Archives for posts with tag: almendras

Ayer vinieron amigos a cenar. Ella es experta catadora de mousse de chocolate, por lo cual ese era el postre sin lugar a dudas. Los esperamos con un copetín con aceitunas rellenas de limón, unas galletitas de ajo y un queso blanco con ralladura de limón, pomelo y ciboulette picado.

IMG_1306

Para cenar preparé una focaccia clásica y dividí la masa en dos para rellenarla con unas verduritas asadas que tenía listas en la heladera y un queso camembert. Además, hice una ensalada para acompañar.

(Recetas para 6 personas)

FOCACCIA

25 g levadura fresca

1 cdita azúcar

2 cdas de agua tibia

500 g harina

1 cdita sal

1 1/2 T agua a temperatura ambiente

2 cdas aceite de oliva

Deshacer la levadura en un pequeño bowl. Agregar el azúcar y el agua tibia y dejar espumar por aproximadamente 10 minutos.

Disponer la harina en forma de aro en un bowl. Espolvorear la sal sobre la harina. Colocar el fermento en el centro junto con el agua y el aceite emulsionados.

Amasar hasta lograr un bollo liso y suave. Dejar leudar cubierto por un repasador por dos horas o hasta que duplique su volumen.

Para hacer una focaccia clásica, una vez leudada, disponer la masa en una asadera y volver a dejar leudar. Luego rociar con aceite de oliva, sal gruesa y ramitas de romero u otra hierba y llevar a horno precalentado fuerte hasta que esté dorada y crujiente. Al sacarla del horno, si la golpeamos, tiene que sonar hueco.

Para hacer la focaccia rellena, luego de haber leudado, dividir la masa en dos. Disponer una mitad en la asadera y dejar leudar. Luego disponer el relleno (en este caso, las verduritas y el queso camembert) y tapar con la otra mitad. Hacer cortes en el medio para que se vea el relleno.

IMG_1304

IMG_1305

Dejar leudar la tapa, rociar con aceite de oliva, sal gruesa y agregar alguna ramita (en este caso, tomillo) y llevar a horno precalentado fuerte hasta que esté bien dorada.

IMG_1309

IMG_1314

ENSALADA DE RÚCULA, PALTA Y PEPINO

Hojas de rúcula

1 pepino

1 palta

1 cebolla colorada

1 puñado de almendras

1 limón

Disponer los ingredientes en un bowl. Rociar con jugo de limón -especialmente la palta- y agregar las almendras. Condimentar a gusto y servir.

IMG_1308

MOUSSE DE CHOCOLATE

180 g chocolate amargo

50 g manteca

2 huevos

70 g azúcar

50 g crema doble

Derretir el chocolate con la manteca a baño María.

Colocar las claras junto con el azúcar en una ollita y disolver el azúcar revolviendo constantemente sin que toque el fuego. Retirar mientras esté tibio (no caliente) y batir hasta lograr un merengue.

Por otro lado, una vez tibio el chocolate, agregar las dos yemas y mezclar.

Batir a medio punto la crema doble e incorporar al chocolate.

Incorporar con movimientos envolventes 1/3 del merengue. Una vez que la mezcla esté homogénea, agregar el resto del merengue y continuar incorporando con movimientos envolventes.

Servir en copas o vasitos y llevar a la heladera como mínimo por 2 horas.

El resultado: ¡una bomba!

IMG_1318

 

(Este post está especialmente escrito para las compañeras de trabajo de mi hermana, Sofi, quienes por medio de ella, me reclaman -con mucha razón- que escriba en el blog.)

Decidí que voy a intentar congelar por un tiempo mi adicción a comprar libros de cocina y explotar al máximo los que ya tengo. Por eso, ayer preparé esta cena usando dos recetas del libro “Mis sabores preferidos” de Juliana López May.

La entrada eran unas peras con roquefort y almendras que al principio fueron categóricamente rechazadas por dos de los cuatro comensales. Pero luego de probarlas, fueron un éxito. En el libro, Juliana propone este plato con avellanas, pero tenía almendras y las reemplacé. El plato principal fueron unos ñoquis de avena y ricota, del mismo libro, que también son realmente deliciosos y muy fáciles de hacer.

