Archives for category: Vegetariano

Ayer vinieron amigos a cenar. Ella es experta catadora de mousse de chocolate, por lo cual ese era el postre sin lugar a dudas. Los esperamos con un copetín con aceitunas rellenas de limón, unas galletitas de ajo y un queso blanco con ralladura de limón, pomelo y ciboulette picado.

IMG_1306

Para cenar preparé una focaccia clásica y dividí la masa en dos para rellenarla con unas verduritas asadas que tenía listas en la heladera y un queso camembert. Además, hice una ensalada para acompañar.

(Recetas para 6 personas)

FOCACCIA

25 g levadura fresca

1 cdita azúcar

2 cdas de agua tibia

500 g harina

1 cdita sal

1 1/2 T agua a temperatura ambiente

2 cdas aceite de oliva

Deshacer la levadura en un pequeño bowl. Agregar el azúcar y el agua tibia y dejar espumar por aproximadamente 10 minutos.

Disponer la harina en forma de aro en un bowl. Espolvorear la sal sobre la harina. Colocar el fermento en el centro junto con el agua y el aceite emulsionados.

Amasar hasta lograr un bollo liso y suave. Dejar leudar cubierto por un repasador por dos horas o hasta que duplique su volumen.

Para hacer una focaccia clásica, una vez leudada, disponer la masa en una asadera y volver a dejar leudar. Luego rociar con aceite de oliva, sal gruesa y ramitas de romero u otra hierba y llevar a horno precalentado fuerte hasta que esté dorada y crujiente. Al sacarla del horno, si la golpeamos, tiene que sonar hueco.

Para hacer la focaccia rellena, luego de haber leudado, dividir la masa en dos. Disponer una mitad en la asadera y dejar leudar. Luego disponer el relleno (en este caso, las verduritas y el queso camembert) y tapar con la otra mitad. Hacer cortes en el medio para que se vea el relleno.

IMG_1304

IMG_1305

Dejar leudar la tapa, rociar con aceite de oliva, sal gruesa y agregar alguna ramita (en este caso, tomillo) y llevar a horno precalentado fuerte hasta que esté bien dorada.

IMG_1309

IMG_1314

ENSALADA DE RÚCULA, PALTA Y PEPINO

Hojas de rúcula

1 pepino

1 palta

1 cebolla colorada

1 puñado de almendras

1 limón

Disponer los ingredientes en un bowl. Rociar con jugo de limón -especialmente la palta- y agregar las almendras. Condimentar a gusto y servir.

IMG_1308

MOUSSE DE CHOCOLATE

180 g chocolate amargo

50 g manteca

2 huevos

70 g azúcar

50 g crema doble

Derretir el chocolate con la manteca a baño María.

Colocar las claras junto con el azúcar en una ollita y disolver el azúcar revolviendo constantemente sin que toque el fuego. Retirar mientras esté tibio (no caliente) y batir hasta lograr un merengue.

Por otro lado, una vez tibio el chocolate, agregar las dos yemas y mezclar.

Batir a medio punto la crema doble e incorporar al chocolate.

Incorporar con movimientos envolventes 1/3 del merengue. Una vez que la mezcla esté homogénea, agregar el resto del merengue y continuar incorporando con movimientos envolventes.

Servir en copas o vasitos y llevar a la heladera como mínimo por 2 horas.

El resultado: ¡una bomba!

IMG_1318

 

Cuando se trata de ensaladas, no hay mucho que decir más que los ingredientes y lo deliciosos que quedan juntos. Éste es el caso de una ensalada sencilla y riquisíma. Me encanta agregar frutas a las ensaladas y el durazno con la rúcula y el queso de cabra hacen una combinación, a mi gusto, exquisita.

Los ingredientes son a ojo y a gusto de cada uno de ustedes:

Lechuga morada

Rúcula

Durazno

Queso de cabra

Nueces pecan tostadas

Aceite de oliva

Sal y pimienta negra

Partir las hojas a mano y disponer en plato o fuente. Cortar los duraznos en gajos y colocar sobre las hojas. Deshacer el queso sobre estos y agregar las nueces.

Yo condimenté con aceite de oliva, sal y pimienta negra. Pero pueden optar por condimentarla como más les guste.

