Archives for category: Pic-nic

imageEste pan parte de la receta de pan de campo de Francis Mallmann. Pensaba hacerla solo con harina integral, pero me quedé sin en plena preparación e improvisé y le puse harina de centeno. Quedó riquísimo, así que va receta.

INGREDIENTES

15 g levadura fresca

1 T agua tibia más otra taza para el amasado

320 g harina integral

180 g harina de centeno

1 cda sal gruesa

1 cda azúcar rubio

1/2 T aceite de oliva

Disolver la levadura en una taza de agua tibia y dejar reposar.

Disponer las harinas en forma de volcán. En el centro colocar la levadura disuelta, el azúcar y el aceite de oliva. Alrededor de la corona de harinas, disponer la sal.

Incorporar los secos a los líquidos de adentro hacia afuera e ir agregando la otra taza de agua tibia a medida que la masa lo pida.

Formar un bollo y dejar leudar tapado por una hora aproximadamente.

Llevar a horno precalentado a 200 C por 30 a 40 minutos.

 

 

Este pan es muy popular en Estados Unidos y va ganando lugar en varios locales de comidas acá también. En general se rellena y se lo conoce por estar presente a la hora del brunch, pero bien se puede disfrutar como almuerzo o merienda. Además, es uno de los preferidos de mi marido y es por eso que lo preparé este domingo.

La verdad es que venía pateándolo para adelante porque el tema de la doble cocción me daba un poco de pereza. Pero una vez que lo hice, les cuento que son una pavada y el paso de hervirlos, previo al horno, es súper rápido y sencillo.

Como todos los panes, lo que necesita es dedicación y cariño. No es necesario que estemos permanentemente mirándolo. Se hace, se deja leudar, volvemos a amasar, dejamos unos minutos más y horno. Que sean varios pasos y que lleve tiempo de espera, desanima un poco, pero yo los aliento a que prueben hacer panes caseros, ¡son mucho más ricos y es muy gratificante!

INGREDIENTES (para 12 panes grandes)

1 kg harina

50 g levadura

25 g sal

550 ml agua tibia

100 ml aceite de oliva

1 huevo (para pintar)

semillas (en este caso, de sésamo)

Formar una corona con la harina sobre la mesada. Espolvorear la sal por el borde. En el centro, deshacer la levadura y agregar el agua y el aceite. Empezar a amasar desde adentro hacia afuera.

Si no están muy duchos con el tema de amasar, les sugiero poner los ingredientes en un bowl grande en lugar de sobre la mesada, porque es fácil que se escape el agua fuera de la corona y hagamos un gran enchastre.

Luego de incorporar los ingredientes y amasar hasta formar un bollo liso, dejar leudar en un bowl tapado hasta que duplique su volumen.

P1060826

P1060828

P1060829

Luego quitar el aire y cortar en 12 porciones. Formar los anillos y dejar leudar nuevamente.

P1060830

Para realizar la primera cocción, calentar agua en una olla y cuando esté hirviendo poner los panes durante un minuto y reservar. Luego pintar con un huevo batido y ponerles las semillas que hayan elegido.

Llevar los panes a horno precalentado a 200ºC durante 20 a 30 minutos, dependiendo del horno.

Estos panes se pueden rellenar como más les guste, desde manteca, jamón y queso hasta queso crema con ciboulette y salmón ahumado. ¡Espero que los prueben!

P1060833

P1060834

 

Ayer fue el cumpleaños de mi marido. Hacía una semana me había comentado de “aquel pan relleno que me hiciste una vez”. Entonces, lo sorprendí y se lo cociné de nuevo para su cumple.

Es una receta muy sencilla y, por sobre todas las cosas, versátil. La saqué del libro de Narda Lepes “Comer y pasarla bien”. Ella la denomina “bollo básico” porque de esta masa hace pan, focaccia, rolls  y calzone.

No solo la masa sirve para varias preparaciones, sino que si hacen el roll, lo pueden rellenar con miles de cosas diferentes. En su libro propone hacerlo con mostaza de Dijon, espolvorearlo con tomillo fresco, frutas secas picadas y fetas de queso brie (¡delicioso!).

Les dejo los ingredientes a continuación y el procedimiento. No pude sacar fotos del procedimiento porque lo hice un poco (solo un poco) a las corridas, pero para ver imágenes de cómo tiene que quedar el fermento y la masa leudada, pueden verlas en los diferentes panes del blog.

Para la masa:

500 g de harina

25 g levadura fresca

1 cdita azúcar

10 g sal

250 a 350 ml agua tibia

50 ml aceite de oliva

 Para el relleno:

un pote de queso blanco

tomates secos hidratados

aceitunas negras

hojas de albahaca

Deshacer la levadura en un bowl. Alimentarla con el azúcar y una cucharada de harina. Agregarle un poco de agua tibia. Dejar fermentar por 10 minutos o hasta que espume.