PERAS AL ROQUEFORT (Para 4 porciones)

4 peras

70 g almendras (u otra nuez)

100 g queso azul

ciboulette

sal y pimienta

aceite de oliva

Cortar las peras en mitades y ahuecarlas. Cortar una pequeña base a las peras para poder apoyarlas en la asadera y salpimentar.

P1060517

Mezclar el queso, las almendras y el ciboulette y disponer en el centro de las peras. Rociar con aceite de oliva y llevar a horno precalentado a 200ºC hasta que las peras estén tiernas, pero que no se deshagan.

P1060518

P1060519

ÑOQUIS DE AVENA Y RICOTA

500 g ricota (yo compré la de La Italiana que es excelente, si es de súper, compro Talar)

2 huevos

2 tazas de avena instantánea

Harina (para la mesada)

Nuez moscada

Sal y pimienta

Para servir:

50 g tomates secos hidratados

1 atado de rúcula

50 g parmesano

hojas de perejil

Aceite de oliva

Colocar en un bowl la ricota, los huevos, la sal, la pimienta y la nuez moscada. Mezclar y añadir la avena. Poner la masa sobre la mesada enharinada. Formar cilindros y cortar los ñoquis de 2 cm de espesor aproximadamente.

Tengan cuidado con la cantidad de harina. Yo simplemente la usé para formar los cilindros. Si nos pasamos de harina, los ñoquis quedan hechos un mazacote.

Cocinar en agua con sal hasta que suban a la superficie. Sacarlos y dorarlos en una sartén con aceite de oliva, los tomates secos hidratados cortados en tiritas, el perejil y la rúcula. Rectificar sal y pimienta y servir con el parmesano rallado.

 

P1060522

 

 

En general me gustan los regalos caseros. No solo me refiero a comida, sino a cualquier cosa que implique un poco de pienso y dedicación para la persona a quien vamos a hacerle el regalo. Muchas veces se nos complica por falta de tiempo y compramos algo divino igual. Pero que hagamos algo con nuestras propias manos le da a los objetos un valor especial.

Debo confesar que no soy muy buena con las manualidades. La gente cree que por ser arquitecta debería tener buena manualidad y ser prolija, y la realidad es que toda la vida odié hacer maquetas, por ejemplo (¡además de que era horrible!).

Para este día de la madre, me armé de voluntad y le hice este regalo casero a mi mamá. Tomé una lata de complemento de bebés, la forré con papel de embalaje beige y con una servilleta estampada. Después, le pasé una cinta y le colgué la tarjetita. Dentro de la lata, le puse papel manteca y los biscotti.

La receta es de Pamela Villar y me pareció muy rica además de fácil. El único tema es que, como dice el nombre, estas tostaditas dulces, llevan una doble cocción. Pero la segunda es súper corta.

BISCOTTI DE ALMENDRAS

50 g manteca

ralladura de 2 naranjas

1 T harina

1/2 T harina de maiz

1 T azúcar

2 huevos

1/2 T almendras picadas

Derretir la manteca y agregarle la ralladura de naranja.

Unir las harinas con el azúcar. Agregar la mezcla de manteca y los huevos. Luegro incorporar las almendras.

P1060417

P1060418

Disponer en molde de budín inglés enmantecado y enharinado. Forrar con papel film y dejar reposar en la heladera por media hora.

Retirar y llevar a horno precalentado a 170ºC por 25 a 30 minutos. Dejar enfriar en rejilla y cortar con cuchillo dentado en rodajas de medio cm aproximadamente.

P1060419

Disponer en placa enmantecada y enharinada y volver a llevar al horno por 5 minutos. Luego dar vuelta los biscotti y llevar al horno por 5 minutos más.

Dejar enfriar en rejilla nuevamente.

P1060421

P1060425

 

El pasado jueves 15 de agosto una de mis chefs preferidas vino a Uruguay a dar una clase de cocina, presentar un libro y cocinar un almuerzo en el restorán Jacinto.  Yo me anoté en la clase y la experiencia fue espectacular. Ella es tal como la imaginaba: sencilla, amable y espontánea.

