Archives for the month of: August, 2011

A la vuelta del fin de semana en Colonia, mi esposo y yo nos desviamos un poco para parar en Colonia Suiza y surtirnos de quesos y otras cosas ricas. Paramos en “Los Fundadores”, una granja a la entrada de Nueva Helvecia (o Colonia Suiza) que nos había recomendado una prima mía, donde venden quesos, embutidos, mermeladas, dulces y conservas artesanales de muy buena calidad y a buen precio. Hay un montón de granjas que venden estos productos, pero éste es el que conozco y me parece bueno para recomendarles, si saben de otros que sean buenos, no dejen de contarme. (Para llegar a este local, deben ir por ruta 1 hasta la entrada a Nueva Helvecia, que tiene una suerte de rotonda, tomar la calle principal -si van hacia Montevideo es a la izquierda- y luego de pasar el pórtico de entrada a la ciudad, en seguida a mano izquierda, siguen unos metros y van a ver el cartel de la foto).

Además de una amplia variedad de estos productos, tienen unas galletitas de origen suizo que se llaman “brislet” que son deliciosas. Sale $50 la bolsita y vale la pena probarlas. 

El kg de queso Colonia y Parmesano, vale $220. Hay quesos colonia saborizados en hormas de un kilo, que valen lo mismo, quesos azules y quesos de cabra en aceite de oliva saborizados (éste último valía $190- sí, es caro, pero en general los quesos de cabra lo son…). Los dulces valen más o menos $90 los de medio kilo.

Nosotros compramos un trozo de queso parmesano riquísimo, una horma de colonia con hierbas que estaba rico, pero creo que era más rico el de horma grande que nos dieron a probar, un frasco de queso semi duro de cabra en aceite de oliva con albahaca (de Establecimiento Martilú, como los que se ven en la foto, arriba de la vitrina) y una mermelada de frutillas, frambuesas y cerezas.

La misma semana que volvimos, unos amigos nos invitaron a su casa y no quisimos caer con las manos vacías. Aproveché el queso de cabra que habíamos comprado e hice una ensalada tipo griega, que les dejo a continuación. Espero que les guste!

ENSALADA GRIEGA

3 tomates

1 pepino

aceitunas negras (cuantas quieran)

200 g queso (en este caso de cabra semiduro, pero en general es feta)

Cortar el pepino en rodajas, el tomate en gajos y poner en un bol. Agregar las aceitunas y el queso y mezclar.

En este caso, no condimenté la ensalada, porque como el queso ya tenía aceite de oliva y albahaca, no era necesario, pero se puede condimentar con aceite de oliva, vinagre y hierbas como orégano y perejil, sal y pimienta.

Además la ensalada “joriátiki” o “campesina” (como la llaman en la cocina griega) lleva 2 morrones verdes y 1 cebolla, pero preferí no ponerle.

Hoy les voy a dejar una sopa que es un almuerzo espectacular. Súper nutritivo y sano e ideal para amantes de las lentejas. Yo la hice la noche anterior y la recalenté (en ollita) al momento de comerla, como a todos los guisos y preparaciones con legumbres que recalentados son más ricos. Recuerden que hay que dejar remojando las lentejas en agua durante 8 horas antes de hacerlas, así que manejen esos tiempos también.

La receta es de un libro de uno de mis chefs preferidos, Jamie Oliver, que se llama “Jamie’s Food Revolution” (“La Revolución de la Comida de Jamie”). Jamie Oliver es un chef inglés que ha tenido varios programas de televisión y ha publicado muchísimos libros, siempre con el objetivo de querer motivar a las personas a cocinar más. Con el tiempo se ha puesto nuevos objetivos como por ejemplo enseñar a los niños y cocineras de las escuelas a disfrutar el acto de cocinar y a alimentarse mejor.

