Archives for posts with tag: juliana lópez may

Hice esta torta para un té de domingo familiar y no quedaron ni las migas. Es deliciosa. Originalmente del libro “Mis sabores preferidos” de Juliana López May, pero con algunas variantes.

Ingredientes:

Jugo de 3 mandarinas

2 T azúcar rubio

1 T aceite

3 huevos

1 cda polvo de hornear

2 T harina 0000

1 T harina integral

pizca de sal

Glaseado de limón: 1/2 T azúcar impalpable, gotas de jugo de limón (es a ojo)

Emulsionar el jugo de las mandarinas con el aceite. Colocar en un bol el azúcar, la mezcla del jugo y el aceite y los huevos, y batir a mano. Mezclar los secos aparte y unirlos con los líquidos.

Verter en molde de budín enmantecado y enharinado. Si tienen el molde de budín grande, les va a quedar perfecto, pero si tienen el chico -típico de budín inglés- les va a sobrar masa. Yo llené un molde chico hasta los 2/3 de la altura y complementé con moldes de muffins.

Cocinar en horno precalentado a 180ºC por 45 minutos (o menos, como siempre, depende del horno). 

Para hacer el glaseado, ir agregando y mezclando cada vez, gotitas de jugo de limón al azúcar impalpable. Una vez que la consistencia sea pesada, pero que se pueda verter, está listo. Se seca enseguida. Si es muy líquido, no queda tan blanco y chorrea más. 

P1060529

(Este post está especialmente escrito para las compañeras de trabajo de mi hermana, Sofi, quienes por medio de ella, me reclaman -con mucha razón- que escriba en el blog.)

Decidí que voy a intentar congelar por un tiempo mi adicción a comprar libros de cocina y explotar al máximo los que ya tengo. Por eso, ayer preparé esta cena usando dos recetas del libro “Mis sabores preferidos” de Juliana López May.

La entrada eran unas peras con roquefort y almendras que al principio fueron categóricamente rechazadas por dos de los cuatro comensales. Pero luego de probarlas, fueron un éxito. En el libro, Juliana propone este plato con avellanas, pero tenía almendras y las reemplacé. El plato principal fueron unos ñoquis de avena y ricota, del mismo libro, que también son realmente deliciosos y muy fáciles de hacer.

PERAS AL ROQUEFORT (Para 4 porciones)

4 peras

70 g almendras (u otra nuez)

100 g queso azul

ciboulette

sal y pimienta

aceite de oliva

Cortar las peras en mitades y ahuecarlas. Cortar una pequeña base a las peras para poder apoyarlas en la asadera y salpimentar.

P1060517

Mezclar el queso, las almendras y el ciboulette y disponer en el centro de las peras. Rociar con aceite de oliva y llevar a horno precalentado a 200ºC hasta que las peras estén tiernas, pero que no se deshagan.

P1060518

P1060519

ÑOQUIS DE AVENA Y RICOTA

500 g ricota (yo compré la de La Italiana que es excelente, si es de súper, compro Talar)

2 huevos

2 tazas de avena instantánea

Harina (para la mesada)

Nuez moscada

Sal y pimienta

Para servir:

50 g tomates secos hidratados

1 atado de rúcula

50 g parmesano

hojas de perejil

Aceite de oliva

Colocar en un bowl la ricota, los huevos, la sal, la pimienta y la nuez moscada. Mezclar y añadir la avena. Poner la masa sobre la mesada enharinada. Formar cilindros y cortar los ñoquis de 2 cm de espesor aproximadamente.

Tengan cuidado con la cantidad de harina. Yo simplemente la usé para formar los cilindros. Si nos pasamos de harina, los ñoquis quedan hechos un mazacote.

Cocinar en agua con sal hasta que suban a la superficie. Sacarlos y dorarlos en una sartén con aceite de oliva, los tomates secos hidratados cortados en tiritas, el perejil y la rúcula. Rectificar sal y pimienta y servir con el parmesano rallado.

 

P1060522

 

 

Esta receta es del libro “Recetas para compartir” de Juliana López May. Se trata de una cheesecake súper fácil y muuuy rica. Está buena para las personas que no son tan fanáticas de las tortas de queso clásicas o con fruta.

Las cantidades dan para una torta grande, de 26 cm de diámetro. En el libro dice que rinde 10 porciones.

Ingredientes:

200 g galletitas con leche El Trigal

(desde que probé estas galletitas, son LAS que uso para bases como las de cheesecake. Si no las encuentran, compren María, pero para mí estas son muy superiores para este fin -y también para comer solas)

galletitas con leche el trigal

75 g manteca

175 g chocolate semi amargo o amargo

335 g queso blanco Talar o Leader Price (es lo que yo recomiendo y uso, pero hay otras marcas)

300 g azúcar

1 cdita vainilla

3 huevos

Enmantecar y enharinar una tortera desmontable.

Procesar las galletitas hasta que queden como polvo y agregar la manteca derretida.

Disponer la mezcla para la base en la tortera repartiéndola de manera uniforme y presionando para que quede pareja y uniforme.

P1060162

Para el relleno, derretir el chocolate a baño María sin tocarlo.

Por otro lado, batir el azúcar con el queso crema y la vainilla. Luego agregar los huevos de a uno y continuar batiendo hasta obtener una crema pareja.

Verter el relleno sobre la base de galletitas y manteca. Después verter el chocolate de a cucharadas de forma irregular.

P1060166

P1060167

Llevar a horno precalentado a 160ºC de 40 a 50 minutos.