Hacía una semana me había anotado junto con mi querida Uke a la primera clase (de varias, según entendí) de Juliana en Montevideo y aún no tenía su último libro “Mis sabores preferidos”. Cuatro días después el divino de mi marido me lo regaló, y allá caímos en Jacinto (Peatonal Sarandí esquina Alzáibar) las dos ilusionadísimas de conocerla, 15 minutos antes que comenzara la clase y con nuestros libros bajo el brazo para que nos firmara.

mis sabores preferidos

Nos ubicamos en la primera fila, pedimos una copa de Malbec de Emilia Nieto Senetiner y esperamos con ansias conocer a Juliana. Mientras esperábamos que llegaran todas las inscriptas a la clase, ella conversó con todas y nos convidaron con dos tipos de mini bruschettas: unas con aceite de oliva, tomates cherry, mozzarella de búfala y albahaca y las otras con aceite de oliva, zucchinis rallados, ralladura de limón y menta.

la foto 2

 

la foto 2

Fue una clase demostrativa e interactiva, muy descontracturada en la que pudimos ver, oler y tocar todo lo que preparó.

El menú consistía de una entrada, plato principal, postre e infusión.

La entrada era una ensalada de quinoa con zanahorias caramelizadas, cebolla colorada, cilantro y queso de cabra con una vinagreta de aceite de oliva y lima acompañada de una galletita de zanahoria, cebolla y sésamo, deliciosa.

El plato principal eran unas cintas con salsa de hongos (portobello, champignon y del bosque hidratados) y pan crocante con almendras, limón y tomillo que sirvió con parmesano y rúcula fresca.

la foto 2

De postre preparó una torta húmeda de polenta, limón, almendras y peras caramelizadas que era una explosión de sabor. Para acompañarla hizo rápidamente un queso crema endulzado con azúcar impalpable. Y, por último, una infusión de limón y naranja con jengibre, cedrón y menta que sirvió caliente junto con el postre.

la foto 3

 

la foto 4

Luego, cenamos y nos fuimos con todas las recetas; felices y con ganas de volver a la próxima clase.

Hoy les voy a dejar la receta de las galletitas que las preparó Uke ayer y le quedaron riquísimas.

GALLETAS DE ZANAHORIA Y SÉSAMO

INGREDIENTES:

1 cebolla blanca mediana rallada finita

1 zanahoria grande rallada finita

1/2 T de semillas de sésamo tostado

1 T aceite de oliva

50 g manteca

sal

harina (cantidad suficiente)

PROCEDIMIENTO:

Precalentar el horno a 180ºC.

Rallar la cebolla y zanahoria y agregar las semillas, manteca, aceite de oliva y sal.

Luego agregar harina de a poco hasta obtener una masa suave y maleable.

Estirar formando galletas desparejas o “lenguas deformes alargadas” (así dice en la receta, eran como triángulos alargados).

Colocar sobre una placa de horno, pinchar y hornear hasta que estén doradas.

Dejar enfriar sobre una rejilla por completo para que no se humedezcan al guardarlas.

la foto 3

Algunos tips que nos dejó para estas galletas fueron que luego de cocidas las podemos congelar y que esta misma masa puede utilizarse para hacer grisines o masa de tarta.

 

 

Esta ensalada la hice ayer después de que mi marido me llamara al mediodía para avisarme que estaba volviendo de una mañana a puro deporte. Así fue como se me ocurrió hacerle una comida saludable y nutritiva para recuperarse de la jornada.

INGREDIENTES:

1 T de quinoa

300 g calabacín

Hojas de espinaca

Un puñado de almendras

1 limón

Aceite de oliva

Sal marina gruesa

Por un lado, corté la calabaza en cubos y la llevé al horno con aceite de oliva y sal marina gruesa. También pueden agregarle unas hierbas para saborizar.

Después preparé la quinoa. Como mencioné en otro post, es muy importante lavar la quinoa tres veces antes de cocinarla. Yo la coloco en un cernidor y debajo del chorro de agua de la canilla. La muevo mucho -bastante- mientras la lavo y luego la pongo en una cacerola con el doble de volumen de agua. (Está lista cuando queda hinchada como en la foto).