IMG_0757

 

IMG_0763

Además, quería recomendarles un aceite de oliva que probé recientemente y me encantó (de hecho fue un regalo que usé en esta ensalada ¡y estoy disfrutando muchísimo!). El aceite es de Finca Babieca (Punta del Este). Se llama “Primum” y la variedad es Arbequina. Existen muchos aceites de oliva uruguayos buenos, pero éste cayó por azar en mis manos y no quería dejar de recomendárselos.

IMG_0762

Ayer fui por segunda vez a cenar a “Bechamel”. Es una casa de comidas ubicada en Franzini esquina Sarmiento que tiene una propuesta de platos riquísima y variada. En su página de facebook dice que es un restaurante vegetariano y vegano, pero los más carnívoros deberían darle una oportunidad, porque no es exclusivamente así. También ofrecen carnes y pescados.

Ayer, antes de traer los platos, nos sirvieron una sopita casera de verdura en pocillos y un pan casero con paté de lentejas y perejil que estaba delicioso.

Sopa-Pan-Paté

En nuestra mesa hubo risotto de quinoa con vegetales, curry de verduras y un entrecot con verduras asadas. Todo estaba buenísimo. El risotto tenía zapallitos, berenjena, champignones y brócoli y venía acompañado de unos fideos de arroz fritos y una emulsión de zanahoria. El curry tenía las mismas verduras, semillas de sésamo y estaba acompañado de arroz blanco y una emulsión de remolacha. Advertencia: era bastante picante. Para nuestros paladaras, reconfortantemente picante, pero a quienes no les guste o les haga mal, tendrán que evitarlo.

 

Curry verduras

Risotto quinoa

Entrecot

Los precios de los platos rondaban los 300 pesos, pero las porciones son XL, para compartir o doggy bag. Los postres salen alrededor de 130 pesos y había crumble de manzana, panna cotta y panqueques de dulce de leche entre otros.

Otra cosa que adoré es que tienen jugos de frutas y verduras con superalimentos.

Además, tienen menú ejecutivo para el mediodía de 12 a 16 hs. Sale 290 pesos e incluye plato principal, postre y bebida.

De noche, abren de 20 a 00 horas y los martes están cerrados.

Mi sugerencia: el risotto de quinoa o el curry de vegetales. Además, si van con amigos y prefieren, hay opción de living.

BECHAMEL Casa de Comidas

Franzini 907 esquina Sarmiento

Tel.: 2716 3030

 

Esta receta surgió a partir de un curry de verduras con el que nos agasajó una amiga en su casa. La ajusté a lo que tenía en casa y resultó en este plato delicioso de verduras al curry con leche de coco.

INGREDIENTES:

1 boniato grande

3 zanahorias medianas o 2 grandes

1 berenjena

2 cebollas

1/2 morrón

2 dientes de ajo

450 g pulpa de tomate

250 ml leche de coco

2 zapallitos

2 cdas curry

aceite de oliva

Sal y pimienta

Quinoa o arroz para acompañar (si eligen arroz, el basmati le va bárbaro)

PROCEDIMIENTO:

Precalentar el horno a 200ºC. Cortar el boniato, las zanahorias y la berenjena en cubos grandes. Rociar una asadera con aceite de oliva. Disponer las verduras cortadas y rociar con 1 cucharada de curry. Llevar al horno por aproximadamente 30 minutos o hasta que estén cocidas las zanahorias.

Por otro lado, picar las cebollas, el morrón y el ajo y dorarlo en aceite de oliva (consideren que van a usar la misma sartén para todos los ingredientes, así que tiene que tener cierta profundidad). Agregar la otra cucharada de curry, la pulpa de tomates, la leche de coco y 100 ml de agua. Dejar hervir por unos minutos.

Cuando las verduras del horno estén listas, verterlas en la sartén y agregar los zapallitos en cubos. Dejar cocinar a fuego medio por unos 15 minutos.

Retirar del fuego y listo para servir.

P1060629

 

 

 

Este mediodía frío, decidí combatirlo con una sopita de arvejas. La receta es de Jamie Oliver. Usa siempre la misma base de zanahorias, cebollas, apio y ajo y va cambiando los gustos. Es un éxito y súper fácil.

