Archives for posts with tag: nueces

Tal vez somos varias las amantes de las ensaladas que quisiéramos incorporarlas como plato en la cena familiar. Pero, en general, para los hombres la ensalada es apenas un acompañamiento. A las parejas o madres de estos hombres, dedico este post.

El lunes hice esta ensalada para cenar en casa. Confieso que me arriesgué porque por más bueno que sea mi marido, la ensalada no es uno de sus platos preferidos y menos aún el queso de cabra. De todas maneras, la hice -pero tenía un plan B en la heladera, no soy tan cruel. La cuestión es que primero, le entró por los ojos y me dijo: “¡Mmm, qué pinta!” Después, la pregunta: “¿Qué tiene?” Acá es cuando intento zafar cada vez que hago algo que puede no gustarle de primera… “Rúcula y ciruelitas… es agridulce”.

Luego del primer bocado no me miró muy convencido, pero ya en el segundo me dijo que le había gustado… avanzada la cena (y la ensalada) me dijo que el queso de cabra “pasaba” entre los demás sabores. O sea que, resumiendo, fue un éxito.

Mi intención no es dejar a los hombres como tontos, ni mucho menos, lo que pasa es que a la mayoría les gusta el asado, las milanesas y la carne al horno (todo con papas, claro) porque es lo que les hacían de chicos y no les interesa probar otras cosas porque eso les gusta. Yo hace ocho años me propuse como objetivo mostrarle sabores nuevos y expandir su paladar, básicamente por mi gusto por la comida. No estaba “mal” que solo le gustaran esas cosas, pero sentía que había todo un universo que él desconocía. Y por ahora ha sido un éxito. Lo único que no tiene marcha atrás es su repudio al pescado y todo lo que venga del mar -menos los buñuelos de algas- ¡y eso que es surfista!

Bueno, les dejo la receta para esta ensalada y espero que la hagan porque es deliciosa.

INGREDIENTES (para 2 porciones generosas):

3 ciruelas

1 atado de rúcula

1 puñado de albahaca

1 puñado de nueces

queso de cabra

aceite de oliva

sal y pimienta

PROCEDIMIENTO:

Cortar las ciruelas en mitades y quitar el carozo. Colocar aceite de oliva en una plancha caliente y grillar las mitades de ciruelas.

Colocar la rúcula y albahaca lavadas en una fuente y rociarlas con aceite de oliva, sal y pimienta.

Colocar las ciruelas, el queso de cabra y las nueces y volver a rociar con oliva.

P1050614

Advertisements

Estos muffins son riquísimos, pero -según mi marido- no muy dulces. Es verdad. Creo que estamos tan acostumbrados a comer cosas hiper dulces que cuando lo que probamos tiene menos azúcar, nos parece raro.

Efectivamente no son tan dulces como los muffins que colgué hace unos meses, pero son deliciosos y excelentes como opción para desayunar.

La receta es una versión de unos muffins de café de Heidi Swanson, una bloguera norteamericana. Su blog se llama “101 cookbooks” y comenzó escribiéndolo porque se dio cuenta que tenía más de 100 libros de cocina, pero cocinaba lo mismo una y otra vez. Así se decidió a dejar de comprar libros para empezar a hacer las recetas que ya tenía en su biblioteca y escribir sobre ellas, y sus resultados, en ese espacio.

Ahora ya tiene sus propios libros escritos. Su cocina es por sobre todas las cosas sana y natural. En el libro “Super Natural Cooking (2007)” (que es el que yo tengo) habla de cómo cambiar la despensa de los norteamericanos. Propone sustituir las harinas refinadas, aceites, azúcares, etc. por productos integrales, más nobles y saludables. Debido a su origen, acá no encontramos todas las opciones que propone, pero sí muchas (por suerte cada vez más) así que no es del todo imposible seguir sus consejos. Además de este libro, otros títulos de Swanson son “Super Natural Everyday (2011)” y “Cook: A Fresh Approach to the Vegetarian Kitchen (2004)”.

