Archives for the month of: November, 2011

El sábado pasado, mi ahijada festejó su cumpleaños número cinco con sus compañeros de clase. Como la mayoría de las niñas de esa edad, quería tooodo rosado y el “motivo” era Hello Kitty. Mi cuñada me pidió que hiciera cupcakes para el evento, considerando que la mitad de los invitados eran niñas y la otra mitad niños, así que me aventuré a hacer 48 cupcakes para la celebración.

Luego de una corta visita de mi amiga Carla a Montevideo, mientras conversábamos, le comenté de esta tarea y compartió conmigo una receta de cupcakes que había aprendido en un curso en Ginebra, donde está viviendo en este momento.

La receta es riquísima. Y el resultado fue un éxito! Los dejo con el paso a paso y las imágenes.

CUPCAKES DE VAINILLA (para 24 unidades)

Ingredientes:

450 g harina

2 cdas de polvo de hornear

225 g manteca

400 g azúcar

4 huevos grandes

250 ml leche

1 cdita vainilla

Moldes de papel para cupcakes

Crema de manteca a la americana:

225 g manteca

500 – 600 g azúcar impalpable tamizada

10 ml leche

2 cditas de vainilla

Colorante

Lámina comestible de “Hello Kitty”

Pastillas, grageas, etc.

Manga para decorar

Para las cupcakes:

Precalentar el horno a 180ºC por 10 minutos por lo menos.

Colocar los papeles de cupcakes en el molde.

Batir con batidora eléctrica la manteca y el azúcar hasta que esté cremoso.

Agregar la vainilla e incorporar bien.

Agregar los huevos de uno e incorporar bien luego de cada adición.

Alternar la harina y el polvo de hornear con la leche a razón de 1/3 de secos, 1/2 leche, 1/3 secos, etc, para terminar con harina.

Verter la masa en los moldes hasta 3/4 de los mismos.

Llevar a horno durante 20 a 25 minutos.

Retirar del horno y enfriar en rejilla.

Para la crema de manteca:

Con ayuda de un batidor eléctrico, mezclar la manteca con la leche, la vainilla y la mitad del azúcar impalpable hasta conseguir una mezcla bien lisa.

Ir agregando de a poco el resto del azúcar impalpable, batiendo luego de cada pequeña adición. Debemos lograr una mezcla suave pero no líquida. Al terminar incorporé el colorante, unas gotitas de rojo para las niñas y otras de azul para los varones. Por la cantidad de manteca que tenía el baño, el azul terminó siendo un verde azulado, pero quedó divertido también.

Se puede llevar a la heladera hasta tres horas antes de usar, ya que debe estar a temperatura ambiente para utilizarlo sobre las cupcakes.

Para decorar:

Pueden comprar mangas descartables, que rondan los $12. Yo compré dos, una para cada color. Para utilizarlas, primero tienen que colocarle el baño, y luego lo llevan a 2 o 3 cm más o menos de la punta. Tienen que liberar la zona más alta, la abierta, para tornearla o cerrarla, y colocan la mano ahí. Luego cortan la punta de la manga, de acuerdo al grosor que deseen para decorar y van presionando de a poco y decorando las cupcakes. No sujeten la manga por el medio, porque el baño saldrá por arriba, por eso es importante el primer paso previo a cortar la salida de la crema.

Luego pueden colocar una lámina, como en este caso, o grageas de colores y pastillitas, que salen más o menos $26 cada bolsa. Yo utilicé una bolsita de colores para las 24 cupcakes verdes y media de corazones para las rosadas.

Para almacenar las cupcakes, lo ideal es hacerlo por separado. Las cupcakes cocidas por un lado, en un recipiente hermético (fuera de la heladera) y la crema por otro lado en otro recipiente hermético en la heladera. Es conveniente armarlas el día que se van a consumir, pero pueden guardarse armadas en la heladera herméticamente durante dos días más o menos.

