Ayer vinieron unos amigos y mi hermana y mi cuñado a casa y disfrutamos de una rica cena y una charla muy divertida.

Como plato principal se me ocurrió hacer uno de mis platos preferidos: risotto; y como tenía calabacín en casa, lo aproveché para la cena.

INGREDIENTES (para 6 personas):

480 g arroz carnaroli (o arborio)

1 y media cebollas

3 dientes de ajo

150 g manteca

1,5 T vino blanco

1,5 l caldo de verduras

600 – 700 g calabacín (la verdad es que lo puse a ojo y no estoy segura del peso, pero como referencia tomen eso)

tomillo

150 g queso parmesano

queso brie

sal y pimienta

Cortar la calabaza en cubos y llevarla al horno con aceite de oliva, sal, pimienta y unas ramitas de tomillo.

Cuando esté cocida, sacar del horno y hacer un puré (sin el tomillo). Reservar.

Picar la cebolla y el ajo y rehogar en 100 g de manteca.

Agregar el arroz y dejar que se transparente.

Agregar el vino blanco y revolver. Luego de que haya evaporado el alcohol, agregar de a dos cucharones el caldo caliente y revolver. Cuando se absorba, agregar más caldo y revolver otra vez. Siempre de a poco; es el secreto del risotto.

Luego de que se haya absorbido el último cucharón de caldo (o que esté en el punto el risotto), apagar el fuego y agregar el resto de la manteca, el parmesano rallado y el puré de calabaza. Revolver nuevamente. Rectificar sal y pimienta.

Para servir, agregarle un trozo generoso de brie y una ramita de tomillo. También le pueden agregar unas almendras tostadas cortadas groseramente.

Espero que les haya gustado esta receta y, por sobre todas las cosas, ¡que la hagan!

photo (3)

photo (2)