Los dejo con la receta de los muffins. Como les decía al principio, son levemente dulces e ideales para un rico desayuno. La masa es bastante líquida y quedan húmedos. Les recomiendo que los dejen enfriar bien antes de comer, o sea, háganlos con tiempo (al día siguiente son más sabrosos aún).

INGREDIENTES

2 T harina integral fina

2 cditas polvo para hornear

1/2 cdita sal

1 1/4 T nueces picadas

1 cda sopera panzona de cacao

100 g manteca

3/4 T azúcar rubio

2 huevos

2 cditas de vainilla

1 T yogur natural (yo uso el Claldy porque no tiene ni azúcar ni edulcorante)

puré de 3 bananas

Mezclar la harina, el polvo de hornear, la sal, las nueces y el cacao.

En otro bowl batir la manteca hasta que esté cremosa. Agregar el azúcar y luego los huevos de a uno.

Agregar la vainilla, el yogur y las bananas.

Incorporar los secos lentamente.

Verter la mezcla en moldes de muffins hasta los 3/4 de su altura.

Llevar a horno precalentado a 180ºC por 25 minutos. Es importante que tengan en cuenta que esta masa no solo tiene cacao sino que es de harina integral, por lo que será difícil que se den cuenta cuándo los muffins están dorados. Por las dudas luego de los primeros 20 minutos, pinchen uno de los muffins o vayan rigiéndose por el aroma.

Sacar del horno y enfriar sobre una rejilla hasta el momento de consumir. Los pueden guardar en tupper o lata hasta 3 o 4 días.

P1050492

Ayer de noche cené este arroz. Es muy fácil y práctico, ya que todos sus ingredientes son cosas que podemos tener preparadas de antemano. Yo tenía arroz integral cocido y unas hojas frescas de espinaca en mi heladera, y unas nueces pecan tostadas con curry en mi alacena*.

Primero, blanquée las espinacas. ¿Se acuerdan cómo? Luego de lavarlas, las llevamos a agua hirviendo por un minuto e inmediatamente a agua helada para interrumpir la cocción. Después calenté el arroz y piqué un puñado de nueces. Armé mi porción y la terminé con un chorrito de aceite de oliva.

* Nueces tostadas con curry: Para 150 g de nueces. Mezclarlas con una cucharada de curry, una cucharadita de sal fina, pimienta negra molida y una cucharada de aceite de oliva. Tostar a fuego muy bajo durante unos minutos hasta sentir aroma a tostado. (Ojo, que no se quemen.)

Con motivo del casamiento de una gran amiga, mis amigas y yo decidimos escaparnos al campo. Más específicamente a San José. Al darme cuenta que el Food Revolution Day (Día de la Revolución de la comida organizado por el chef  inglés Jamie Oliver) coincidía con nuestra estadía,  me comuniqué con mi querida amiga Maripi -otra amante de la gastronomía- y organizamos un almuerzo especial para celebrar esta revolución. La consigna para este día era que la comida fuera 100% fresca y casera y que nuestras comensales se fueran a casa con la idea de que pueden cocinar todo casero y rico.

Así, finalizado el fin de semana, varias escribieron para contarnos que se habían aventurado con el pan, la tarta o alguna otra de las preparaciones. Por ende: ¡misión cumplida!

El menú fue el siguiente:

ENTRADA: 
Picada de pan de campo, queso colonia y salamín (¡éste no era muy sano que digamos!).
Chips de remolacha
Humus y tapenade de aceitunas negras.
PLATO FUERTE: 
Lomo al trapo 
Bifes anchos 
Papas y boniatos 
(Todo hecho a la parrilla, claro, porque es la especialidad de Maripi)
Ensalada de espinaca, peras al horno, nueces y queso azul.
POSTRE:
Tarta de manzanas
 

PAN DE CAMPO

500 g harina

100 g grasa vacuna

25 g levadura fresca

15 g sal fina

270 ml agua tibia

Formar una corona con la harina. En el centro poner la grasa y la levadura, y en el borde de la corona, la sal. Lentamente, agregar el agua en el centro y mezclar de adentro hacia afuera. La cantidad de agua varía. Ustedes verán si les pide un poco más. Tiene que quedar una masa suave y húmeda. Que no les quede un mazacote.

