Archives for posts with tag: espinaca

Hace unas semanas mi hermana y su futuro marido me invitaron a la degustación del catering de su casamiento. Hacía varios días que pensaba en lo rico que iba a comer y, la verdad, que fue todo y más de lo que me había imaginado. Cuando llegamos a probar las opciones de plato principal, los novios eligieron una pasta rellena increíble. Si bien el relleno no se parece al que hice, sí me inspiró el plato unos días más tarde cuando vinieron unos amigos a cenar. Les dejo la receta y espero que la prueben porque es súper sencilla.

MINI RÓTOLO DE ESPINACA Y HONGOS (Para 4 porciones)

8 láminas de masa para lasagna “La Especialista”

3 atados grandes de espinaca

1 cebolla

2 dientes de ajo

200 g champignones frescos

50 g hongos secos hidratados

3 cdas soperas de ricota

pimienta negra

sal fina

aceite de oliva

queso parmesano

Calentar agua y dejar los hongos secos hidratándose en ella.

Picar el ajo y la cebolla y saltear con aceite de oliva. Agregar los hongos frescos y los secos hidratados fileteados.

Cuando estén listos los hongos, agregar la espinaca y mover un poco hasta que ablande. Salpimentar. Quitar del fuego y agregar la ricota. Dejar que tome temperatura ambiente.

Cortar las láminas para lasagna por la mitad a lo largo. Cada mitad será un rótolo, por lo que les van a salir 16 piezas; 4 por porción. Esparcir el relleno y enrrollar. Disponer en placa aceitada con aceite de oliva. Si quieren pueden ponerle una salsa a la fuente y luego por encima. Rallarle parmesano y llevar a horno precalentado a 180-200ºC.

El tiempo de cocción van a tener que definirlo ustedes, porque al ratito se doran en la parte superior, pero es importante chequear que la masa de los del centro esté bien cocida, porque se pegan y pueden quedar un poquito crudos.

P1060536

P1060538

Esta ensalada la hice ayer después de que mi marido me llamara al mediodía para avisarme que estaba volviendo de una mañana a puro deporte. Así fue como se me ocurrió hacerle una comida saludable y nutritiva para recuperarse de la jornada.

INGREDIENTES:

1 T de quinoa

300 g calabacín

Hojas de espinaca

Un puñado de almendras

1 limón

Aceite de oliva

Sal marina gruesa

Por un lado, corté la calabaza en cubos y la llevé al horno con aceite de oliva y sal marina gruesa. También pueden agregarle unas hierbas para saborizar.

Después preparé la quinoa. Como mencioné en otro post, es muy importante lavar la quinoa tres veces antes de cocinarla. Yo la coloco en un cernidor y debajo del chorro de agua de la canilla. La muevo mucho -bastante- mientras la lavo y luego la pongo en una cacerola con el doble de volumen de agua. (Está lista cuando queda hinchada como en la foto).

Luego de que la calabaza y quinoa están listas, solo queda pasarlas a un bowl, agregarle unas hojas de espinaca, almendras tostadas y saladas cortadas en trozos grandes y zest de limón. Rectificar sazón y agregar un chorro de aceite de oliva.

Esta ensalada es muy sencilla y sabrosa, y fundamentalmente a prueba de paladares tradicionales como el de mi esposo.

P1050532

Este sandwich fue uno de mis almuerzos de la semana pasada y les recomiendo que lo prueben porque es súper sabroso.

La idea la saqué del blog “El tenedor rosa” pero le hice una pequeña variante, ya que le agregué unas semillitas de sésamo a las verduras grilladas y, en lugar de tomates secos, usé espinaca fresca.

Ingredientes:

4 panes pita chicos (si tienen grandes, tal vez les dé para dos o tres)

1 berenjena

1 zucchini

Hojas de espinaca

Semillas de sésamo

Aceite de oliva

Humus

Luego de hacer el humus, cortar la berenjena y el zucchini en rodajas. Calentar una plancha o sartén con un poco de aceite de oliva y grillar las verduras. Al darlas vuelta, agregar las semillas de sésamo a gusto.

Quitar de la sartén y reservar. Lavar bien las hojas de espinaca, cortar los panes en mitades y llevar todo junto con el humus a la mesa. Armar los sándwiches untando ambas caras con humus y disponiendo las verduras a gusto.

¡A disfrutar!

Ayer de noche cené este arroz. Es muy fácil y práctico, ya que todos sus ingredientes son cosas que podemos tener preparadas de antemano. Yo tenía arroz integral cocido y unas hojas frescas de espinaca en mi heladera, y unas nueces pecan tostadas con curry en mi alacena*.