Tips:

– Los moldes de papel, grageas y mangas (entre otras mil cosas) se pueden conseguir en Jorge Aguiar y Asociados y en Zanetti (Aquí es donde yo compro en general, obviamente debe haber un montón de otros lugares). Y las láminas comestibles también se mandan a hacer en Zanetti o en Effa’s Party. Pueden hacerse individuales, como en éste caso o más grandes para tortas enteras. (Sé que en esta última empresa también venden moldes de papel y grageas, pero nunca fui, ya que quién se encargó de las láminas fue mi cuñada.)

Advertisements

Todos tenemos recetas súper fáciles que sabemos que gustan y nos pueden sacar de un apuro cuando esperamos amigos en casa y no tuvimos tiempo para mucha innovación. En mi caso, son recetas para el té en general, porque para la cena, lo que casi siempre tengo en la despensa es lo básico para armar un risotto. Pero para la hora del té, mis básicos pueden ser alfajorcitos de maicena, una pasta frola, scones, un budín de limón, una torta de naranja, brownies o unas masitas de vainilla que tengo que pasarles porque son una pavada y muy ricas. Todas recetas de “clásicos” de la hora del té que dependiendo de los ingredientes que tenga, saco de la manga.

Además, desde que empecé este blog siento la obligación de cocinar cuando vienen amigos o voy a lo de alguien, porque me preguntan “Con qué nos vas a esperar?” o “Qué vas a traer?” y luego de cada post, aquellos no involucrados en la historia que cuento me “reprochan” (cariñosamente, claro): “Cuándo nos vas a hacer eso a nosotros?”. Y me encanta! Por eso, hago el esfuerzo por cocinar siempre.

Hace dos fines de semana, vinieron mis amigas “de inglés” a casa a tomar el té con los bombones de sus hijos. Las esperé con un budín de limón, básico, básico, pero que fue un éxito. El día estaba espectacular así que les preparé un té helado con naranja para acompañar este budín.

BUDÍN DE LIMÓN

180 g manteca a temperatura ambiente

130 g azúcar

3 huevos

250 g harina 0000

1 cdita de polvo de hornear

Ralladura de 1 limón

Jugo de 1 limón

Batir la manteca blanda con una cuchara de madera, agregar el azúcar e incorporar los huevos de uno mezclando sin batir. Agregar la ralladura y el jugo de limón y, por último, la harina y el polvo de hornear tamizados.

Colocar la preparación en un molde de budín previamente enmantecado y enharinado. Llevar a horno precalentado a 180ºC durante los primeros 10 minutos y luego bajar el fuego a 170ºC y hornear por 30 minutos más.

Cuando esté listo retirar del horno y enfriar sobre rejilla.

Para la cobertura

Jugo de 1 limón

400 g azúcar impalpable

Mezclar ambos ingredientes hasta formar una crema espesa. Cuando el budín haya enfriado, cubrirlo con este baño y dejarlo que endurezca.

TÉ HELADO CON NARANJA

3 cdas de té negro en hebras (yo usé un English Afternoon Tea, puede ser un ceylán o un Earl Grey o cualquiera que se les ocurra pueda quedar rico)

1 litro de agua caliente

1 litro de agua fría

Azúcar rubio

1 naranja

Hielo

Calentar un litro de agua para infusionar el té. Es importante que saquemos el té al cumplir los tres minutos de infusión, ya que, de lo contrario, la bebida quedará muy amarga. Otra cosa que es importante, es que si están utilizando saquitos de té no “estrangulen” el saquito al retirarlo del agua. Lo único que logramos es que todo lo amargo del té quede en nuestra taza o jarra, en este caso.*

Luego completar con otro litro pero de agua fría. Endulzar con dos o tres cucharadas de azúcar rubio y revolver hasta que disuelva.

Cortar la naranja en rodajas y colocarlas en la jarra. Agregar hielo y llevar a heladera por dos horas por lo menos.

* Este tip lo escuché de la tea blender Inés Berton en una entrevista que le hicieron aquí en Montevideo, hace ya un par de años.

