Me encanta la granola. Y más que nada, me gusta hacerla yo misma. Lo que me pasa es que nunca encuentro una que tenga todo lo que yo quiero, entonces la mejor solución fue empezar a hacerla en casa.

Lo bueno de la granola es que podemos ponerle de todo. Básicamente, tiene que tener avena arrollada, frutas secas y semillas. Partiendo de esta base, podemos hacer un montón de variedades de granola.

También hay distintas maneras de hacerla. A mi me gusta que el caramelo no sea homógeneo, entonces la rocío con azúcar rubio y miel y la llevo al horno, pero también se puede hacer, primero, un caramelo con estos dos ingredientes, incorporar los cereales, frutas y semillas (ya tostados) y luego desparramarlos en una placa siliconada hasta que enfríe. De esta manera queda todo acaramelado.

La granola se puede comer al desayuno con yogur y frutas, como un snack, en forma de barritas o como un postre – por ejemplo, tipo triffle con helado o mousse de limón, plantillas o algún bizcochuelo o torta en pedacitos y frutillas.

Una cosa importante a tener en cuenta es que la granola es saludable, porque tiene frutas secas, semillas y cereales pero no es light. Así que no crean que por comer granola al desayuno o a media tarde van a adelgazar. Por lo contrario, es súper calórica.

Les dejo los pasos e ingredientes para hacer la granola que hago siempre en casa, es facilísima.

GRANOLA CASERA

Colocar en una placa copos de maíz (más o menos 200 g).

Agregar avena arrollada, coco rallado, semillas de sésamo integral (frasco a la izquierda) y semillas de lino (en este caso puse doradas, es el frasco a la derecha).

Luego, picar en mitades nada más (es sólo para que no estén enteras) un puñado de almendras.

Mezclar los ingredientes (con la mano) y rociar con dos cucharadas de miel y dos de azúcar rubio.

Llevar a un horno bajo de 130-140 ºC por 10 minutos nada más o hasta que sientan un aroma delicioso a semillas tostadas y caramelo.

Al quitar la fuente, agreguen pasas de uva y vuelvan a mover la granola para que se incorporen todos los ingredientes a la miel y azúcar e inmediatamente vuélquenla en una placa siliconada para que enfríe.

Cuando haya tomado temperatura ambiente, guarden la granola en un frasco hermético.