En 2009 Jamie lanza su programa “The ministry of food” (”El Ministerio de la Comida”) donde comienza su lucha contra los malos hábitos alimenticios de los británicos y contra la obesidad, intentando dejar de lado la comida para llevar y los fast food para educarlos en la comida casera, saludable y deliciosa. A su vez, fomenta a sus amigos y familiares a que aprendan sus recetas y las pasen a sus conocidos, a modo de “evangelizar” los buenos hábitos alimenticios.

Continúa su labor en el programa “Jamie Oliver’s Food Revolution” (“La Revolución de la Comida de Jamie Oliver”) donde expande su tarea a los estadounidenses y gana, debido a su excelente trabajo, un premio TED en el 2010. (Vale la pena que escuchen su discurso, lo pueden encontrar con subtítulos en 42 idiomas, éste es el link.)

El libro “Jamie’s Food Revolution” empieza con una introducción que incluye una promesa donde el dueño del libro debe prometer aprender una receta de cada capítulo y enseñársela personalmente a dos o más amigos o familiares quienes luego deberán pasarla también.

Por este blog, les paso la primera receta, no es cara a cara, pero espero que por lo menos tres de ustedes la hagan y me lo comenten, así habré cumplido mi promesa!

SOPA DE LENTEJAS Y ESPINACA

(Para 6 personas)

2 zanahorias

2 tallos de apio

2 cebollas medianas

2 dientes de ajo

1 ¾ l caldo de verduras o pollo

aceite de oliva

un trozo de 2cm de raíz de jengibre

chile fresco a gusto

10 tomates cherry

2 T de lentejas

7 T de espinaca

sal gruesa (si es marina mejor)

pimienta

1 T de yogur natural

Pelar las zanahorias y cortarlas en rodajas. Cortar los apios. Pelar y picar las cebollas y el ajo. Poner el caldo en una olla y calentarlo hasta que hierva. Poner dos cucharadas de aceite de oliva en una sartén a fuego medio, agregar las verduras cortadas y revolver con cuchara de madera. Cocinar por 10 minutos con la tapa inclinada, hasta que las zanahorias estén blandas y la cebolla dorada.

Mientras tanto pelar y cortar en rodajas el jengibre. Quitarle las semillas al chile y cortarlo. Quitarle los cabitos a los tomates y cortarlos a la mitad.

Agregarle el caldo hirviendo a la sartén junto con las lentejas, el jengibre, el chile y los tomates. Revolver y llevar a punto de hervor. Disminuir el fuego y dejar hirviendo por 10 minutos más con la tapa puesta o hasta que las lentejas estén cocidas. Agregar la espinaca cortada y continuar cocinando por 30 segundos más.

Para servir la sopa:

Sazonar con sal y pimienta. Se puede servir así o se puede licuar (yo no la licué, pero es a su gusto). Servir con una cucharada de yogur.

Espero que la prueben y les guste tanto como a mi.

 

Hace unos meses el chef Pedro Lambertini inauguró su primer programa en Elgourmet.com llamado “U.N.O. Único, Natural y Orgánico” (los miércoles a las 20.30 hs). Es un programa que, en lo personal, me encanta, porque tiene unas recetas muy creativas donde se utilizan productos integrales, tofu, seitán, semillas, etc. y muchas frutas y verduras, lo cual me fascina.  

Este cocinero es el Chef Ejecutivo de “Natural Deli”, un restaurant y mini mercado ubicado en Buenos Aires que tiene un menú súper saludable y tentador donde las propuestas parecen deliciosas. En la página del local así como en el facebook del chef, podrán encontrar más información y recetas, además de las del canal.

En la cocina de mi casa había unas bananas dando vueltas hacía ya unos días, que estaban un poco negras de más, por lo cual decidí aprovecharlas para hacer un pan de banana. En la búsqueda de una receta tentadora, encontré la que les voy a pasar a continuación de Pedro Lambertini (de ahí la presentación).

Es una receta deliciosa, realmente. Les recomiendo que coman este pan al desayuno, porque así como es rico y sano, también es calórico, y lo pueden acompañar con un jugo de naranjas, como lo hice yo pero va bien con cualquier bebida, claro.

