Existen un millón de recetas de brownies. Yo descubrí ésta hace bastante poco y la verdad que queda muy rica.

La utilicé para hacer una torta brownie para un cumpleaños y para hacer cuadraditos de brownie para el té.

Cuando hice la torta brownie, usé un chocolate medio amargo y avellanas, mientras que en la segunda oportunidad usé un chocolate súper amargo y nueces, por eso van a ver que en las fotos el color de la masa es bien oscuro. Pero si no les gustan sus brownies tan amargos, pueden usar un chocolate menos amargo.

Lo más importante de estas preparaciones, es el tiempo en el horno, ya que el punto que tenemos que lograr al sacar la masa inmediatamente del horno, da la impresión que está cruda, pero al enfriarse toma la consistencia “chiclosa” característica de los brownies. Puede suceder que la primera vez que hagan brownies se les pasen de cocción – es lo más normal del mundo- pero una vez que vean cuánto lleva la masa de acuerdo a su horno, no van a tener más problema.

BROWNIES

185 g chocolate amargo

185 g manteca

3 huevos

280 g azúcar

120 g harina

40 g cacao amargo

150 g nueces (o avellanas, almendras, chocolate blanco, etc)

Derretir en fuego mínimo el chocolate picado con la manteca revolviendo constantemente con cuchara de madera.

Una vez que se derrita, quitar del fuego para evitar que se queme.

Batir los huevos junto con el azúcar hasta que quede una mezcla cremosa.

Agregarle el chocolate y la manteca derretidos y mezclar.

Tamizar la harina junto con el cacao e incorporar con movimientos envolventes a la mezcla de azúcar, huevos, chocolate y manteca. Luego agregar las nueces picadas.

Verter en molde enmantecado y enharinado y llevar a horno precalentado suave (160ºC) por 25 minutos*. Retirar, dejar enfriar y cortar en cuadraditos.

* Mi horno es bastante fuerte, y me llevó 25 minutos pero pueden ser entre 30 y 35 también.

TORTA BROWNIE

Hacer la receta de brownie. Como les decía, en esta oportunidad usé chocolate semi amargo y avellanas y utilicé un molde redondo. Luego de retirar del horno, cuando esté frío, untar con dulce de leche y verter un baño de merengue cocido.