Los días de lluvia me divierte mucho hacer conservas. En esta oportunidad quise aprovechar los duraznos de estación e inmortalizarlos en una deliciosa mermelada. Además, había comprado una vaina de vainilla así que la aproveché para darle un sutil aroma a esta conserva. También podríamos usar unas monedas de jengibre en lugar de vainilla, seguro queda bueno.

Si quieren que sus dulces se mantengan por varios meses, tienen que esterilizar los frascos y seguir un procedimiento de envasado apropiado. En mi caso, esterilicé los frascos (hirviéndolos, junto con las tapas, con paños en el fondo de la olla y entre los frascos mismos) pero sé que la mermelada se va a consumir próximamente, por lo cual no seguí un procedimiento estricto para envasarla.

Ingredientes:

1 kg duraznos

1 vaina de vainilla

500 g azúcar

1 1/2 T agua

Procedimiento:

Pelar y cortar los duraznos en cubos. Llevar a una olla con la vaina, el azúcar y el agua a fuego bajo.

Dejar hasta que tome la consistencia de una mermelada (a mi me llevó una hora, revolviendo de vez en cuando).

Envasar.