Disponer la harina en forma de volcán. Esparcir la sal en los bordes del mismo. En el centro, verter el fermento, el agua y el aceite de oliva.

Mezclar de adentro hacia afuera con las manos e irle agregando más agua a medida que la masa lo pida.

Luego de formar un bollo elástico, cubrir con un repasador y dejar leudar por una hora y media o hasta que duplique su volumen.

Luego estirar la masa sobre la mesada. Dejar leudar nuevamente y desgasificar presionando levemente con los dedos.

Untar el queso blanco, disponer los tomates en tiritas, las aceitunas en mitades y las hojas de albahaca. Formar el roll y rociar con aceite de oliva y sal gruesa. Llevar a horno precalentado a 180ºC por 35 a 40 minutos.

P1040785

P1040791

Este sandwich fue uno de mis almuerzos de la semana pasada y les recomiendo que lo prueben porque es súper sabroso.

La idea la saqué del blog “El tenedor rosa” pero le hice una pequeña variante, ya que le agregué unas semillitas de sésamo a las verduras grilladas y, en lugar de tomates secos, usé espinaca fresca.

Ingredientes:

4 panes pita chicos (si tienen grandes, tal vez les dé para dos o tres)

1 berenjena

1 zucchini

Hojas de espinaca

Semillas de sésamo

Aceite de oliva

Humus

Luego de hacer el humus, cortar la berenjena y el zucchini en rodajas. Calentar una plancha o sartén con un poco de aceite de oliva y grillar las verduras. Al darlas vuelta, agregar las semillas de sésamo a gusto.

Quitar de la sartén y reservar. Lavar bien las hojas de espinaca, cortar los panes en mitades y llevar todo junto con el humus a la mesa. Armar los sándwiches untando ambas caras con humus y disponiendo las verduras a gusto.

¡A disfrutar!

Hace un par de semanas vinieron mis hermanos y cuñados a casa e hicimos pizza y fainá.

Si vamos a hacer una cena informal y seremos varios comensales -como era el caso-, es una buena idea hacer este menú ya que, si no tenemos un comedor muy grande, evitamos la necesidad de que todos tengan lugar para apoyar sus platos y comer con cubiertos. Así, logramos un ambiente desestructurado ¡y zafamos de limpiar tanta vajilla!

La receta de esta pizza da como resultado una masa que, para mí, es la ideal, pero hay muchas opiniones sobre cómo debe ser la masa de la pizza. Hay quienes la prefieren bastante gordita, otros chata, chata y muy crocante. A mí me gusta que sea fina, pero que tenga el suficiente espesor como para sentirle el sabor a pan de aceite de oliva. ¿Se entiende?

Otro tema es la salsa de la pizza. Yo no me complico mucho en este tema. Si tengo tiempo, pico ajo, cebolla, morrón, los salteo en aceite de oliva, agrego la salsa de tomate con una cucharada de azúcar, orégano, sal y pimienta. Pero si no tengo tiempo, que fue justamente lo que me pasó ese viernes, caliento la salsa de tomate, le agrego un saborizador, orégano y rectifico sal y pimienta, ¡y listo!

En el caso del fainá, hice una receta básica pero como todos saben, existen tantos sabores para agregarle al fainá como ideas, es decir, muchísimas.

Les dejo las recetas del fainá y la masa y luego los sabores de pizza que hice.

Además, les cuento que el domingo siguiente a esta cena, volvimos a vernos pero con niños y abuelos. Llevé la masa de pizza ya lista y le pedí a mis sobrinos que me ayudaran a amasar y a armar las pizzas. Fue muy divertido y una linda manera de compartir tiempo con ellos. Así que si tienen hijos, hermanitos o sobrinos, les recomiendo que prueben cocinar con ellos. ¡A los niños les encanta amasar!

FAINÁ

500 g harina de garbanzos

1/2 T aceite de oliva

1  litro agua

2 cditas de sal

pimienta

Mezclar todos los ingredientes y precalentar una asadera aceitada. Verter la preparación en la misma y llevarla a horno precalentado a 200ºC. El fainá está listo cuando comienza a craquelarse la superficie.

Les recomiendo comerlo con pimienta blanca molida por encima.

Esta receta me dio para un fainá de medio centímetro de espesor y 40×30 cm.

PIZZA (5 pizzas medianas)

1 kg harina

40 g levadura fresca

1 cdita azúcar

1 cda aceite de oliva

1 cdita sal

agua tibia

Mezclar la levadura, el azúcar y dos cucharadas de harina con agua tibia.

Dejar reposar en un lugar cálido por diez minutos o hasta que espume.

