Archives for posts with tag: hongos

Hace unas semanas mi hermana y su futuro marido me invitaron a la degustación del catering de su casamiento. Hacía varios días que pensaba en lo rico que iba a comer y, la verdad, que fue todo y más de lo que me había imaginado. Cuando llegamos a probar las opciones de plato principal, los novios eligieron una pasta rellena increíble. Si bien el relleno no se parece al que hice, sí me inspiró el plato unos días más tarde cuando vinieron unos amigos a cenar. Les dejo la receta y espero que la prueben porque es súper sencilla.

MINI RÓTOLO DE ESPINACA Y HONGOS (Para 4 porciones)

8 láminas de masa para lasagna “La Especialista”

3 atados grandes de espinaca

1 cebolla

2 dientes de ajo

200 g champignones frescos

50 g hongos secos hidratados

3 cdas soperas de ricota

pimienta negra

sal fina

aceite de oliva

queso parmesano

Calentar agua y dejar los hongos secos hidratándose en ella.

Picar el ajo y la cebolla y saltear con aceite de oliva. Agregar los hongos frescos y los secos hidratados fileteados.

Cuando estén listos los hongos, agregar la espinaca y mover un poco hasta que ablande. Salpimentar. Quitar del fuego y agregar la ricota. Dejar que tome temperatura ambiente.

Cortar las láminas para lasagna por la mitad a lo largo. Cada mitad será un rótolo, por lo que les van a salir 16 piezas; 4 por porción. Esparcir el relleno y enrrollar. Disponer en placa aceitada con aceite de oliva. Si quieren pueden ponerle una salsa a la fuente y luego por encima. Rallarle parmesano y llevar a horno precalentado a 180-200ºC.

El tiempo de cocción van a tener que definirlo ustedes, porque al ratito se doran en la parte superior, pero es importante chequear que la masa de los del centro esté bien cocida, porque se pegan y pueden quedar un poquito crudos.

P1060536

P1060538

El pasado jueves 15 de agosto una de mis chefs preferidas vino a Uruguay a dar una clase de cocina, presentar un libro y cocinar un almuerzo en el restorán Jacinto.  Yo me anoté en la clase y la experiencia fue espectacular. Ella es tal como la imaginaba: sencilla, amable y espontánea.

Hacía una semana me había anotado junto con mi querida Uke a la primera clase (de varias, según entendí) de Juliana en Montevideo y aún no tenía su último libro “Mis sabores preferidos”. Cuatro días después el divino de mi marido me lo regaló, y allá caímos en Jacinto (Peatonal Sarandí esquina Alzáibar) las dos ilusionadísimas de conocerla, 15 minutos antes que comenzara la clase y con nuestros libros bajo el brazo para que nos firmara.

mis sabores preferidos

Nos ubicamos en la primera fila, pedimos una copa de Malbec de Emilia Nieto Senetiner y esperamos con ansias conocer a Juliana. Mientras esperábamos que llegaran todas las inscriptas a la clase, ella conversó con todas y nos convidaron con dos tipos de mini bruschettas: unas con aceite de oliva, tomates cherry, mozzarella de búfala y albahaca y las otras con aceite de oliva, zucchinis rallados, ralladura de limón y menta.

la foto 2

 

la foto 2

Fue una clase demostrativa e interactiva, muy descontracturada en la que pudimos ver, oler y tocar todo lo que preparó.

El menú consistía de una entrada, plato principal, postre e infusión.

La entrada era una ensalada de quinoa con zanahorias caramelizadas, cebolla colorada, cilantro y queso de cabra con una vinagreta de aceite de oliva y lima acompañada de una galletita de zanahoria, cebolla y sésamo, deliciosa.

El plato principal eran unas cintas con salsa de hongos (portobello, champignon y del bosque hidratados) y pan crocante con almendras, limón y tomillo que sirvió con parmesano y rúcula fresca.

la foto 2

De postre preparó una torta húmeda de polenta, limón, almendras y peras caramelizadas que era una explosión de sabor. Para acompañarla hizo rápidamente un queso crema endulzado con azúcar impalpable. Y, por último, una infusión de limón y naranja con jengibre, cedrón y menta que sirvió caliente junto con el postre.

la foto 3

 

la foto 4

Luego, cenamos y nos fuimos con todas las recetas; felices y con ganas de volver a la próxima clase.

Hoy les voy a dejar la receta de las galletitas que las preparó Uke ayer y le quedaron riquísimas.

GALLETAS DE ZANAHORIA Y SÉSAMO

INGREDIENTES:

1 cebolla blanca mediana rallada finita

1 zanahoria grande rallada finita

1/2 T de semillas de sésamo tostado

1 T aceite de oliva

50 g manteca

sal

harina (cantidad suficiente)

PROCEDIMIENTO:

Precalentar el horno a 180ºC.

Rallar la cebolla y zanahoria y agregar las semillas, manteca, aceite de oliva y sal.

Luego agregar harina de a poco hasta obtener una masa suave y maleable.

Estirar formando galletas desparejas o “lenguas deformes alargadas” (así dice en la receta, eran como triángulos alargados).

Colocar sobre una placa de horno, pinchar y hornear hasta que estén doradas.

Dejar enfriar sobre una rejilla por completo para que no se humedezcan al guardarlas.

la foto 3

Algunos tips que nos dejó para estas galletas fueron que luego de cocidas las podemos congelar y que esta misma masa puede utilizarse para hacer grisines o masa de tarta.

 

 

Este plato lo preparé hace ya varios meses a unos amigos que vinieron a cenar a casa. Pero la verdad es que es perfecto para días de frío y realmente de-li-cio-so.

INGREDIENTES (para 4 personas)

20 g hongos secos

150 g hongos portobello

150 g hongos champignon

2 dientes de ajo

200 ml vino blanco

500 g spaguetti (u otra pasta seca que les guste)

500 ml crema de leche

200 g queso parmesano

Albahaca fresca

Aceite de oliva

Sal

Pimienta negra

PROCEDIMIENTO

Limpiar y cortar los hongos frescos e hidratar los secos en agua caliente.

P1050010

Cortar los hongos hidratados y reservar el líquido.

Calentar una sartén con aceite de oliva. Incorporar los ajos picados y los hongos. Agregar el vino y el agua de los hongos secos y bajar el fuego. Dejar hasta que se reduzca el alcohol.

Por otro lado, preparar la pasta según las instrucciones del paquete (¡siempre al dente!).

Agregar la crema a la sartén con los hongos y calentar hasta que hierva la preparación.

P1050014

Sazonar con sal y pimienta.

Incorporar la pasta y mezclar bien.

Añadir tres cuartas partas del parmesano y toda la albahaca y volver a mezclar.

Pasar a una fuente (linda, acuérdense que en ella van a servir su pasta) y espolvorear con lo que resta del queso.

Llevar a horno precalentado a 200ºC hasta que se dore el queso y haga burbujas. Servir.

P1050016