El domingo pasado fue el bautismo del más pequeño de mis sobrinos e hice cupcakes de postre para el festejo.

Se me ocurrió hacerlas de chocolate rellenas de dulce de leche y con un baño de merengue en lugar del clásico de manteca, ya que en esta oportunidad, me parecía demasiado.

Volví a utilizar la receta de mi amiga Car pero su versión de chocolate. Y, para el baño, usé la receta del libro del Crandon de “Baño ornamental” ya que parecía el indicado para decorar estas cupcakes.

INGREDIENTES

350 g harina 0000

80 g cacao

2 cdas de té de polvo de hornear

225 g de manteca

400 g de azúcar

4 huevos grandes

250 ml de leche

1 cdita de vainilla

Dulce de leche

Precalentar el horno a 180ºC por 10 minutos por lo menos.

Colocar los papeles de cupcakes en el molde.

Batir con batidora eléctrica la manteca y el azúcar hasta que esté cremoso.

Agregar la vainilla, y los huevos de a uno y batir antes del siguiente.

Alternar la harina, el cacao y el polvo de hornear cernidos con la leche a razón de 1/3 de harina, 1/2 de leche, para terminar con la harina.

Verter masa en los moldes hasta 1/3 de su altura.

Poner una cucharadita de dulce de leche.

Cubrir con masa hasta completar los 3/4 de la altura del molde.

Llevar a horno durante 20 minutos.

Retirar del horno y enfriar en rejilla.

BAÑO “ORNAMENTAL”

2 T azúcar

1 T agua tibia

3 claras

1 cdita de vainilla

1/2 cdita de cremor tártaro

Disolver el azúcar con el agua en una olla a fuego bajo y hacer un almíbar hasta punto hilo (es el punto en que, al dejarlo caer desde la cuchara, se corta y tiende a subir sutilmente).

Batir las claras con la vainilla y el cremor tártaro hasta medio punto y luego verter en forma de hilo el almíbar. Cuando se hayan formado picos, apagar la batidora, colocar el baño en manga y decorar las cupcakes.