¿Quién dijo que las lentejas son sólo para el invierno? Les voy a dejar una receta deli de una ensalada de lentejas con arroz integral, tomate y cilantro que almorcé hace unos días. La probé por primera vez en lo de mi amiga Nati, con arroz blanco y perejil, pero tenía arroz integral y cilantro y quedó buenísima también.

Podemos preparar el arroz y las lentejas con anticipación y armarla en el momento, o dejarla preparada para llevar al trabajo y comer algo súper sano y nutritivo.

ENSALADA DE LENTEJAS

1 taza de lentejas

1 taza de arroz integral

2 tomates

cilantro fresco a gusto

Las lentejas deben remojarse en el doble de su volumen de agua durante 8 horas. Luego deben deshechar el agua, llenar una olla con agua y hervirlas hasta que estén tiernas. Si tienen a mano, o quieren comprar, es recomendable que agreguen al agua de cocción un trozo de alga (kombu o wakame preferiblemente), para mejorar la digestibilidad de las legumbres.

Al mismo tiempo pueden ir preparando el arroz. El arroz integral tiene una relación agua-arroz diferente a la del arroz blanco, así que deberán colocar por una taza de arroz integral, dos tazas y media de agua.

Luego que las lentejas estén cocidas y el arroz listo, verter en una fuente e incorporar los tomates picados en cubitos chiquitos. Condimentar y agregar el cilantro a gusto.

Espero que la disfruten, a mi me encanta!

 

En dos diferentes ocasiones hice estos scones. Ambos deliciosos. El clásico es una receta de Dolli Irigoyen de su programa “Te estoy esperando”. Sin duda es la receta más rica que he probado de scones. Los serví con manteca y mermelada y los acompañé con una limonada endulzada con almíbar de azúcar rubio y jengibre, riquísima.

La otra receta es de Pedro Lambertini, también de su programa de ElGourmet.com, “U.N.O. Único, Natural y Orgánico”. Estos scones son integrales y dulces, pero en su medida justa. Este chef elige que sus recetas sean medianamente dulces y está buenísimo. El único inconveniente es que pueden comer un montón y nunca se van a empalagar.

Les dejo las recetas y espero que agasajen a sus personas queridas con ellas.

SCONES CLÁSICOS

Crema de leche  1/4 Taza

Harina 0000  300 grs.

Huevos  1

Leche  1/4 Taza

Manteca 100 g

Polvo de hornear  1 1/2 cditas.

Sal   Una pizca

Mezclar la manteca con la harina, el polvo de hornear y la sal.

Batir el huevo con la leche y la crema y tomar la masa con las manos.

Estirar con un palote hasta 1 a 2 cm y cortar los scons.

Disponer en una placa enmantecada en un horno precalentado a 180 Cº durante 15 minutos.

SCONES INTEGRALES

Pasas de uva  2/3 Taza

Avena arrollada fina  2 Tazas

Azúcar impalpable Cantidad necesaria

Azúcar rubio  1/2 Taza

Bicarbonato de sodio  1 cda.

Esencia de Vainilla  1 cda.

Harina integral fina  3 Tazas

Leche  1 Taza

Manteca 225 g

Polvo de hornear  15 grs.

Ralladura de 1 naranja

Sal   Una pizca

Poner en un bowl la avena, el azúcar rubio, la harina integral, el polvo de hornear, el bicarbonato de sodio, la sal y la manteca fría.

Integrar los ingredientes hasta obtener un arenado.

Perfumar con ralladura de naranja y la esencia de vainilla.

Unir la preparación con la leche.

Poner en la mesada y colocar por encima las pasas de uva.

Cortar y distribuirlos en una placa para horno aceitada (el aceite puede ser de girasol, arroz, etc. pero no de oliva).

Pintar con crema y espolvorear con azúcar impalpable.

Llevar a horno precalentado a 160°.