Una vez que terminan de amasar, coloquen el bollo en un bowl y déjenlo reposar hasta que duplique su volumen en un lugar cálido fuera de corrientes de aire.

Luego desgasificar y dar forma a gusto (puede ser la que aparece en la foto o cortes en paralelo o cualquiera que se les ocurra). Llevar a horno a 200ºC y dejar que tome color. Está listo cuando al golpear la base, suena hueco.

CHIPS DE REMOLACHA

Rociar una asadera con aceite de oliva y disponer la remolacha cortada en láminas bien finitas. Llevar a fuego directo o brasas hasta que queden crocantes.

HUMUS

TAPENADE DE ACEITUNAS

Mixear aceitunas negras con un poco de oliva.

LOMO AL TRAPO

Humedecer el trapo o tela a utilizar.

Estirarlo sobre la mesada y disponer sal gruesa (mucha, un paquete) sobre el trapo.

Colocar el lomo sobre la sal y enrrollarlo.

Atar los extremos y llevar sobre las brasas (arriba de la parrilla se ven los bifes anchos).

Luego de retirarlo de las brasas, quitar con cuidado el trapo y quitar la sal.

ENSALADA DE ESPINACA, PERAS, ROQUEFORT Y NUECES

Cortar las peras en gajos y llevar en una asadera al horno con unos trocitos de manteca.

Sobre las hojas de espinaca, colocar las peras, las nueces y desgranar el queso.

TARTA DE MANZANAS

Masa:

200 g harina

100 g azúcar impalpable

100 g manteca

1 huevo

Relleno:

1 kg manzanas verdes

Jugo de dos limones

azúcar rubio

Mezclar todos los ingredientes de la masa, formar un bollo suave y liso y llevar a la heladera por 30 minutos.

Cortar las manzanas en rodajas, rociarlas con el jugo de limón y con cuatro cucharadas panzonas de azúcar rubio. Llevar a heladera por 30 minutos también.

Luego forrar la tortera con la masa, disponer las manzanas encima y llevar a horno precalentado a 180ºC por 40 minutos.

Al momento de servir espolvorear con azúcar impalpable y canela, si les gusta.

Si de tortas otoñales se trata la carrot cake o torta de zanahorias es un clásico. La verdad es que es una de mis tortas favoritas.  Tiene frutas secas y muchas especias.

A continuación les dejo la receta para una versión deliciosa. Si quieren pueden acompañarla con queso crema endulzado con azúcar impalpable.

Aquellos que aún no han probado una torta como ésta, no lo duden, ¡las tortas de zanahoria son riquísimas!

TORTA DE ZANAHORIA

5 huevos

2 1/3 T azúcar rubia

1 1/2 T aceite

6 zanahorias ralladas

130 g nueces

200 g pasas de uva

3 1/2 T harina

4 cditas polvo de hornear

1/2 cdita bicarbonato de sodio

Canela, nuez moscada y jengibre en polvo a gusto

2 cditas de extracto de vainilla

Ralladura de 2 naranjas

Batir a blanco los huevos con el azúcar.

Agregar el aceite en forma de hilo. Incorporar la zanahoria, las frutas secas, las especias, el jengibre, la ralladura de naranjas y la vainilla.

Luego, agregar los ingredientes secos tamizados.

Colocar la preparación en un molde alto de 24 cm de diámetro enmantecado y enharinado.

Cocinar en horno precalentado a 180ºC por 45 minutos. Quitar del horno, cubrir con papel aluminio y volver a llevar al horno por otros 45 minutos.

* Yo repartí la masa en dos moldes porque tenía una budinera corta y un molde de 22 cm de diámetro pero bastante bajo. Por eso me llevó menos tiempo que si hubiera usado un molde grande como indico arriba. En mi horno y para estos dos moldes, me llevó 40 minutos y 35 minutos más con el papel de aluminio.

