Hace unos meses me prohibieron comer azúcar. No es algo definitivo, pero me tengo que cuidar para evitar que sí lo sea.

Siempre me definí como una persona “dulcera” y sin embargo me di cuenta que lo que más me cuesta es moderar mi ingesta de harina más que de azúcar.

En el mercado hay ofertas ricas sin azúcar. En mi opinión son difíciles de encontrar, pero existen. Pero lo más complicado es encontrar productos 100% integrales (que es lo recomendable comer cuando hay que nivelar el azúcar en el cuerpo). El color de la masa 100% integral es marrón y es granulada. Si es blanca con manchitas marrones es mezcla de harina blanca con integral.

Desde ya advierto: olvídense de probar algo sin azúcar y sentir que parece con. A la mayoría de las comidas sin azúcar se les siente el sabor al edulcorante.

En casa uso stevia. Tiene un sabor muy particular y tiendo a usar mucho menos de lo que sugiere el envase. Pero se trata de gustos. Yo intento no sentirle el sabor al edulcorante, pero considero que cada uno debe probar y ajustar la medida de edulcorante. Una relación que yo encontré y me gusta es a 1 taza de azúcar, sustituirla por 1 cda (sopera) de stevia. Pero insisto, es a prueba y error.

Espero que les guste esta torta:

1 1/2 T harina integral

2 cditas polvo para hornear

1/3 cda stevia

2 huevos

2/3 T queso crema

1/2 T aceite de oliva

1 cdita vainilla

2 manzanas verdes

pasas de uva

nueces

manteca

Mezclar los huevos, el queso crema, el aceite, la stevia y la vainilla. Agregar la harina y el polvo para hornear. Verter en molde enmantecado y enharinado.

Pelar las manzanas y cortarlas en gajos finos. Disponerlas sobre la masa. Disponer las nueces en cuartos, pasas y cubitos de manteca sobre las manzanas. Y finalmente, espolvorear con canela.

Llevar a horno precalentado a 180 grados durante aproximadamente 60 minutos.

image

image