INGREDIENTES (para 2 porciones)

1 zanahoria mediana

1 cebolla chica

1 tallo de apio (no el más grueso)

1 diente de ajo

aceite de oliva

3 T de arvejas congeladas

1/2 litro de caldo de verduras o de gallina

sal y pimienta negra

pipas (semillas de girasol)

Picar en cubitos la zanahoria, la cebolla, el apio y el ajo. Dorar con el aceite de oliva durante 10 minutos. Salpimentar.

Agregar el caldo hirviendo y las arvejas (sin descongelar). Dejar que hierva y mantener calentando por unos minutos.

Licuar y servir con pipas por encima.

P1060554

A

 

 

Hace unas semanas mi hermana y su futuro marido me invitaron a la degustación del catering de su casamiento. Hacía varios días que pensaba en lo rico que iba a comer y, la verdad, que fue todo y más de lo que me había imaginado. Cuando llegamos a probar las opciones de plato principal, los novios eligieron una pasta rellena increíble. Si bien el relleno no se parece al que hice, sí me inspiró el plato unos días más tarde cuando vinieron unos amigos a cenar. Les dejo la receta y espero que la prueben porque es súper sencilla.

MINI RÓTOLO DE ESPINACA Y HONGOS (Para 4 porciones)

8 láminas de masa para lasagna “La Especialista”

3 atados grandes de espinaca

1 cebolla

2 dientes de ajo

200 g champignones frescos

50 g hongos secos hidratados

3 cdas soperas de ricota

pimienta negra

sal fina

aceite de oliva

queso parmesano

Calentar agua y dejar los hongos secos hidratándose en ella.

Picar el ajo y la cebolla y saltear con aceite de oliva. Agregar los hongos frescos y los secos hidratados fileteados.

Cuando estén listos los hongos, agregar la espinaca y mover un poco hasta que ablande. Salpimentar. Quitar del fuego y agregar la ricota. Dejar que tome temperatura ambiente.

Cortar las láminas para lasagna por la mitad a lo largo. Cada mitad será un rótolo, por lo que les van a salir 16 piezas; 4 por porción. Esparcir el relleno y enrrollar. Disponer en placa aceitada con aceite de oliva. Si quieren pueden ponerle una salsa a la fuente y luego por encima. Rallarle parmesano y llevar a horno precalentado a 180-200ºC.

El tiempo de cocción van a tener que definirlo ustedes, porque al ratito se doran en la parte superior, pero es importante chequear que la masa de los del centro esté bien cocida, porque se pegan y pueden quedar un poquito crudos.

P1060536

P1060538

(Este post está especialmente escrito para las compañeras de trabajo de mi hermana, Sofi, quienes por medio de ella, me reclaman -con mucha razón- que escriba en el blog.)

Decidí que voy a intentar congelar por un tiempo mi adicción a comprar libros de cocina y explotar al máximo los que ya tengo. Por eso, ayer preparé esta cena usando dos recetas del libro “Mis sabores preferidos” de Juliana López May.

La entrada eran unas peras con roquefort y almendras que al principio fueron categóricamente rechazadas por dos de los cuatro comensales. Pero luego de probarlas, fueron un éxito. En el libro, Juliana propone este plato con avellanas, pero tenía almendras y las reemplacé. El plato principal fueron unos ñoquis de avena y ricota, del mismo libro, que también son realmente deliciosos y muy fáciles de hacer.

PERAS AL ROQUEFORT (Para 4 porciones)

4 peras

70 g almendras (u otra nuez)

100 g queso azul

ciboulette

sal y pimienta

aceite de oliva

Cortar las peras en mitades y ahuecarlas. Cortar una pequeña base a las peras para poder apoyarlas en la asadera y salpimentar.

P1060517

Mezclar el queso, las almendras y el ciboulette y disponer en el centro de las peras. Rociar con aceite de oliva y llevar a horno precalentado a 200ºC hasta que las peras estén tiernas, pero que no se deshagan.

P1060518

P1060519

ÑOQUIS DE AVENA Y RICOTA

500 g ricota (yo compré la de La Italiana que es excelente, si es de súper, compro Talar)

2 huevos

2 tazas de avena instantánea

Harina (para la mesada)

Nuez moscada

Sal y pimienta

Para servir:

50 g tomates secos hidratados

1 atado de rúcula

50 g parmesano

hojas de perejil

Aceite de oliva

Colocar en un bowl la ricota, los huevos, la sal, la pimienta y la nuez moscada. Mezclar y añadir la avena. Poner la masa sobre la mesada enharinada. Formar cilindros y cortar los ñoquis de 2 cm de espesor aproximadamente.