Existen un millón de recetas de brownies. Yo descubrí ésta hace bastante poco y la verdad que queda muy rica.

La utilicé para hacer una torta brownie para un cumpleaños y para hacer cuadraditos de brownie para el té.

Cuando hice la torta brownie, usé un chocolate medio amargo y avellanas, mientras que en la segunda oportunidad usé un chocolate súper amargo y nueces, por eso van a ver que en las fotos el color de la masa es bien oscuro. Pero si no les gustan sus brownies tan amargos, pueden usar un chocolate menos amargo.

Lo más importante de estas preparaciones, es el tiempo en el horno, ya que el punto que tenemos que lograr al sacar la masa inmediatamente del horno, da la impresión que está cruda, pero al enfriarse toma la consistencia “chiclosa” característica de los brownies. Puede suceder que la primera vez que hagan brownies se les pasen de cocción – es lo más normal del mundo- pero una vez que vean cuánto lleva la masa de acuerdo a su horno, no van a tener más problema.

BROWNIES

185 g chocolate amargo

185 g manteca

3 huevos

280 g azúcar

120 g harina

40 g cacao amargo

150 g nueces (o avellanas, almendras, chocolate blanco, etc)

Derretir en fuego mínimo el chocolate picado con la manteca revolviendo constantemente con cuchara de madera.

Una vez que se derrita, quitar del fuego para evitar que se queme.

Batir los huevos junto con el azúcar hasta que quede una mezcla cremosa.

Agregarle el chocolate y la manteca derretidos y mezclar.

Tamizar la harina junto con el cacao e incorporar con movimientos envolventes a la mezcla de azúcar, huevos, chocolate y manteca. Luego agregar las nueces picadas.

Verter en molde enmantecado y enharinado y llevar a horno precalentado suave (160ºC) por 25 minutos*. Retirar, dejar enfriar y cortar en cuadraditos.

* Mi horno es bastante fuerte, y me llevó 25 minutos pero pueden ser entre 30 y 35 también.

TORTA BROWNIE

Hacer la receta de brownie. Como les decía, en esta oportunidad usé chocolate semi amargo y avellanas y utilicé un molde redondo. Luego de retirar del horno, cuando esté frío, untar con dulce de leche y verter un baño de merengue cocido.

Hace unos meses el chef Pedro Lambertini inauguró su primer programa en Elgourmet.com llamado “U.N.O. Único, Natural y Orgánico” (los miércoles a las 20.30 hs). Es un programa que, en lo personal, me encanta, porque tiene unas recetas muy creativas donde se utilizan productos integrales, tofu, seitán, semillas, etc. y muchas frutas y verduras, lo cual me fascina.  

Este cocinero es el Chef Ejecutivo de “Natural Deli”, un restaurant y mini mercado ubicado en Buenos Aires que tiene un menú súper saludable y tentador donde las propuestas parecen deliciosas. En la página del local así como en el facebook del chef, podrán encontrar más información y recetas, además de las del canal.

En la cocina de mi casa había unas bananas dando vueltas hacía ya unos días, que estaban un poco negras de más, por lo cual decidí aprovecharlas para hacer un pan de banana. En la búsqueda de una receta tentadora, encontré la que les voy a pasar a continuación de Pedro Lambertini (de ahí la presentación).

Es una receta deliciosa, realmente. Les recomiendo que coman este pan al desayuno, porque así como es rico y sano, también es calórico, y lo pueden acompañar con un jugo de naranjas, como lo hice yo pero va bien con cualquier bebida, claro.

PAN INTEGRAL DE BANANAS Y NUECES PECAN

(De Elgourmet.com)

1/3 T aceite de canola

1 T azúcar negro (yo tenía rubio y quedó riquísmo igual)

3 bananas

1 cda bicarbonato de sodio

2 cdas de canela

1 cda extracto de vainilla

1 T harina 0000

1 T harina integral fina

2 huevos

1 cda miel

1 T nueces pecan (de más está decir que si no son “pecan” puede ser cualquier otra nuez o fruto seco)

1 cda queso crema

3 pizcas de sal

Poner en un bowl las harinas, la sal, el bicarbonato y la canela.

