Seguramente en los últimos años, hayan escuchado el nombre de este “superalimento” que es la quinoa. Se ha puesto bastante de moda, probablemente por su origen, ya que la vuelta a las cocinas típicas regionales ha sido el factor común de las tendencias gastronómicas, pero seguramente también porque tiene excelentes cualidades nutritivas.

La quinoa se utiliza en la cocina desde los incas quienes la llamaban el “grano madre” ya que lo consideraban sagrado por las virtudes que tenía y porque crecía bajo las condiciones climáticas más adversas.

Este grano no es un cereal, pero se lo llama “pseudocereal” porque tiene mucho almidón y se usa similarmente a los cereales. Las características que hacen que la quinoa tenga tan alto valor y calidad nutritiva son que tiene un gran contenido de proteína, superior al de la leche de vaca, la soja y la carne, pero además esta proteína es de gran calidad biológica porque tiene un alto contenido de aminoácidos esenciales. Cabe señalar que, también, tiene un alto contenido calórico: 400 calorías cada100 g.

Todos deberíamos incorporar la quinoa en nuestras dietas, pero debido a sus propiedades es especial para mujeres embarazadas, niños, deportistas, celíacos (no contiene gluten) y vegetarianos y veganos, ya que es un excelente sustituto de la proteína animal. 

Podemos encontrar quinoa en cualquier supermercado o tiendas de productos orgánicos y naturales.

A la hora de cocinarla, podemos usarla en grano o en harina. Si utilizan el grano, es muy sencillo de trabajar, como si fuera arroz, lo único importante es lavarlo antes de consumirlo porque tiene una película que le da un sabor amargo. 

En esta oportunidad les voy a dejar una receta para hacer a la hora del desayuno, para arrancar el día con mucha energía. Es ideal para aquellos días que tenemos la agenda complicada. Esta receta es muy sencilla y de por sí dulce, así que no es necesario agregar miel o azúcar o cualquier edulcorante, y por favor: los jugos tienen que ser naturales.

Gacha de quinoa (o Quinoa porridge) – 1 porción

½ taza de quinoa lavada

½ taza de jugo de naranja

½ taza de jugo de manzana

Poner los jugos en una sartén u ollita a fuego medio-bajo junto con la quinoa y dejarlo cocinar revolviendo de vez en cuando. Va a llevar unos12 a15 minutos aproximadamente, vean en la imagen el aspecto de la quinoa cocida, para tener como referencia.