Hoy hice esta torta para tomar la merienda con mi marido y mi hija. Me pareció interesante tratar de lograr un resultado un poco más saludable que una torta clásica. Pueden hacerla con cacao o cambiar la vainilla por ralladura o hacer los ajustes que quieran. Si bien tiene manteca y hay que moderar su consumo, es un producto natural que sabemos de dónde viene y qué es. Obviamente que engorda, tiene grasa y no hay que comer todos los días, pero todos tenemos derecho a comernos una torta de vez en cuando. Mucho mejor si es casera e integral, y si en vez de azúcar blanco, usamos azúcar mascavo y miel. Espero que les guste.

120 g manteca

1 T o 200 g azúcar mascavo (o azúcar rubio)

1 cda sopera panzona de miel

2 huevos

3 1/4 T o 260 g harina integral de trigo

3 cditas polvo de hornear

1/2 cdita sal

1 1/4 T o 310 ml leche

1 1/2 cdita vainilla

Batir la manteca hasta que esté blanda. Incorporar el azúcar en dos partes batiendo entre cada adición y luego incorporar la miel. Agregar los huevos de a uno mientras se continua batiendo. Cernir los secos por un lado y mezclar la leche con la vainilla por otro. Alternar los secos con los líquidos para incorporar a la mezcla (terminar con los secos). Verter en un molde previamente enmantecado y enharinado y llevar a horno precalentado a 180 grados durante aproximadamente 40 minutos. Pueden hacerle un glasé o espolvorearla con azúcar impalpable y rellenarla con alguna mermelada, o comerla “solita” como lo hicimos en casa.

IMG_1478