Picar las nueces pecan.

Pisar las bananas hasta hacer un puré y agregarles los huevos, el aceite, azúcar, vainilla, miel y queso crema. Integrar todos los ingredientes con un batidor e incorporar las nueces.

Agregar los secos a los líquidos y emulsionar todo.

Llevar a horno de 160 ºC en molde para budín enmantecado y enharinado por 35 a 40 minutos.

 

Me encanta invitar amigos a mi casa. Cualquiera sea la hora o el día, y a excepción de contadas ocasiones cuando el trabajo me absorbe, los espero con algo especialmente hecho para ellos. Sea a la hora del almuerzo, el té o la cena, me encanta agasajar a mis invitados.

Cuando no hay mucha cosa planificada, a la hora de la cena, en general organizo un copetín o picada, en lo posible bastante completo, para evitar el delivery. En mi familia los copetines son adorados y sagrados, ya que mi mamá es una especialista y nos inculcó a todos el placer de esperar a nuestros amigos y familiares con cosas ricas para “picar”. 

Hace una semana, luego de varios años que no coincidíamos, me reuní con mis compañeras y queridísimas amigas de facultad. Después de recibirnos, nuestras vidas tomaron cursos diferentes que llevaron a tres de seis, a vivir en el exterior y así nuestras reuniones pasaron a ser más esporádicas y nunca lográbamos estar las seis juntas.

Pero por suerte, nos pudimos ver todas en mi casa hace unos días y, a razón de tal evento, las esperé con un copetín inspirado en algunas ideas del libro de Juliana (López May).  Los dejo con los datos de lo que comimos, todo es súper sencillo y delicioso.

Primero preparé unas aceitunas marinadas. Coloqué un puñado de verdes y negras en un bowl, agregué cáscara de naranja, semillas de coriandro, pimienta en grano, un diente de ajo machacado, 1 cdita de orégano seco y 1 rama de canela. Mezclé todo con la mano, y lo cubrí con aceite de oliva. Lo tapé y guardé en heladera por 8 horas más o menos (pero hay que servirlas a temperatura ambiente, así que recuerden sacarlas un rato antes).

Luego, corté un poco de ciboulette y lo mezclé con queso crema (que siempre tengo en la heladera -es súper útil, para desayunar, para saborizar e incorporar en un copetín o para sustituir la crema doble en algunas salsas o cremas-), corté unas zanahorias en bastoncitos y lavé unos rabanitos para untar con este queso. También podemos cortar unos tallos de apio. 

Además hice unas tostaditas con aceite de oliva. Esto es algo muy simple, sólo tenemos que cortar un pan que no tiene por qué ser fresco, sino que puede ser de algunos días atrás, lo rociamos con aceite de oliva y lo llevamos al horno o lo tostamos en una sartén. Además hice un puré de ajo muy fácil para untarle a las tostadas. Tomamos una cabeza de ajo, la cortamos como en la foto que aparece debajo, la rociamos con aceite de oliva y la llevamos al horno apoyando la cara que cortamos. Cuando esté blando, está listo. Para sacar el puré del ajo, debemos presionar levemente desde la punta hacia la cara que cortamos, y el mismo irá saliendo naturalmente, sin mucho trabajo. 

Por último, tosté unas nueces pecan con curry y aceite de oliva, siguiendo la receta de las frutas secas con curry y sal de mar y corté un poco de queso – colonia en este caso, podría haber sido cualquieraque nunca falta en ningún copetín. Al tostar las nueces o cualquier otra fruta seca, tenemos que considerar que se tuestan rápidamente, o sea que hay que estar atentos a que no se quemen, porque sino quedan amargas.

 

Con este menú y un rico vino (tinto e infaltable!), pasamos una noche espectacular, poniéndonos al día de nuestras vidas y recordando momentos inolvidables y divertidísimos de cuando estudiábamos juntas. ¡Que se repita!