Hoy hice esta torta para tomar la merienda con mi marido y mi hija. Me pareció interesante tratar de lograr un resultado un poco más saludable que una torta clásica. Pueden hacerla con cacao o cambiar la vainilla por ralladura o hacer los ajustes que quieran. Si bien tiene manteca y hay que moderar su consumo, es un producto natural que sabemos de dónde viene y qué es. Obviamente que engorda, tiene grasa y no hay que comer todos los días, pero todos tenemos derecho a comernos una torta de vez en cuando. Mucho mejor si es casera e integral, y si en vez de azúcar blanco, usamos azúcar mascavo y miel. Espero que les guste.

120 g manteca

1 T o 200 g azúcar mascavo (o azúcar rubio)

1 cda sopera panzona de miel

2 huevos

3 1/4 T o 260 g harina integral de trigo

3 cditas polvo de hornear

1/2 cdita sal

1 1/4 T o 310 ml leche

1 1/2 cdita vainilla

Batir la manteca hasta que esté blanda. Incorporar el azúcar en dos partes batiendo entre cada adición y luego incorporar la miel. Agregar los huevos de a uno mientras se continua batiendo. Cernir los secos por un lado y mezclar la leche con la vainilla por otro. Alternar los secos con los líquidos para incorporar a la mezcla (terminar con los secos). Verter en un molde previamente enmantecado y enharinado y llevar a horno precalentado a 180 grados durante aproximadamente 40 minutos. Pueden hacerle un glasé o espolvorearla con azúcar impalpable y rellenarla con alguna mermelada, o comerla “solita” como lo hicimos en casa.

IMG_1478

Este pan es muy popular en Estados Unidos y va ganando lugar en varios locales de comidas acá también. En general se rellena y se lo conoce por estar presente a la hora del brunch, pero bien se puede disfrutar como almuerzo o merienda. Además, es uno de los preferidos de mi marido y es por eso que lo preparé este domingo.

La verdad es que venía pateándolo para adelante porque el tema de la doble cocción me daba un poco de pereza. Pero una vez que lo hice, les cuento que son una pavada y el paso de hervirlos, previo al horno, es súper rápido y sencillo.

Como todos los panes, lo que necesita es dedicación y cariño. No es necesario que estemos permanentemente mirándolo. Se hace, se deja leudar, volvemos a amasar, dejamos unos minutos más y horno. Que sean varios pasos y que lleve tiempo de espera, desanima un poco, pero yo los aliento a que prueben hacer panes caseros, ¡son mucho más ricos y es muy gratificante!

INGREDIENTES (para 12 panes grandes)

1 kg harina

50 g levadura

25 g sal

550 ml agua tibia

100 ml aceite de oliva

1 huevo (para pintar)

semillas (en este caso, de sésamo)

Formar una corona con la harina sobre la mesada. Espolvorear la sal por el borde. En el centro, deshacer la levadura y agregar el agua y el aceite. Empezar a amasar desde adentro hacia afuera.

Si no están muy duchos con el tema de amasar, les sugiero poner los ingredientes en un bowl grande en lugar de sobre la mesada, porque es fácil que se escape el agua fuera de la corona y hagamos un gran enchastre.

Luego de incorporar los ingredientes y amasar hasta formar un bollo liso, dejar leudar en un bowl tapado hasta que duplique su volumen.

P1060826

P1060828

P1060829

Luego quitar el aire y cortar en 12 porciones. Formar los anillos y dejar leudar nuevamente.

P1060830

Para realizar la primera cocción, calentar agua en una olla y cuando esté hirviendo poner los panes durante un minuto y reservar. Luego pintar con un huevo batido y ponerles las semillas que hayan elegido.

Llevar los panes a horno precalentado a 200ºC durante 20 a 30 minutos, dependiendo del horno.

Estos panes se pueden rellenar como más les guste, desde manteca, jamón y queso hasta queso crema con ciboulette y salmón ahumado. ¡Espero que los prueben!

P1060833

P1060834

 

Hace casi un año mi hermano menor se recibió de abogado. Mi regalo iba a ser una cheesecake porque es su postre preferido. Sin saber cómo, el regalo se dilató y recién ayer cumplí con mi promesa cuando fuimos a visitar su nuevo hogar.

Esta receta es infalible. Existen muchas recetas de cheesecake, no sólo varían los quesos que se usan sino también los métodos de preparación. Algunas son crudas, otras cocidas. Para mí, la cheesecake es cocida y no lleva gelatina. Les dejo la receta y espero que la prueben porque es muy rica.

