Todos tenemos recetas súper fáciles que sabemos que gustan y nos pueden sacar de un apuro cuando esperamos amigos en casa y no tuvimos tiempo para mucha innovación. En mi caso, son recetas para el té en general, porque para la cena, lo que casi siempre tengo en la despensa es lo básico para armar un risotto. Pero para la hora del té, mis básicos pueden ser alfajorcitos de maicena, una pasta frola, scones, un budín de limón, una torta de naranja, brownies o unas masitas de vainilla que tengo que pasarles porque son una pavada y muy ricas. Todas recetas de “clásicos” de la hora del té que dependiendo de los ingredientes que tenga, saco de la manga.

Además, desde que empecé este blog siento la obligación de cocinar cuando vienen amigos o voy a lo de alguien, porque me preguntan “Con qué nos vas a esperar?” o “Qué vas a traer?” y luego de cada post, aquellos no involucrados en la historia que cuento me “reprochan” (cariñosamente, claro): “Cuándo nos vas a hacer eso a nosotros?”. Y me encanta! Por eso, hago el esfuerzo por cocinar siempre.

Hace dos fines de semana, vinieron mis amigas “de inglés” a casa a tomar el té con los bombones de sus hijos. Las esperé con un budín de limón, básico, básico, pero que fue un éxito. El día estaba espectacular así que les preparé un té helado con naranja para acompañar este budín.

BUDÍN DE LIMÓN

180 g manteca a temperatura ambiente

130 g azúcar

3 huevos

250 g harina 0000

1 cdita de polvo de hornear

Ralladura de 1 limón

Jugo de 1 limón

Batir la manteca blanda con una cuchara de madera, agregar el azúcar e incorporar los huevos de uno mezclando sin batir. Agregar la ralladura y el jugo de limón y, por último, la harina y el polvo de hornear tamizados.

Colocar la preparación en un molde de budín previamente enmantecado y enharinado. Llevar a horno precalentado a 180ºC durante los primeros 10 minutos y luego bajar el fuego a 170ºC y hornear por 30 minutos más.

Cuando esté listo retirar del horno y enfriar sobre rejilla.

Para la cobertura

Jugo de 1 limón

400 g azúcar impalpable

Mezclar ambos ingredientes hasta formar una crema espesa. Cuando el budín haya enfriado, cubrirlo con este baño y dejarlo que endurezca.

TÉ HELADO CON NARANJA

3 cdas de té negro en hebras (yo usé un English Afternoon Tea, puede ser un ceylán o un Earl Grey o cualquiera que se les ocurra pueda quedar rico)

1 litro de agua caliente

1 litro de agua fría

Azúcar rubio

1 naranja

Hielo

Calentar un litro de agua para infusionar el té. Es importante que saquemos el té al cumplir los tres minutos de infusión, ya que, de lo contrario, la bebida quedará muy amarga. Otra cosa que es importante, es que si están utilizando saquitos de té no “estrangulen” el saquito al retirarlo del agua. Lo único que logramos es que todo lo amargo del té quede en nuestra taza o jarra, en este caso.*

Luego completar con otro litro pero de agua fría. Endulzar con dos o tres cucharadas de azúcar rubio y revolver hasta que disuelva.

Cortar la naranja en rodajas y colocarlas en la jarra. Agregar hielo y llevar a heladera por dos horas por lo menos.

* Este tip lo escuché de la tea blender Inés Berton en una entrevista que le hicieron aquí en Montevideo, hace ya un par de años.