Tengan cuidado con la cantidad de harina. Yo simplemente la usé para formar los cilindros. Si nos pasamos de harina, los ñoquis quedan hechos un mazacote.

Cocinar en agua con sal hasta que suban a la superficie. Sacarlos y dorarlos en una sartén con aceite de oliva, los tomates secos hidratados cortados en tiritas, el perejil y la rúcula. Rectificar sal y pimienta y servir con el parmesano rallado.

 

P1060522

 

 

El jueves me tocó compartir una mesa durante la cena con gente muy divertida e interesante. Dos de los comensales no podían consumir lactosa y lo habían descubierto hacía muy poco, por lo cual uno de los temas que tocamos fueron los lácteos. La mitad de los presentes estábamos al tanto del cambio en la pirámide alimenticia según la facultad de Salud Pública de Harvard, y decidí retomar este post (que hacía un par de meses estaba en mi bandeja de “drafts”).

Mi intención no es escribir un post de nutrición, sino plantear algunas opciones para preparar en casa si tenemos que o decidimos dejar de consumir lácteos. Al ser estas preparaciones caseras no podemos agregarles el calcio suficiente como para que sean de verdad sustitutos. Según Harvard, no se sabe con certeza cuál es la dosis diaria recomendada de calcio y sostienen que si bien los lácteos son una buena fuente, no son la única ni la mejor, ya que pueden generar alergias o aumentar el riesgo de enfermedades como el cáncer de próstata y ovarios. Además, los lácteos pueden tener muchas grasas saturadas y retinol (vitamina A) que en cantidades altas puede -paradójicamente- debilitar los huesos.

Si quisiéramos consumir la misma cantidad de calcio en un vaso de leche vegetal que en uno de leche de vaca, deberíamos recurrir a las marcas industrializadas (AdeS Natural y The Bridge de arroz o avena con extra calcio), pero son muchísimo más caras. Sino, se puede consumir calcio de otros alimentos como los vegetales de hojas verdes, el bróccoli, los porotos y el tofu, pero para esto hay que consultar con un nutricionista por las cantidades que cada uno debería consumir. Si fuera necesario, también existen los suplementos. Además de estos alimentos, Harvard recomienda el ejercicio para crear y mantener huesos fuertes.

Les voy a dejar una receta para hacer leche de nueces. En general, se conoce la de almendras, pero se puede hacer con cualquier nuez. Yo la hice con las comunes y quedó muy rica.

INGREDIENTES (para 4 tazas)

1 T nueces

1 cdita vainilla

1 -2 cditas de miel

3 tazas agua

Remojar las nueces en agua durante 3 horas mínimo.

Colar las nueces y descartar el agua.

P1060208

Colocar en una licuadora las nueces remojadas, la vainilla, la miel y las 3 T de agua.

Licuar y pasar por colador fino o paño.

Tenemos que guardarla en la heladera y dura hasta 2 días.

P1060210

 

Ahora les voy a dejar dos opciones para sustituir quesos: el de untar y parmesano. Personalmente AMO los quesos, pero de vez en cuando hago alguna variante más que nada en su versión untable, que es la que paso a continuación. Esta receta es para hacer un queso de castañas de cajú. La receta es básica, pero le pueden agregar tomates secos hidratados, hongos hidratados, pasta de aceitunas, hierbas, ajo, limón, en fin, cualquier sabor extra.

INGREDIENTES:

2 T castañas de cajú

1 T agua

Sal marina a gusto

Dejar las castañas en remojo por 2 horas.

Colar y descartar el agua.

Licuar las castañas con la sal e ir agregando el agua hasta obtener la consistencia que deseen.

Por otro lado, existe el rawmesan (unión de las palabras en inglés raw -crudo- y parmesan -parmesano-) que es una variante en la cocina cruda del parmesano. Se puede hacer con varios ingredientes: semillas de girasol molidas, cúrcuma, sal marina y pimienta; o nueces molidas, levadura nutricional, hierbas molidas, especias y sal marina; o nueces y semillas de girasol molidas, levadura nutricional y sal marina; o la mezcla que más les guste. Sirve para condimentar pastas, sopas, ensaladas, etc.