Primero, blanquée las espinacas. ¿Se acuerdan cómo? Luego de lavarlas, las llevamos a agua hirviendo por un minuto e inmediatamente a agua helada para interrumpir la cocción. Después calenté el arroz y piqué un puñado de nueces. Armé mi porción y la terminé con un chorrito de aceite de oliva.

* Nueces tostadas con curry: Para 150 g de nueces. Mezclarlas con una cucharada de curry, una cucharadita de sal fina, pimienta negra molida y una cucharada de aceite de oliva. Tostar a fuego muy bajo durante unos minutos hasta sentir aroma a tostado. (Ojo, que no se quemen.)

Con motivo del casamiento de una gran amiga, mis amigas y yo decidimos escaparnos al campo. Más específicamente a San José. Al darme cuenta que el Food Revolution Day (Día de la Revolución de la comida organizado por el chef  inglés Jamie Oliver) coincidía con nuestra estadía,  me comuniqué con mi querida amiga Maripi -otra amante de la gastronomía- y organizamos un almuerzo especial para celebrar esta revolución. La consigna para este día era que la comida fuera 100% fresca y casera y que nuestras comensales se fueran a casa con la idea de que pueden cocinar todo casero y rico.

Así, finalizado el fin de semana, varias escribieron para contarnos que se habían aventurado con el pan, la tarta o alguna otra de las preparaciones. Por ende: ¡misión cumplida!

El menú fue el siguiente:

ENTRADA: 
Picada de pan de campo, queso colonia y salamín (¡éste no era muy sano que digamos!).
Chips de remolacha
Humus y tapenade de aceitunas negras.
PLATO FUERTE: 
Lomo al trapo 
Bifes anchos 
Papas y boniatos 
(Todo hecho a la parrilla, claro, porque es la especialidad de Maripi)
Ensalada de espinaca, peras al horno, nueces y queso azul.
POSTRE:
Tarta de manzanas
 

PAN DE CAMPO

500 g harina

100 g grasa vacuna

25 g levadura fresca

15 g sal fina

270 ml agua tibia

Formar una corona con la harina. En el centro poner la grasa y la levadura, y en el borde de la corona, la sal. Lentamente, agregar el agua en el centro y mezclar de adentro hacia afuera. La cantidad de agua varía. Ustedes verán si les pide un poco más. Tiene que quedar una masa suave y húmeda. Que no les quede un mazacote.

Una vez que terminan de amasar, coloquen el bollo en un bowl y déjenlo reposar hasta que duplique su volumen en un lugar cálido fuera de corrientes de aire.

Luego desgasificar y dar forma a gusto (puede ser la que aparece en la foto o cortes en paralelo o cualquiera que se les ocurra). Llevar a horno a 200ºC y dejar que tome color. Está listo cuando al golpear la base, suena hueco.

CHIPS DE REMOLACHA

Rociar una asadera con aceite de oliva y disponer la remolacha cortada en láminas bien finitas. Llevar a fuego directo o brasas hasta que queden crocantes.

HUMUS

TAPENADE DE ACEITUNAS

Mixear aceitunas negras con un poco de oliva.

LOMO AL TRAPO

Humedecer el trapo o tela a utilizar.

Estirarlo sobre la mesada y disponer sal gruesa (mucha, un paquete) sobre el trapo.

Colocar el lomo sobre la sal y enrrollarlo.

Atar los extremos y llevar sobre las brasas (arriba de la parrilla se ven los bifes anchos).

Luego de retirarlo de las brasas, quitar con cuidado el trapo y quitar la sal.

ENSALADA DE ESPINACA, PERAS, ROQUEFORT Y NUECES

Cortar las peras en gajos y llevar en una asadera al horno con unos trocitos de manteca.

Sobre las hojas de espinaca, colocar las peras, las nueces y desgranar el queso.

TARTA DE MANZANAS

Masa:

200 g harina

100 g azúcar impalpable

100 g manteca

1 huevo

Relleno:

1 kg manzanas verdes

Jugo de dos limones

azúcar rubio

Mezclar todos los ingredientes de la masa, formar un bollo suave y liso y llevar a la heladera por 30 minutos.

Cortar las manzanas en rodajas, rociarlas con el jugo de limón y con cuatro cucharadas panzonas de azúcar rubio. Llevar a heladera por 30 minutos también.

Luego forrar la tortera con la masa, disponer las manzanas encima y llevar a horno precalentado a 180ºC por 40 minutos.

Al momento de servir espolvorear con azúcar impalpable y canela, si les gusta.

ÑOQUIS DE RICOTA Y ESPINACA

Ingredientes:
Nuez moscada: a gusto
Harina: 150 g
Huevos: 2 unidades
Sal y pimienta: a gusto
Ricota: 500 g
Espinaca blanqueada: 1 Taza
Queso rallado: 50 g

La espinaca blanqueada se logra poniendo la misma en agua hirviendo durante un minuto (el agua ya tiene que estar hirviendo) y luego llevándola a agua helada (con hielo). La intención es darle una rápida cocción y cortarla con el agua muy fría, para que mantenga sus propiedades y colores.

