Hace un par de semanas dos amigas me pasaron dos ideas muy buenas. María, que vive en Barcelona, me comentó que salió a comer y pidió una ensalada que le encantó, llamada “caprina” y me la describió para que la probara. Y la segunda, fue Gaby, quién pasa a diario para ir a trabajar, por una frutería y verdulería que le pareció fantástica y me recomendó sabiamente.

La cuestión es que el lunes fui hasta Avda. Brasil y José Félix Zubillaga a “chusmear” en el local recomendado.

La verdad es que está buenísimo. El local se llama “Miguel Gentile” y tiene todo tipo de frutas y verduras, frescas o congeladas (hay pulpa de maracuyá congelada, que no había visto en ningún lado y está bueno para cuando no encontramos maracuyá fresco), hierbas, brotes, hongos, flores… de todo.

Compré una escarola, dos lechugas romanas (mi favorita), 500 g de tomates perita mini, medio kilo de cebollines y medio de papines, tres zucchinis, 250 g de frutas del bosque congeladas, un pomelo, seis manzanas y cuatro naranjas de jugo. Gasté 346 pesos. No me pareció muy barato, pero hay que tener en cuenta que las frutas rojas congeladas y el maracuyá salen 120 pesos el paquete.

De noche, se me ocurrió prepararme la ensalada en cuestión. La receta original que me pasaron es diferente, pero la adapté a lo que tenía y quedó riquísima.

ENSALADA CAPRINA

Mezcla de verdes (en este caso, escarola y lechuga romana)

Zucchini grillado

Tomates perita

Queso feta

Aceitunas negras

Mermelada de tomate (yo tenía una orgánica de Campo Claro que me gustó mucho)

Cortar los zucchinis transversalmente. Calentar una sartén con un poquito de aceite de oliva y colocar los zucchinis de un lado y el otro, hasta que se “marquen” con las rayas de la sartén.

Disponer los verdes en el plato, rompiéndolos con la mano, encima colocar el tomate cortado en mitades, los zucchinis, el queso feta y las olivas. Rociar con aceite de oliva, sal y pimienta y por encima, poner unas cucharaditas de la mermelada.

Para quienes gustan de lo agridulce, esta ensalada será un éxito.  A mi me encantó.