Luego de que la calabaza y quinoa están listas, solo queda pasarlas a un bowl, agregarle unas hojas de espinaca, almendras tostadas y saladas cortadas en trozos grandes y zest de limón. Rectificar sazón y agregar un chorro de aceite de oliva.

Esta ensalada es muy sencilla y sabrosa, y fundamentalmente a prueba de paladares tradicionales como el de mi esposo.

P1050532

Hoy les voy a pasar la receta para hacer mis galletitas preferidas. Cada vez que se tienten y quieran comprar esas cookies durísimas que venden por ahí: paren, den la vuelta y compren los ingredientes para hacer estas galletitas . Pero no caigan en la comodidad de comprar cookies. Tómense un tiempito (son muuuuy fáciles) y háganlas ustedes mismos. No se pueden arrepentir jamás porque son LO MÁXIMO.

Mi combinación preferida es con chocolate y avellanas, pero ayer tenía almendras y con eso las hice. Luego, pueden probar un montón de otras variantes y encontrar su predilecta, tal vez solo chocolate, o chocolate blanco con nueces, pasas de uva, maní… lo que quieran.

Espero que las prueben y opinen si se justifica el título del post.

COOKIES DE CHOCOLATE Y ALMENDRAS

160 g manteca blanda

250 g azúcar rubio

5 g sal fina (son dos pizcas)

1 huevo

250 g harina

100 g almendras picadas

200 g chocolate amargo (o semi amargo)

Mezclar la manteca con el azúcar. Agregar los demás ingredientes y llevar a heladera por unos 15 minutos.

Luego formar las cookies y colocar en placa enmantecada y enharinada. Llevar a horno precalentado a 200ºC por 15 a 20 minutos.

IMPORTANTE: En cuanto a cantidades, esta vez me salieron 18 galletitas de 5 a 6 cm de diámetro. Y estuvieron en el horno, más o menos, el tiempo que les sugiero en la receta. Si van a hacer galletitas más chicas, estén atentos porque se hacen bastante rápido.

Me encanta la granola. Y más que nada, me gusta hacerla yo misma. Lo que me pasa es que nunca encuentro una que tenga todo lo que yo quiero, entonces la mejor solución fue empezar a hacerla en casa.

Lo bueno de la granola es que podemos ponerle de todo. Básicamente, tiene que tener avena arrollada, frutas secas y semillas. Partiendo de esta base, podemos hacer un montón de variedades de granola.

También hay distintas maneras de hacerla. A mi me gusta que el caramelo no sea homógeneo, entonces la rocío con azúcar rubio y miel y la llevo al horno, pero también se puede hacer, primero, un caramelo con estos dos ingredientes, incorporar los cereales, frutas y semillas (ya tostados) y luego desparramarlos en una placa siliconada hasta que enfríe. De esta manera queda todo acaramelado.

La granola se puede comer al desayuno con yogur y frutas, como un snack, en forma de barritas o como un postre – por ejemplo, tipo triffle con helado o mousse de limón, plantillas o algún bizcochuelo o torta en pedacitos y frutillas.

Una cosa importante a tener en cuenta es que la granola es saludable, porque tiene frutas secas, semillas y cereales pero no es light. Así que no crean que por comer granola al desayuno o a media tarde van a adelgazar. Por lo contrario, es súper calórica.

Les dejo los pasos e ingredientes para hacer la granola que hago siempre en casa, es facilísima.

GRANOLA CASERA

Colocar en una placa copos de maíz (más o menos 200 g).

Agregar avena arrollada, coco rallado, semillas de sésamo integral (frasco a la izquierda) y semillas de lino (en este caso puse doradas, es el frasco a la derecha).

Luego, picar en mitades nada más (es sólo para que no estén enteras) un puñado de almendras.

Mezclar los ingredientes (con la mano) y rociar con dos cucharadas de miel y dos de azúcar rubio.

Llevar a un horno bajo de 130-140 ºC por 10 minutos nada más o hasta que sientan un aroma delicioso a semillas tostadas y caramelo.

Al quitar la fuente, agreguen pasas de uva y vuelvan a mover la granola para que se incorporen todos los ingredientes a la miel y azúcar e inmediatamente vuélquenla en una placa siliconada para que enfríe.

Cuando haya tomado temperatura ambiente, guarden la granola en un frasco hermético.