Archives for posts with tag: cebolla

Una tesina y un parto de por medio retomo mis entradas en este blog…

Esta primera mitad del año estuvo bastante exigente ya que estuve trabajando en mi tesina de posgrado y viví la segunda mitad de mi primer embarazo; y la verdad es que ambas actividades se quedaron con mi tiempo libre.

Esta cena la hice con la intención de colgarla al otro día, pero mi hija me tomó por sorpresa y tuve que volver a posponer mi actividad bloguera. Ya a tres semanas de su nacimiento les paso la receta de una sopa de cebollas deliciosa y una tarta de peras muy fácil y sabrosa.

SOPA DE CEBOLLAS (4 porciones – Gatopardo – ElGourmet.com)

50 g manteca

Nuez moscada a gusto

500 g cebolla

100 cm3 vino blanco

1,2 l caldo de gallina

200 g queso gruyere

Pan baguette

Sal y pimienta a gusto

 

Por un lado, rallar el queso y cortar el pan en rodajas y reservar.

Por otro lado, cortar las cebollas en plumas.

Derretir la manteca y rehogar las cebollas con un poco de sal.

P1050134

Agregar el vino y dejar que evapore el alcohol.

Añadir el caldo caliente, la nuez moscada y la pimienta y dejar cocinar durante 5 minutos luego de romper el hervor.

P1050138

Verter en una cazuela de barro. Colocar las rodajas de pan encima de la sopa y espolvorear con el queso gruyere rallado.

Llevar al horno caliente hasta gratinar.

P1050139

TARTA RÚSTICA DE PERAS

4 peras

1 T harina

1 T azúcar rubio

100 g manteca

3 huevos

Cortar las peras en cuartos y colocar en una fuente enmantecada donde se servirá la tarta.

Mezclar la harina con el azúcar y espolvorear las peras.

P1050130

Batir ligeramente los huevos y verter sobre las peras con harina y azúcar.

Verter la manteca derretida por encima de toda la mezcla.

P1050132

Terminar espolvoreando con un poco más de azúcar rubio.

Llevar a horno precalentado a 180ºC hasta que esté dorada y las peras cocidas.

Se puede servir con helado de vainilla, crema, etc.

P1050136

 

Este fin de semana estuvo muy quieto en cuanto a mi actividad culinaria ya que mi marido y yo nos fuimos con amigos al campo y, como es costumbre, el menú fue planificado y ejecutado por los hombres y no fue otro que “asado”. Por ende, las mujeres nos dedicamos a conversar y disfrutar del clima espectacular que tuvimos estos últimos dos días.

Por eso, les voy a dejar un plato súper sencillo que preparé para un almuerzo de la semana pasada que fue lenguado con limón y cebolla acompañado de cous cous.

No soy una gran cocinera de pescado, básicamente porque no siempre me gustó. Cuando era una niña, me obligaban a comerlo, lo cual generó en mí un cierto rechazo hasta que fui adulta. Ahí recién, descubrí los mariscos y eventualmente el pescado y ahora, me encanta. No sólo por su sabor, sino porque es muy sano y fácil de cocinar.

Últimamente estoy comprando un lenguado fresquísimo que me traen a casa, prácticamente directo del barco pesquero. Es una delicia absoluta y sale $220 el kilo. Lo recibo fileteado y envasado al vacío.  Los chicos que lo venden, aún no se establecieron físicamente en un local, por lo cual no les puedo dejar un contacto, pero ni bien lo tenga, se los voy a pasar.

Hoy los dejo con imágenes y paso a paso de esta receta. Es muy simple, ideal para un almuerzo rápido ya que no requiere de mucha preparación y el pescado se cuece rápido.

LENGUADO CON LIMÓN Y CEBOLLA

Disponer los filetes de lenguado en una fuente previamente rociada con aceite de oliva.

Cortar medio limón y una cebolla en rodajas y poner encima del pescado.  Rociar con el jugo del medio limón que queda, salpimentar y agregarle perejil picado.

Llevar a horno moderado por 20 minutos aproximadamente o hasta que la carne esté blanca y se separe fácilmente.

Para el cous cous:

Poner a hervir una taza de agua. Disponer una taza de cous cous en un bowl y cuando hierva el agua, echarla sobre éste.

Condimentar a gusto y servir.

* Las maneras de condimentar cous cous son infinitas. Esta vez no quise agregarle sabores muy invasivos porque el pescado estaba hecho de una manera muy sencilla. Pero podemos agregarle cualquier sabor que nos guste y también hidratarlo con, por ejemplo, caldo en lugar de agua.