Hoy tuve la dicha de compartir el almuerzo con mis compañeras de trabajo. Una de ellas había sugerido conocer “No es pecado” así que allí fuimos.

Se trata de un pequeño restaurant con un ambiente cálido y colorido ubicado en St. Gobain 1635 entre Costa Rica y Potosí.

IMG_3030

 

IMG_3031

IMG_3039

La carta se divide en ensaladas, sandwiches y wraps, platos calientes y postres. Y para tomar, hay refrescos, agua y aguas saborizadas caseras.

Los precios rondan los $150 las ensaladas, sandwiches y wraps $180, platos calientes entre $300 y $500 (salmón, por ejemplo) y postres $120-$150. Siempre hay una sopa del día y una tarta que se puede pedir con ensalada de verdes.

IMG_3037

FullSizeRender (1)

IMG_3044

Destaco que todas las ensaladas eran bien diferentes y tentadoras (algo que cuesta en general encontrar, ya que hay un furor del “colchón de verdes”). Algunas clásicas con un giro como la capresse y otras con cous cous, alcauciles o langostinos. Los platos eran muy ricos. Los presentes en nuestra mesa fueron salmón ahumado, ñoquis de boniatos con mozzarella y salsa de azafrán, sandwich de bondiola y risotto de zapallo, queso azul y pistachos. En el caso del risotto, me encantó la combinación de sabores, pero soy fanática de este plato y debo decir que le faltaba punto. Los postres fueron un éxito y también me gustó la variedad. Había creme brulée, volcán de chocolate, membrillos en almíbar con helado de mascarpone, cheesecake, mini lemon pie y tarteleta de manzana.

“No es pecado” abre de 12 a 20 hs de martes a sábado y es muy acogedor. Tiene pocas mesas por lo que tal vez conviene reservar.