Estos muffins son riquísimos, pero -según mi marido- no muy dulces. Es verdad. Creo que estamos tan acostumbrados a comer cosas hiper dulces que cuando lo que probamos tiene menos azúcar, nos parece raro.

Efectivamente no son tan dulces como los muffins que colgué hace unos meses, pero son deliciosos y excelentes como opción para desayunar.

La receta es una versión de unos muffins de café de Heidi Swanson, una bloguera norteamericana. Su blog se llama “101 cookbooks” y comenzó escribiéndolo porque se dio cuenta que tenía más de 100 libros de cocina, pero cocinaba lo mismo una y otra vez. Así se decidió a dejar de comprar libros para empezar a hacer las recetas que ya tenía en su biblioteca y escribir sobre ellas, y sus resultados, en ese espacio.

Ahora ya tiene sus propios libros escritos. Su cocina es por sobre todas las cosas sana y natural. En el libro “Super Natural Cooking (2007)” (que es el que yo tengo) habla de cómo cambiar la despensa de los norteamericanos. Propone sustituir las harinas refinadas, aceites, azúcares, etc. por productos integrales, más nobles y saludables. Debido a su origen, acá no encontramos todas las opciones que propone, pero sí muchas (por suerte cada vez más) así que no es del todo imposible seguir sus consejos. Además de este libro, otros títulos de Swanson son “Super Natural Everyday (2011)” y “Cook: A Fresh Approach to the Vegetarian Kitchen (2004)”.

Los dejo con la receta de los muffins. Como les decía al principio, son levemente dulces e ideales para un rico desayuno. La masa es bastante líquida y quedan húmedos. Les recomiendo que los dejen enfriar bien antes de comer, o sea, háganlos con tiempo (al día siguiente son más sabrosos aún).

INGREDIENTES

2 T harina integral fina

2 cditas polvo para hornear

1/2 cdita sal

1 1/4 T nueces picadas

1 cda sopera panzona de cacao

100 g manteca

3/4 T azúcar rubio

2 huevos

2 cditas de vainilla

1 T yogur natural (yo uso el Claldy porque no tiene ni azúcar ni edulcorante)

puré de 3 bananas

Mezclar la harina, el polvo de hornear, la sal, las nueces y el cacao.

En otro bowl batir la manteca hasta que esté cremosa. Agregar el azúcar y luego los huevos de a uno.

Agregar la vainilla, el yogur y las bananas.

Incorporar los secos lentamente.

Verter la mezcla en moldes de muffins hasta los 3/4 de su altura.

Llevar a horno precalentado a 180ºC por 25 minutos. Es importante que tengan en cuenta que esta masa no solo tiene cacao sino que es de harina integral, por lo que será difícil que se den cuenta cuándo los muffins están dorados. Por las dudas luego de los primeros 20 minutos, pinchen uno de los muffins o vayan rigiéndose por el aroma.

Sacar del horno y enfriar sobre una rejilla hasta el momento de consumir. Los pueden guardar en tupper o lata hasta 3 o 4 días.

P1050492

Esta ensalada la hice ayer después de que mi marido me llamara al mediodía para avisarme que estaba volviendo de una mañana a puro deporte. Así fue como se me ocurrió hacerle una comida saludable y nutritiva para recuperarse de la jornada.

INGREDIENTES:

1 T de quinoa

300 g calabacín

Hojas de espinaca

Un puñado de almendras

1 limón

Aceite de oliva

Sal marina gruesa

Por un lado, corté la calabaza en cubos y la llevé al horno con aceite de oliva y sal marina gruesa. También pueden agregarle unas hierbas para saborizar.

Después preparé la quinoa. Como mencioné en otro post, es muy importante lavar la quinoa tres veces antes de cocinarla. Yo la coloco en un cernidor y debajo del chorro de agua de la canilla. La muevo mucho -bastante- mientras la lavo y luego la pongo en una cacerola con el doble de volumen de agua. (Está lista cuando queda hinchada como en la foto).

Luego de que la calabaza y quinoa están listas, solo queda pasarlas a un bowl, agregarle unas hojas de espinaca, almendras tostadas y saladas cortadas en trozos grandes y zest de limón. Rectificar sazón y agregar un chorro de aceite de oliva.

Esta ensalada es muy sencilla y sabrosa, y fundamentalmente a prueba de paladares tradicionales como el de mi esposo.

P1050532