En un recipiente grande poner la harina en forma de corona. Incorporar la sal en el borde y verter en el centro el aceite de oliva, el fermento y comenzar a mezclar agregando agua a medida que la masa lo vaya pidiendo. La masa debe ser suave y elástica.

Tapar con un paño y dejar leudar por una hora o hasta que duplique su volumen.

Llevar nuevamente a la mesada, quitar el aire y dividir la masa en cinco partes. Formar bollos con cada parte y dejar leudar nuevamente.

Si no los van a hacer en seguida, se pueden guardar en la heladera con papel film.

De lo contrario, aceitar la asadera que vayan a usar y colocar la masa estirada. Cada bollo da para una pizza grande.

SABORES:

– muzzarella, tomate fresco y albahaca fresca.

– muzzarella, rúcula y aceite de oliva.

– muzzarella y aceitunas verdes.

– muzzarella, provolone rallado y aceitunas negras.

– muzzarella y jamón.

– muzzarella y roquefort.

– sin salsa: rociar con oliva, colocar papas fileteadas, volver a rociar con oliva y llevar al horno. Servir con romero.

Todos tenemos recetas súper fáciles que sabemos que gustan y nos pueden sacar de un apuro cuando esperamos amigos en casa y no tuvimos tiempo para mucha innovación. En mi caso, son recetas para el té en general, porque para la cena, lo que casi siempre tengo en la despensa es lo básico para armar un risotto. Pero para la hora del té, mis básicos pueden ser alfajorcitos de maicena, una pasta frola, scones, un budín de limón, una torta de naranja, brownies o unas masitas de vainilla que tengo que pasarles porque son una pavada y muy ricas. Todas recetas de “clásicos” de la hora del té que dependiendo de los ingredientes que tenga, saco de la manga.

Además, desde que empecé este blog siento la obligación de cocinar cuando vienen amigos o voy a lo de alguien, porque me preguntan “Con qué nos vas a esperar?” o “Qué vas a traer?” y luego de cada post, aquellos no involucrados en la historia que cuento me “reprochan” (cariñosamente, claro): “Cuándo nos vas a hacer eso a nosotros?”. Y me encanta! Por eso, hago el esfuerzo por cocinar siempre.

Hace dos fines de semana, vinieron mis amigas “de inglés” a casa a tomar el té con los bombones de sus hijos. Las esperé con un budín de limón, básico, básico, pero que fue un éxito. El día estaba espectacular así que les preparé un té helado con naranja para acompañar este budín.

BUDÍN DE LIMÓN

180 g manteca a temperatura ambiente

130 g azúcar

3 huevos

250 g harina 0000

1 cdita de polvo de hornear

Ralladura de 1 limón

Jugo de 1 limón

Batir la manteca blanda con una cuchara de madera, agregar el azúcar e incorporar los huevos de uno mezclando sin batir. Agregar la ralladura y el jugo de limón y, por último, la harina y el polvo de hornear tamizados.

Colocar la preparación en un molde de budín previamente enmantecado y enharinado. Llevar a horno precalentado a 180ºC durante los primeros 10 minutos y luego bajar el fuego a 170ºC y hornear por 30 minutos más.

Cuando esté listo retirar del horno y enfriar sobre rejilla.

Para la cobertura

Jugo de 1 limón

400 g azúcar impalpable

Mezclar ambos ingredientes hasta formar una crema espesa. Cuando el budín haya enfriado, cubrirlo con este baño y dejarlo que endurezca.

TÉ HELADO CON NARANJA

3 cdas de té negro en hebras (yo usé un English Afternoon Tea, puede ser un ceylán o un Earl Grey o cualquiera que se les ocurra pueda quedar rico)

1 litro de agua caliente

1 litro de agua fría

Azúcar rubio

1 naranja

Hielo

Calentar un litro de agua para infusionar el té. Es importante que saquemos el té al cumplir los tres minutos de infusión, ya que, de lo contrario, la bebida quedará muy amarga. Otra cosa que es importante, es que si están utilizando saquitos de té no “estrangulen” el saquito al retirarlo del agua. Lo único que logramos es que todo lo amargo del té quede en nuestra taza o jarra, en este caso.*

Luego completar con otro litro pero de agua fría. Endulzar con dos o tres cucharadas de azúcar rubio y revolver hasta que disuelva.

Cortar la naranja en rodajas y colocarlas en la jarra. Agregar hielo y llevar a heladera por dos horas por lo menos.

* Este tip lo escuché de la tea blender Inés Berton en una entrevista que le hicieron aquí en Montevideo, hace ya un par de años.

Qué tal unos sandwiches para irnos de pic-nic? Pan pita, mostaza de Dijon en una cara, queso crema en la otra, rúcula, brotes de alfalfa, tomate, aceite de oliva y sal, una feta de queso colonia y listo! A disfrutar del día…