PAN INTEGRAL DE BANANAS Y NUECES PECAN

(De Elgourmet.com)

1/3 T aceite de canola

1 T azúcar negro (yo tenía rubio y quedó riquísmo igual)

3 bananas

1 cda bicarbonato de sodio

2 cdas de canela

1 cda extracto de vainilla

1 T harina 0000

1 T harina integral fina

2 huevos

1 cda miel

1 T nueces pecan (de más está decir que si no son “pecan” puede ser cualquier otra nuez o fruto seco)

1 cda queso crema

3 pizcas de sal

Poner en un bowl las harinas, la sal, el bicarbonato y la canela.

Picar las nueces pecan.

Pisar las bananas hasta hacer un puré y agregarles los huevos, el aceite, azúcar, vainilla, miel y queso crema. Integrar todos los ingredientes con un batidor e incorporar las nueces.

Agregar los secos a los líquidos y emulsionar todo.

Llevar a horno de 160 ºC en molde para budín enmantecado y enharinado por 35 a 40 minutos.

 

Después de un fin de semana tan lindo con mis amigas, mi marido y yo decidimos irnos también a Colonia. Con algunas semanas de anticipación hicimos la reserva para nuestra estadía en la Posada del Virrey y el viernes pasado, después de un día gris y lluvioso, que no nos daba muchas esperanzas de buen clima, salimos hacia nuestro destino.

Si están pensando en ir a Colonia, les recomiendo que reserven con anticipación porque por suerte, es un destino súper visitado, y si quieren ir a alguna posada en particular, es conveniente que sean precavidos y hagan sus reservas de antemano.

La Posada del Virrey es espectacular. Es sencilla pero está decorada con muy buen gusto, y la ubicación es excelente.

La noche que llegamos paseamos por el centro histórico y nos encontramos con la grata sorpresa de que en varios restaurantes había música en vivo. Elegimos quedarnos en “El Drugstore” un local muy pintoresco, decorado con mesas y sillas en colores primarios y telas a lunares y con las paredes llenas de afiches muy coloridos de cuadros y cine. Una pareja estaba tocando bossa nova divinamente así que no dudamos en sentarnos allí. 

Pedimos unas croquetas de queso con romero que estaban muy ricas, una tortilla de papas, que a mi gusto estaba un poco pasada de punto y no muy sabrosa, y mi esposo pidió unos ñoquis con salsa filetto, que estaban bien.

No quiero explayarme mucho en este lugar porque tenía muy buena onda, y como decía antes, es muy pintoresco, pero el servicio y la comida no me convencieron. Creo que debo ir nuevamente para definir si me gustó o no, a pesar de los músicos que, repito, eran geniales.

Al otro día amanecimos con un día espectacular, soleado, y con un desayuno riquísimo y muy completo, con jugo de naranja natural, yogur, chocolatada, café y leche, croissants, panes saborizados, cereales, frutas y tortas dulces además de quesos, jamón, manteca y variedad de dulces, servido en una sala comedor con aires de campo.

Luego preparamos un mate y salimos a recorrer Colonia.

Al mediodía teníamos antojo de parrilla – algo rarísimo en mí- y decidimos saciarlo en “Marlo” (Calle del Comercio entre Calle del Colegio y De la Playa) una parrillada muy linda puesta, que tenía unos pizarrones a la entrada que despertaban el instinto carnívoro de cualquiera. La carta se centraba en distintos tipos de carne (de vaca, cerdo, pollo y pescado), acompañamientos y empanadas caseras. El servicio fue muy bueno: nos atendieron enseguida, nos aconsejaron bien y los platos vinieron en tiempo justo.

 Los dos comimos carne vacuna que estaba muy buena. Los precios eran razonables y como plus, pudimos tomar cerveza artesanal “Mastra” embotellada y etiquetada especialmente para el local. Además contaban con varias marcas de cervezas importadas a buen precio.

