parmesano.

La “Victoria Sponge” es una torta clásica inglesa nombrada así por la reina Victoria, quien parece comía este bizcochuelo con su 5 o’clock tea. Se hace con dos torteras y se rellena, como si fuera un sandwich, con mermelada y crema doble batida.  En esta oportunidad, no le puse crema.

La receta es del libro “How to eat: The pleasures and principles of good food” (“Cómo comer: Los placeres y principios de la buena comida”) de Nigella Lawson. Ésta es una periodista inglesa que comenzó a escribir de comida para una revista y luego continuó con este libro para después tener exitosos programas de cocina y muchos otros libros publicados. Nigella Lawson además de ser una periodista amante de la comida, es madre, y por lo tanto muy práctica, y esta receta es un ejemplo de ello.

VICTORIA SPONGE

1 1/2 T harina

1/4 T almidón de maíz

1 T más 2 cdas de azúcar

200 g manteca

2 cdas de té de polvo de hornear

1 1/2 cdita vainilla

4 huevos

2 cdas de leche

Precalentar el horno a 180ºC. Enharinar y enmantecar dos torteras redondas de 20 cm de diámetro.

Poner todos los ingredientes, menos la leche, en una procesadora y mezclar.

Chequear que todos los ingredientes estén bien mezclados e ir incorporando la leche a medida que se continúa procesando. La masa tiene que ser suave y de consistencia bastante líquida. Si les parece necesario, agreguen un poco más de leche.

Verter en las torteras y llevar al horno durante 25 minutos. Para enfriarlas, colocar sobre rejilla. Luego untar una de las partes con la mermelada y poner la otra encima. No podemos hacer esto si las tortas no enfriaron por completo.

Para terminar, espolvorear con azúcar impalpable y servir. Esta torta es realmente deliciosa, pero siempre que usen una mermelada de buena calidad, de esas que se pueden comer a cucharadas de lo ricas… es fundamental.

Por otro lado, tenemos los pancitos que son una delicia. La receta es una versión de unos pancitos de zucchini y zanahoria de Pedro Lambertini para la edición de setiembre de la revista de ElGourmet.com (que sigo sin entender por qué dejaron de venderla en Uruguay).

PANCITOS DE ZANAHORIA Y PARMESANO (salen 12 aproximadamente)

2 T harina

1 cda polvo de hornear

2 cdas azúcar

1 T zanahorias ralladas

1/2 T parmesano rallado

3/4 T leche

1/2 T aceite de oliva

2 huevos batidos

Sal gruesa

Colocar en un bowl la harina, el azúcar, la zanahoria y el queso.

Agregar la leche, el aceite y los huevos y mezclar bien.

Llenar hasta 2/3 de los moldes de muffins y espolvorear sal gruesa por encima. Algunos de los comensales, no estuvieron muy afín de masticar los granos de sal gruesa, así que si quieren, pueden poner una cucharadita de sal fina junto con la harina y listo.

Llevar a un horno de 180ºC hasta que estén dorados o que al pincharlos con un palito, salga limpio.

Hasta la próxima!