El sábado pasado mi marido y yo paseamos por Ciudad Vieja.

Hoy les voy a recomendar dos lugares. Primero una chocolatería y luego un restaurant.

La primera parada que hicimos fue en la chocolatería “Volverás a mí” en Pérez Castellano 1461 casi 25 de mayo. Creo que es la única chocolatería de este tipo en Montevideo. Vale la pena la visita y la compra de algún que otro manjar.

En el local nos invitaron con chocolate con jengibre fresco rallado, chocolate amargo al 70% de Papúa Nueva Guinea y, además, nos regalaron un chocolate caliente delicioso.

La oferta es muy interesante y cuidada. Se basa en chocolate amargo elaborado en base a 70% de cacao orgánico traído de distintos lugares del mundo, lascas de chocolate con sabores -jengibre, chile, sal marina-, bombones con rellenos frutales, discos de chocolate con frutas secas y alfajores. Uno de los rellenos que más me llamó la atención fue el de queso azul.

En esta oportunidad, compré una lata de chocolate amargo de Papúa Nueva Guinea ($300) y alfajores de nuez y de pasas al ron ($35 c/u).

Tal como lo dice el nombre, no pasará mucho tiempo hasta que vuelva por los bombones de queso azul, las lascas de sal marina y los demás productos. Una vez que entramos a “Volverás a mí”, el hechizo comienza.

Después fuimos a almorzar a “Doméstico”*, el restaurant ubicado en La Pasionaria -Reconquista 587.

La carta es muy interesante. Tiene algunas entradas, platos fuertes (uno con carne vacuna, otro con pollo, pescado y una pasta), postres, bebidas y algunos detalles para el desayuno o té.

En esta oportunidad mi marido pidió unos “desnuditos” (ñoquis) de ricota y rúcula con tomates cherry, aceite de oliva, parmesano y zest de limón que estaban muy ricos. Yo pedí un curry de pollo que estaba increíble. Tenía yogur, jengibre, hierbas y almendras y venía con un arroz aromatizado con lapsang souchong y un puré de hinojos trufados que era una delicia.

Para tomar, mi esposo pidió un refresco y yo un té helado de jengibre, menta y limón que estaba muy bueno. De postre pedimos una trufa de chocolate blanco con maracuyá y frutillas picantes. También, riquísimo.

Comimos muy bien, el servicio fue muy bueno y además nos pareció muy bien de precio. Pagamos $675. Me arrepiento de no haber llevado mi cámara para registrar las delicias de “Doméstico”. Espero que vayan ustedes y las vean “en vivo y en directo”.

* También están en Facebook.