INGREDIENTES:

Base:

1 paquete de galletitas de leche o tipo María

80g manteca

Relleno:

350g queso tipo Philadelphia

380g queso crema

220g queso mascarpone

4 huevos

260g azúcar

150g crema doble

Para cubrir:

Mermelada o frutas frescas

PROCEDIMIENTO:

Procesar las galletitas con la manteca. Disponer la mezcla en un molde de base desmontable (yo usé uno nº 26) y reservar.

P1060821

Procesar los quesos. Agregar de a uno los huevos y continuar procesando. Luego, agregar el azúcar.

Batir a punto la crema e incorporar a la mezcla de quesos.

Verter el relleno sobre la base. Forrar el fondo del molde con papel aluminio y tapar también con este papel.

Colocar sobre una asadera y cocinar a baño María en un horno precalentado a 180º.

En mi horno me llevó una hora tapada más 30 minutos sin el papel aluminio de arriba. Pero depende de cada horno. La clave es que el centro no se mueva al intentar sacarla del horno. Taparla durante la primera hora de horno es importante porque sino se va a quemar.

P1060825

Para cubrir la cheesecake usé una salsa de arándanos, moras y maracuyá que había preparado en diciembre para un postre de Navidad y que había congelado (la receta de esta salsa va en el post del postre). Pero pueden usar mermelada o frutas frescas.

IMG_1404

IMG_1408

IMG_1413

Ayer vinieron amigos a cenar. Ella es experta catadora de mousse de chocolate, por lo cual ese era el postre sin lugar a dudas. Los esperamos con un copetín con aceitunas rellenas de limón, unas galletitas de ajo y un queso blanco con ralladura de limón, pomelo y ciboulette picado.

IMG_1306

Para cenar preparé una focaccia clásica y dividí la masa en dos para rellenarla con unas verduritas asadas que tenía listas en la heladera y un queso camembert. Además, hice una ensalada para acompañar.

(Recetas para 6 personas)

FOCACCIA

25 g levadura fresca

1 cdita azúcar

2 cdas de agua tibia

500 g harina

1 cdita sal

1 1/2 T agua a temperatura ambiente

2 cdas aceite de oliva

Deshacer la levadura en un pequeño bowl. Agregar el azúcar y el agua tibia y dejar espumar por aproximadamente 10 minutos.

Disponer la harina en forma de aro en un bowl. Espolvorear la sal sobre la harina. Colocar el fermento en el centro junto con el agua y el aceite emulsionados.

Amasar hasta lograr un bollo liso y suave. Dejar leudar cubierto por un repasador por dos horas o hasta que duplique su volumen.

Para hacer una focaccia clásica, una vez leudada, disponer la masa en una asadera y volver a dejar leudar. Luego rociar con aceite de oliva, sal gruesa y ramitas de romero u otra hierba y llevar a horno precalentado fuerte hasta que esté dorada y crujiente. Al sacarla del horno, si la golpeamos, tiene que sonar hueco.

Para hacer la focaccia rellena, luego de haber leudado, dividir la masa en dos. Disponer una mitad en la asadera y dejar leudar. Luego disponer el relleno (en este caso, las verduritas y el queso camembert) y tapar con la otra mitad. Hacer cortes en el medio para que se vea el relleno.

IMG_1304

IMG_1305

Dejar leudar la tapa, rociar con aceite de oliva, sal gruesa y agregar alguna ramita (en este caso, tomillo) y llevar a horno precalentado fuerte hasta que esté bien dorada.

IMG_1309

IMG_1314

ENSALADA DE RÚCULA, PALTA Y PEPINO

Hojas de rúcula

1 pepino

1 palta

1 cebolla colorada

1 puñado de almendras

1 limón

Disponer los ingredientes en un bowl. Rociar con jugo de limón -especialmente la palta- y agregar las almendras. Condimentar a gusto y servir.

IMG_1308

MOUSSE DE CHOCOLATE

180 g chocolate amargo

50 g manteca

2 huevos

70 g azúcar

50 g crema doble

Derretir el chocolate con la manteca a baño María.

Colocar las claras junto con el azúcar en una ollita y disolver el azúcar revolviendo constantemente sin que toque el fuego. Retirar mientras esté tibio (no caliente) y batir hasta lograr un merengue.

Por otro lado, una vez tibio el chocolate, agregar las dos yemas y mezclar.

Batir a medio punto la crema doble e incorporar al chocolate.

Incorporar con movimientos envolventes 1/3 del merengue. Una vez que la mezcla esté homogénea, agregar el resto del merengue y continuar incorporando con movimientos envolventes.