En un bowl colocar la ricota junto con los huevos, la espinaca, el queso rallado y la harina.

Condimentar con sal, pimienta y nuez moscada.


Luego formar bolitas (no muy grandes) y ponerlos en agua hirviendo. El agua tiene  que estar hirviendo, sino los ñoquis se nos van a deshacer. De todas maneras, no se asusten si al hecharlos en el agua se desprende un poquito de la masa, es absolutamente normal.

Cuando suban, estás listos.

Los ñoquis los pueden servir como quieran: con aceite de oliva y tomate fresco, con salsa de tomate, etc.

Hoy les voy a dejar una sopa que es un almuerzo espectacular. Súper nutritivo y sano e ideal para amantes de las lentejas. Yo la hice la noche anterior y la recalenté (en ollita) al momento de comerla, como a todos los guisos y preparaciones con legumbres que recalentados son más ricos. Recuerden que hay que dejar remojando las lentejas en agua durante 8 horas antes de hacerlas, así que manejen esos tiempos también.

La receta es de un libro de uno de mis chefs preferidos, Jamie Oliver, que se llama “Jamie’s Food Revolution” (“La Revolución de la Comida de Jamie”). Jamie Oliver es un chef inglés que ha tenido varios programas de televisión y ha publicado muchísimos libros, siempre con el objetivo de querer motivar a las personas a cocinar más. Con el tiempo se ha puesto nuevos objetivos como por ejemplo enseñar a los niños y cocineras de las escuelas a disfrutar el acto de cocinar y a alimentarse mejor.

En 2009 Jamie lanza su programa “The ministry of food” (”El Ministerio de la Comida”) donde comienza su lucha contra los malos hábitos alimenticios de los británicos y contra la obesidad, intentando dejar de lado la comida para llevar y los fast food para educarlos en la comida casera, saludable y deliciosa. A su vez, fomenta a sus amigos y familiares a que aprendan sus recetas y las pasen a sus conocidos, a modo de “evangelizar” los buenos hábitos alimenticios.

Continúa su labor en el programa “Jamie Oliver’s Food Revolution” (“La Revolución de la Comida de Jamie Oliver”) donde expande su tarea a los estadounidenses y gana, debido a su excelente trabajo, un premio TED en el 2010. (Vale la pena que escuchen su discurso, lo pueden encontrar con subtítulos en 42 idiomas, éste es el link.)

El libro “Jamie’s Food Revolution” empieza con una introducción que incluye una promesa donde el dueño del libro debe prometer aprender una receta de cada capítulo y enseñársela personalmente a dos o más amigos o familiares quienes luego deberán pasarla también.

Por este blog, les paso la primera receta, no es cara a cara, pero espero que por lo menos tres de ustedes la hagan y me lo comenten, así habré cumplido mi promesa!

SOPA DE LENTEJAS Y ESPINACA

(Para 6 personas)

2 zanahorias

2 tallos de apio

2 cebollas medianas

2 dientes de ajo

1 ¾ l caldo de verduras o pollo

aceite de oliva

un trozo de 2cm de raíz de jengibre

chile fresco a gusto

10 tomates cherry

2 T de lentejas

7 T de espinaca

sal gruesa (si es marina mejor)

pimienta

1 T de yogur natural

Pelar las zanahorias y cortarlas en rodajas. Cortar los apios. Pelar y picar las cebollas y el ajo. Poner el caldo en una olla y calentarlo hasta que hierva. Poner dos cucharadas de aceite de oliva en una sartén a fuego medio, agregar las verduras cortadas y revolver con cuchara de madera. Cocinar por 10 minutos con la tapa inclinada, hasta que las zanahorias estén blandas y la cebolla dorada.

Mientras tanto pelar y cortar en rodajas el jengibre. Quitarle las semillas al chile y cortarlo. Quitarle los cabitos a los tomates y cortarlos a la mitad.

Agregarle el caldo hirviendo a la sartén junto con las lentejas, el jengibre, el chile y los tomates. Revolver y llevar a punto de hervor. Disminuir el fuego y dejar hirviendo por 10 minutos más con la tapa puesta o hasta que las lentejas estén cocidas. Agregar la espinaca cortada y continuar cocinando por 30 segundos más.

Para servir la sopa:

Sazonar con sal y pimienta. Se puede servir así o se puede licuar (yo no la licué, pero es a su gusto). Servir con una cucharada de yogur.

Espero que la prueben y les guste tanto como a mi.