 Hay un montón de parrilladas en Colonia que no conozco, pero si están con ganas de parrilla y no saben dónde ir, yo les recomiendo “Marlo”.

En víspera de mi cumpleaños, esperé a mis amigas en mi casa con esta tarta, que la verdad fue un éxito. Desde que apoyé el plato en la mesa, hasta que vi las migas, deben haber pasado fácil 10 minutos… no más. Con poca previa, les dejo los ingredientes y pasos para que la hagan. Es facilísima y como verán es un hit garantizado. así que espero sus comentarios de los resultados.

Ingredientes:

Para la masa

200 g harina de trigo

100 g azúcar impalpable

100 g manteca

1 huevo

Para el relleno

300 g chocolate blanco

150 g crema de leche

Para cubrir

Frutillas lavadas y cortadas a la mitad o en cuartos

Poner todos los ingredientes en el bowl y mezclarlos hasta formar una masa suave.

Colocar la masa en una tartera enmantecada y enharinada y pinchar con un tenedor.

Llevar al horno precalentado a 180 ºC durante más o menos 20 minutos.

Colocar la crema en una ollita y calentar. Cuando esté casi por hervir, apagar el fuego y poner el chocolate en trozos y revolver hasta que se derrita y se unan. Verter sobre la masa cocida una vez que la misma esté fría.

Llevar a heladera y cuando vean que la crema adquirió una determinada firmeza (más o menos 2 horas), colocar las frutillas por encima. Si las colocamos antes se van a hundir, no va a cambiar el sabor de la tarta pero sí el aspecto.

Que la disfruten!

Seguramente en los últimos años, hayan escuchado el nombre de este “superalimento” que es la quinoa. Se ha puesto bastante de moda, probablemente por su origen, ya que la vuelta a las cocinas típicas regionales ha sido el factor común de las tendencias gastronómicas, pero seguramente también porque tiene excelentes cualidades nutritivas.

La quinoa se utiliza en la cocina desde los incas quienes la llamaban el “grano madre” ya que lo consideraban sagrado por las virtudes que tenía y porque crecía bajo las condiciones climáticas más adversas.

Este grano no es un cereal, pero se lo llama “pseudocereal” porque tiene mucho almidón y se usa similarmente a los cereales. Las características que hacen que la quinoa tenga tan alto valor y calidad nutritiva son que tiene un gran contenido de proteína, superior al de la leche de vaca, la soja y la carne, pero además esta proteína es de gran calidad biológica porque tiene un alto contenido de aminoácidos esenciales. Cabe señalar que, también, tiene un alto contenido calórico: 400 calorías cada100 g.

Todos deberíamos incorporar la quinoa en nuestras dietas, pero debido a sus propiedades es especial para mujeres embarazadas, niños, deportistas, celíacos (no contiene gluten) y vegetarianos y veganos, ya que es un excelente sustituto de la proteína animal. 

Podemos encontrar quinoa en cualquier supermercado o tiendas de productos orgánicos y naturales.

A la hora de cocinarla, podemos usarla en grano o en harina. Si utilizan el grano, es muy sencillo de trabajar, como si fuera arroz, lo único importante es lavarlo antes de consumirlo porque tiene una película que le da un sabor amargo. 

En esta oportunidad les voy a dejar una receta para hacer a la hora del desayuno, para arrancar el día con mucha energía. Es ideal para aquellos días que tenemos la agenda complicada. Esta receta es muy sencilla y de por sí dulce, así que no es necesario agregar miel o azúcar o cualquier edulcorante, y por favor: los jugos tienen que ser naturales.

Gacha de quinoa (o Quinoa porridge) – 1 porción

½ taza de quinoa lavada

½ taza de jugo de naranja

½ taza de jugo de manzana

Poner los jugos en una sartén u ollita a fuego medio-bajo junto con la quinoa y dejarlo cocinar revolviendo de vez en cuando. Va a llevar unos12 a15 minutos aproximadamente, vean en la imagen el aspecto de la quinoa cocida, para tener como referencia.