Este domingo nuevamente hubo torta o “tolta”, según Eva, en casa. Cuando hay niños, vale la pena aún más dedicarle un ratito a cocinar. Mi hija es chica todavía, pero ya va captando un montón de cosas como a observar y respetar los procesos así como los tiempos. Esta vez aprovechamos unas manzanas que teníamos y un poco de crema doble que había en la heladera e inventamos una torta.

La nombré “semi-integral” porque no usé 100% harina integral, sino 50-50. Como les decía fue un invento, así que espero no errarle a las cantidades que usé.

1 T crema doble

1 huevo

1 T azúcar mascavo (o rubio)

1 cucharada sopera y muy panzona de miel

1 T harina blanca

1 T harina integral

1 cda de té de polvo de hornear

1 cdita canela

1 cdita sal

Agua cantidad necesaria (yo usé media taza)

3 manzanas medianas

Batir la crema doble y agregarle el huevo, el azúcar y la miel. Luego incorporar los secos y seguir batiendo. Agregar el agua hasta obtener una mezcla suave.

Cortar las manzanas en cubos pequeños y espolvorearlas con harina. Luego, incorporarlas a la masa.

Verter en molde enmantecado y enharinado y cocinar en un horno precalentado a 180ºC durante 45 minutos aproximadamente.

Dejar enfriar, desmoldar y espolvorear con azúcar impalpable.

IMG_1864

IMG_1866 IMG_1865