Servir en copas o vasitos y llevar a la heladera como mínimo por 2 horas.

El resultado: ¡una bomba!

IMG_1318

 

En días de calor como éste, una bebida que no falla es el té helado. Les voy a dejar la receta para un té helado de naranja, pero también pueden dejar enfriar cualquier té que les guste y agregarle unas rodajitas de algún cítrico y ramitas de alguna hierba.

TÉ HELADO CON NARANJA

3 cdas de té negro en hebras (yo usé un English Afternoon Tea, puede ser un ceylán o un Earl Grey o cualquiera que se les ocurra pueda quedar rico)

1 litro de agua caliente

1 litro de agua fría

Azúcar rubio

1 naranja

Hielo

Calentar un litro de agua para infusionar el té. Es importante que saquemos el té al cumplir los tres minutos de infusión, ya que, de lo contrario, la bebida quedará muy amarga. Otra cosa que es importante, es que si están utilizando saquitos de té no “estrangulen” el saquito al retirarlo del agua. Lo único que logramos es que todo lo amargo del té quede en nuestra taza o jarra, en este caso.*

Luego completar con otro litro pero de agua fría. Endulzar con dos o tres cucharadas de azúcar rubio y revolver hasta que disuelva.

Cortar la naranja en rodajas y colocarlas en la jarra. Agregar hielo y llevar a heladera por dos horas por lo menos.

* Este tip lo escuché de la tea blender Inés Berton en una entrevista que le hicieron aquí en Montevideo, hace ya un par de años.

El martes pasado hice una tarta de ciruelas para mis amigas con una variante ya que una de ellas no puede comer gluten.

La masa quedó deliciosa. Les recuerdo que no tiene gluten, pero no por eso es light o bajas calorías.

Ingredientes:

1 1/2 T harina de arroz integral

3/4 T harina de almendras

100 g azúcar impalpable

100 g manteca

1 huevo

Unir todos los ingredientes. Dejar descansar la masa por 20 minutos en la heladera.

Colocar en el molde a utilizar sin necesidad de enmantecar ni enharinar porque de por sí la masa tiene bastante manteca. Pinchar y llevar a horno precalentado a 180ºC por 10 minutos. Luego, disponer las ciruelas (o el relleno que utilicen) y llevar otros 10 a 15 minutos al horno.

IMG_0804

De yapa, les dejo un trago facilísimo y muy fresco que hice ese mismo día. Se basa en vino blanco, melón y menta.

Ingredientes:

1 botella de Chardonnay

1 melón

1 buen puñado de menta

150 g azúcar rubio

Hielo

Colocar todos los ingredientes menos el hielo en una licuadora y mezclar. Luego agregar el hielo y llevar a heladera. ¡Servir bien frío!

Cuando se trata de ensaladas, no hay mucho que decir más que los ingredientes y lo deliciosos que quedan juntos. Éste es el caso de una ensalada sencilla y riquisíma. Me encanta agregar frutas a las ensaladas y el durazno con la rúcula y el queso de cabra hacen una combinación, a mi gusto, exquisita.

Los ingredientes son a ojo y a gusto de cada uno de ustedes:

Lechuga morada

Rúcula

Durazno

Queso de cabra

Nueces pecan tostadas

Aceite de oliva

Sal y pimienta negra

Partir las hojas a mano y disponer en plato o fuente. Cortar los duraznos en gajos y colocar sobre las hojas. Deshacer el queso sobre estos y agregar las nueces.

Yo condimenté con aceite de oliva, sal y pimienta negra. Pero pueden optar por condimentarla como más les guste.

IMG_0757

 

IMG_0763

Además, quería recomendarles un aceite de oliva que probé recientemente y me encantó (de hecho fue un regalo que usé en esta ensalada ¡y estoy disfrutando muchísimo!). El aceite es de Finca Babieca (Punta del Este). Se llama “Primum” y la variedad es Arbequina. Existen muchos aceites de oliva uruguayos buenos, pero éste cayó por azar en mis manos y no quería dejar de recomendárselos.

IMG_0762

Hoy estrené mi horno tempranito haciendo un pan casero. Estuve leyendo un poco acerca de distintas harinas y hoy experimenté con estas… ¡Y fue un éxito!

Pan integral con harina de centeno y de cebada

15 g levadura fresca

1 cdita azúcar rubio

1 T agua tibia

2 T harina integral

1 T harina de centeno

1 T harina de cebada

1 cda aceite de oliva

1 .5 cditas sal fina

Deshacer la levadura en un bol chico. Agregarle el azúcar y el agua tibia. Dejar reposar durante 10 minutos.

