Hace un par de fines de semana vinieron amigos a casa a la hora del té. No era la primera vez que hacía estos yo-yos y los repetí porque son un hit. Vale la pena probarlos. Es súper reconfortante cocinar cosas que típicamente compraríamos en una bandejita en la panadería de la esquina y siempre, siempre, son mucho más ricos los caseros que los comprados porque los hacemos con cariño y compramos el chocolate y el dulce de leche que más nos gusta o consideramos ideal para esto.

Para tortas y alfajores compro dulce de leche respostero. Lo prefiero por la consistencia más que nada, porque no me gusta comer un alfajor al que se le caiga el relleno. Prefiero que sea menos líquido, pero es de acuerdo al gusto de cada uno. Si también les gusta el dulce de leche repostero, en los supermercados pueden encontrar de Los Nietitos y de Lapataia. También hay otras marcas que no son estrictamente reposteros, pero son más espesos.

La receta es del libro del Crandon. ¡Que les queden ricos!

YO-YOS

100 g manteca

1/2 T azúcar

1 huevo

1 1/2 T harina

1 1/2 ctas polvo de hornear

pizca de sal

1/4 T leche

1/2 cta vainilla

Batir la manteca hasta que esté cremosa. Agregar de a poco el azúcar y seguir batiendo. Incorporar el huevo.

Cernir en un bowl los secos y agregarlos a la mezcla de manteca alternando con la leche y la vainilla.

Disponer la masa para hacer las tapas de los yo-yo del tamaño que quieran en una placa enmantecada y enharinada. Yo los hice un poco más grandes que los chicos de panadería y me salieron doce yo-yos (24 tapas).

Llevar a horno precalentado a 190ºC hasta que estén dorados.

Rellenar con dulce de leche y bañar con chocolate.

P1060540