Esta semana estuve incursionándome en algunas recetas con proteínas vegetales, en particular con seitán y tofu. Estuve releyendo un libro que me había comprado hace un par de años que se llama “El libro de las proteínas vegetales” de Montse Bradford y es muy completo e informativo. Explica cuáles son las proteínas vegetales y cómo debemos cocinarlas, cuáles son los efectos de las proteínas animales en nuestro cuerpo, cuáles son nuestras necesidades proteinicas y cómo hacer la transición de proteínas animales a vegetales, además de dar un montón de recetas útiles y sabrosas.

Las proteínas vegetales son las legumbres, el tofu, el tempeh, el seitán, las semillas y los frutos secos. A pesar que no entra en ninguna de estas categorías, recordemos que la quinoa tiene un alto contenido de proteína, tal como vimos en una publicación anterior.

Es importante saber que las proteínas vegetales son de menor concentración que las animales, por lo cual la ingesta de las primeras debe ser mucho mayor que la de las segundas para satisfacer nuestras necesidades. Esto me lleva a lo más importante, aún, que quería mencionar: no hagan la transición sin asesorarse con un médico. Es muy fácil alimentarse mal y poner nuestra salud en juego si no estamos bien informados, así que si elijen ser vegetarianos o veganos, primero contacten un nutricionista para que los guíe. Hecha esta aclaración, continúo…

Las recetas que hice fueron empanadas de seitán y zucchini y pasta integral con tofu. El seitán lo pueden comprar congelado en las tiendas especializadas o en un supermercado, mientras que el tofu seguramente lo consigan sólo en tiendas especializadas.

EMPANADAS DE SEITÁN Y ZUCCHINI

El seitán es la proteína del trigo. Se la llama “carne vegetal” porque puede sustituir la carne animal en casi todas las preparaciones y porque además tiene una consistencia y color que recuerdan a la misma. Para cocinarlo podemos saborizarlo y luego prepararlo de varias maneras.

5 filetes de seitán

salsa de soja

2 zucchinis

1 cebolla

semillas de sésamo integrales

albahaca seca

masa para 12 empanadas

Colocar los filetes en salsa de soja durante una hora y luego cortarlos en cubitos.

Saltear la cebolla en aceite de oliva, agregar el zucchini en cubos y al retirar del fuego, agregar el seitán, las semillas de sésamo y un poco de albahaca seca.

Luego que el relleno esté a temperatura ambiente, colocarlo sobre cada tapa y armar las empanadas. Llevar a horno moderado hasta que estén doradas.

PASTA INTEGRAL CON TOFU

El tofu proviene de la soja amarilla. Para cocinarlo es bueno hacer una precocción hiviendo las porciones que vayamos a consumir en agua con salsa de soja y una tira de alga durante unos 10 a 15 minutos. Podemos saborizar con otras hojas, pero incluir algas en el agua de cocción del tofu, al igual que el de las legumbres, colabora con la digestibilidad de estos alimentos.

Luego de esta precocción, podemos cocinarla a la plancha, al horno, frita, etc. Si la cocción será más larga, no es necesario hacer la precocción, y si dejamos el tofu marinando por más de dos horas también podemos evitar ese primer paso.

Para almacenar tofu, tenemos que cubrirlo con agua y cambiarla todos los días para que nos dure unos 9 días en la heladera aproximadamente.

4 fetas de tofu

una alga kombu

salsa de soja

una zanahoria

pasta integral

ciboullette

Preparar la pasta integral y colar. Pelar una zanahoria, cortarla en rodajas y poner a hervir.

Luego de precocinar el tofu, lo dejamos secar y lo grillamos a la plancha.

Armado: Disponer en una fuente de la pasta, el tofu cortado en trozos más pequeños, las zanahorias y unas hojitas de ciboullette. Luego rociar con aceite de oliva.

Qué tal unos sandwiches para irnos de pic-nic? Pan pita, mostaza de Dijon en una cara, queso crema en la otra, rúcula, brotes de alfalfa, tomate, aceite de oliva y sal, una feta de queso colonia y listo! A disfrutar del día…