Como les prometí, les voy a pasar la receta del Spaghetti alla Carbonara que cenamos el sábado pasado y la creme brulee de Earl Grey, que fue el postre.

La receta de la pasta la saqué de Jamie Oliver de su libro “La Cocina Italiana de Jamie”, que fue un regalo de cumpleaños del divino de mi marido.

SPAGHETTI ALLA CARBONARA (para 6p)

Aceite de oliva

6 fetas de panceta

Sal marina y pimienta negra recién molida

700 g spaghetti

6 yemas de huevo

150 ml de crema de leche

150 g queso parmesano

Ralladura de un limón

Perejil

Aceite oliva extra virgen

Calentamos una sartén grande y echamos un chorro de aceite de oliva donde saltearemos la panceta hasta que esté dorada. Mientras tanto ponemos agua a calentar con sal y hacemos la pasta al dente.

Cuando cocino con aceite de oliva, ya sea salteando vegetales o en panes, uso aceite de oliva común, la que no dice nada, ni virgen ni extra virgen. Pero para comer crudo en pastas o ensaladas, compro extra virgen.

En un bowl, batir las yemas, la crema, la mitad del parmesano, la ralladura de limón (no saben qué rico queda el limón en esta preparación!) y el perejil.

Cuando la pasta esté pronta, antes de colarla, reservamos una taza, más o menos, del líquido de cocción y la colamos. Luego incorporamos la pasta a la mezcla de yemas y revolvemos bien. Pasamos todo a la olla donde hicimos la pasta o a donde vayamos a servirla e incoporamos la panceta. En caso que esté demasiado espesa la mezcla, le agregamos un poco del líquido de cocción que separamos (yo lo usé casi todo).

Para servir agregar queso parmesano, pimienta negra recién molida y un buen chorro de aceite de oliva extra virgen.

CREME BRULEE DE EARL GREY (para 6p)

1/2  T de azúcar

2 T crema de leche

3 cdas de té en hebras Earl Grey

5 yemas

Disponer la crema de leche en una cacerola y llevar a hervor.

Retirar del fuego, agregar el té y dejar reposar por 5 minutos.

En un bowl batir las yemas con el azúcar. Verter sobre esta mezcla la crema de leche colada (para sacar las hebras de té) y mezclar bien.

Rellenar los moldes individuales y cocinar a baño María en un horno precalentado de 160ºC por 40 minutos.

Podemos hacer las cremas con anticipación y guardarlas en la heladera hasta el momento de servirlas. Antes de llevarlas a la mesa, espolvorear la superficie con azúcar y quemar con un soplete o plancha de hierro hasta que caramelice.