En otro bol mezclar las tres harinas y dejar un hueco en el centro. En el borde de las harinas poner la sal y en el centro, el aceite y la mezcla de levadura. Mezclar integrando los ingredientes de adentro hacia afuera. Una vez que esté todo unido dejar reposar durante una hora en un lugar cálido y sin corrientes de aire. Tip: Si prenden el horno y ponen la masa sobre la hornalla (¡apagada!), leuda más fácil y rápidamente.

IMG_0374

IMG_0375

IMG_0376

Luego, dar la forma deseada y dejar reposar nuevamente por media hora. Contemplen que estas harinas no crecen como la harina de trigo blanca. Si no quieren que el pan quede un poco chato (como el de la foto), les recomiendo que lo pongan en un molde de budín, por ejemplo.

Después de esta última media hora de reposo, llevar a horno a 180ºC por aproximadamente 25 minutos (depende del horno).

IMG_0383

Hace unas semanas tuve una degustación de quesos, dulces y vinos en lo de una amiga. Hacía unos meses ella venía organizándola con mucha emoción y el resultado fue una noche espectacular y muy disfrutable. Después de esta noche fantástica, se me ocurrió mostrarles las fotos del evento, ya que la organización de esta anfitriona realmente vale la pena, y darles algunas ideas sobre cómo servir quesos.

IMG-20140831-WA0003

Nosotros acostumbramos comerlos antes del almuerzo o cena, como picada, o como una comida en sí misma; otros eligen comerlos después del postre. Sea en el orden que sea, son deliciosos. Les voy a pasar algunos piques de cómo armar un lindo plato o tabla mezclando quesos y frutas y eligiendo un vino que honre cada combinación.

P1060753

Para conservar quesos, si el consumo es diario, se recomienda mantenerlos fuera de la heladera con un paño humedecido con agua salada. Si no se consume de inmediato el queso, sí guardar en heladera, pero retirarlo 2 horas antes de servirlo.

Algunos quesos siempre se guardan en heladera -más allá del consumo- y son los frescos: mozzarella, feta y ricotta.

P1060745

Algunas ideas para combinar*:

– Queso de cabra semiduro con peras, endivias y pan baguette. Vino: Chardonnay.

– Roquefort con moras, avellanas y radicchio. Vino: Sauvignon Blanc.

– Queso de cabra para untar, damascos secos, miel y pan de nuez. Vino: Champagne.

– Queso feta, hojas de albahaca, tomates secos, aceitunas negras y aceite de oliva. Vino: Sauvignon Blanc.

– Brie con caramelo y nueces. Vino: Merlot.

– Queso de cabra blando con uvas frescas, higos secos, almendras tostadas y pan brioche. Vino: Malbec roble.

P1060746

Otras combinaciones*:

– Membrillo con queso colonia y pan.

– Queso azul con peras caramelizadas.

– Brie con rodajitas de manzana verde.

– Queso parmesano, champignones y espinaca fresca.

– Mozzarella fresca con tomates, olivas negras y albahaca.

P1060750

 

* Fuente: Revista El Gourmet #01, Julio 2006, Edición uruguaya.

Hice esta torta para un té de domingo familiar y no quedaron ni las migas. Es deliciosa. Originalmente del libro “Mis sabores preferidos” de Juliana López May, pero con algunas variantes.

Ingredientes:

Jugo de 3 mandarinas

2 T azúcar rubio

1 T aceite

3 huevos

1 cda polvo de hornear

2 T harina 0000

1 T harina integral

pizca de sal

Glaseado de limón: 1/2 T azúcar impalpable, gotas de jugo de limón (es a ojo)

Emulsionar el jugo de las mandarinas con el aceite. Colocar en un bol el azúcar, la mezcla del jugo y el aceite y los huevos, y batir a mano. Mezclar los secos aparte y unirlos con los líquidos.

Verter en molde de budín enmantecado y enharinado. Si tienen el molde de budín grande, les va a quedar perfecto, pero si tienen el chico -típico de budín inglés- les va a sobrar masa. Yo llené un molde chico hasta los 2/3 de la altura y complementé con moldes de muffins.

Cocinar en horno precalentado a 180ºC por 45 minutos (o menos, como siempre, depende del horno). 

Para hacer el glaseado, ir agregando y mezclando cada vez, gotitas de jugo de limón al azúcar impalpable. Una vez que la consistencia sea pesada, pero que se pueda verter, está listo. Se seca enseguida. Si es muy líquido, no queda tan blanco y chorrea más. 

P1060529