Tal vez somos varias las amantes de las ensaladas que quisiéramos incorporarlas como plato en la cena familiar. Pero, en general, para los hombres la ensalada es apenas un acompañamiento. A las parejas o madres de estos hombres, dedico este post.

El lunes hice esta ensalada para cenar en casa. Confieso que me arriesgué porque por más bueno que sea mi marido, la ensalada no es uno de sus platos preferidos y menos aún el queso de cabra. De todas maneras, la hice -pero tenía un plan B en la heladera, no soy tan cruel. La cuestión es que primero, le entró por los ojos y me dijo: “¡Mmm, qué pinta!” Después, la pregunta: “¿Qué tiene?” Acá es cuando intento zafar cada vez que hago algo que puede no gustarle de primera… “Rúcula y ciruelitas… es agridulce”.

Luego del primer bocado no me miró muy convencido, pero ya en el segundo me dijo que le había gustado… avanzada la cena (y la ensalada) me dijo que el queso de cabra “pasaba” entre los demás sabores. O sea que, resumiendo, fue un éxito.

Mi intención no es dejar a los hombres como tontos, ni mucho menos, lo que pasa es que a la mayoría les gusta el asado, las milanesas y la carne al horno (todo con papas, claro) porque es lo que les hacían de chicos y no les interesa probar otras cosas porque eso les gusta. Yo hace ocho años me propuse como objetivo mostrarle sabores nuevos y expandir su paladar, básicamente por mi gusto por la comida. No estaba “mal” que solo le gustaran esas cosas, pero sentía que había todo un universo que él desconocía. Y por ahora ha sido un éxito. Lo único que no tiene marcha atrás es su repudio al pescado y todo lo que venga del mar -menos los buñuelos de algas- ¡y eso que es surfista!

Bueno, les dejo la receta para esta ensalada y espero que la hagan porque es deliciosa.

INGREDIENTES (para 2 porciones generosas):

3 ciruelas

1 atado de rúcula

1 puñado de albahaca

1 puñado de nueces

queso de cabra

aceite de oliva

sal y pimienta

PROCEDIMIENTO:

Cortar las ciruelas en mitades y quitar el carozo. Colocar aceite de oliva en una plancha caliente y grillar las mitades de ciruelas.

Colocar la rúcula y albahaca lavadas en una fuente y rociarlas con aceite de oliva, sal y pimienta.

Colocar las ciruelas, el queso de cabra y las nueces y volver a rociar con oliva.

P1050614