El horno es todo un tema con las cheesecakes o por lo menos para mí es todo un tema. Tengo un horno demasiado fuerte y me pasa que en seguida se me doran de más. Un tip, si les pasa esto, es que lleven la cheesecake al horno y luego de 15 minutos más o menos, la forren con papel aluminio para evitar que se dore. A mí me funciona. Hay gente que pone una asadera con agua en el piso del horno y también les da resultado, pero aún no lo probé porque con el papel aluminio lo resolví (luego de varias cheesecakes demasiado doradas). Espero que la prueben y les guste la receta.

P1060195

 

 

He probado varias recetas de masa de tarta integral y en general se desgrana o, para que esto no suceda, se usa también harina blanca. Esta receta es perfecta. La receta está basada en una de “Mi primer libro de recetas”  de Juliana López May.

Les dejo los ingredientes y pasos para que la prueben.

200 g harina integral fina (yo la compro en Mercado Verde porque la que venden en general en los supermercados no es tan fina)

100 g manteca

1 huevo

2 cdas de azúcar rubio

1 pizca de sal

1 cda panzona de semillas de sésamo (o las que tengan en casa)

Mezclar la harina, el azúcar y la sal y deshacer con las manos la manteca hasta conseguir un arenado. Agregar las semillas y unir con el huevo hasta lograr una masa homogénea. Envolverla en film y dejar descansar por 35 minutos. Estirar la masa, rellenar -y tapar si hacen torta- y llevar a horno moderado.

P1050629

El pasado jueves 15 de agosto una de mis chefs preferidas vino a Uruguay a dar una clase de cocina, presentar un libro y cocinar un almuerzo en el restorán Jacinto.  Yo me anoté en la clase y la experiencia fue espectacular. Ella es tal como la imaginaba: sencilla, amable y espontánea.

Hacía una semana me había anotado junto con mi querida Uke a la primera clase (de varias, según entendí) de Juliana en Montevideo y aún no tenía su último libro “Mis sabores preferidos”. Cuatro días después el divino de mi marido me lo regaló, y allá caímos en Jacinto (Peatonal Sarandí esquina Alzáibar) las dos ilusionadísimas de conocerla, 15 minutos antes que comenzara la clase y con nuestros libros bajo el brazo para que nos firmara.

mis sabores preferidos

Nos ubicamos en la primera fila, pedimos una copa de Malbec de Emilia Nieto Senetiner y esperamos con ansias conocer a Juliana. Mientras esperábamos que llegaran todas las inscriptas a la clase, ella conversó con todas y nos convidaron con dos tipos de mini bruschettas: unas con aceite de oliva, tomates cherry, mozzarella de búfala y albahaca y las otras con aceite de oliva, zucchinis rallados, ralladura de limón y menta.

la foto 2

 

la foto 2

Fue una clase demostrativa e interactiva, muy descontracturada en la que pudimos ver, oler y tocar todo lo que preparó.

El menú consistía de una entrada, plato principal, postre e infusión.

La entrada era una ensalada de quinoa con zanahorias caramelizadas, cebolla colorada, cilantro y queso de cabra con una vinagreta de aceite de oliva y lima acompañada de una galletita de zanahoria, cebolla y sésamo, deliciosa.

El plato principal eran unas cintas con salsa de hongos (portobello, champignon y del bosque hidratados) y pan crocante con almendras, limón y tomillo que sirvió con parmesano y rúcula fresca.

la foto 2

De postre preparó una torta húmeda de polenta, limón, almendras y peras caramelizadas que era una explosión de sabor. Para acompañarla hizo rápidamente un queso crema endulzado con azúcar impalpable. Y, por último, una infusión de limón y naranja con jengibre, cedrón y menta que sirvió caliente junto con el postre.

la foto 3

 

la foto 4

Luego, cenamos y nos fuimos con todas las recetas; felices y con ganas de volver a la próxima clase.

Hoy les voy a dejar la receta de las galletitas que las preparó Uke ayer y le quedaron riquísimas.

GALLETAS DE ZANAHORIA Y SÉSAMO

INGREDIENTES:

1 cebolla blanca mediana rallada finita

1 zanahoria grande rallada finita

1/2 T de semillas de sésamo tostado

1 T aceite de oliva

50 g manteca

sal

harina (cantidad suficiente)

PROCEDIMIENTO:

Precalentar el horno a 180ºC.

Rallar la cebolla y zanahoria y agregar las semillas, manteca, aceite de oliva y sal.

Luego agregar harina de a poco hasta obtener una masa suave y maleable.

Estirar formando galletas desparejas o “lenguas deformes alargadas” (así dice en la receta, eran como triángulos alargados).

Colocar sobre una placa de horno, pinchar y hornear hasta que estén doradas.

Dejar enfriar sobre una rejilla por completo para que no se humedezcan al guardarlas.

la foto 3

Algunos tips que nos dejó para estas galletas fueron que luego de cocidas las podemos congelar y que esta misma masa puede utilizarse para hacer grisines o masa de tarta.

 

 

Ayer tuve un té de mujeres y me tocaba llevar algo dulce. En el momento de cocinar, fue súper difícil decidir qué hacer, porque todo lo chocolatoso me daba mucho calor! Me gustaba la idea de hacer algo frutal, así que vichando el libro de Juliana López May, se me ocurrió hacer su receta de tarta de ciruelas.

La masa es exactamente igual a la de la tarta de frutillas y chocolate blanco y a la de chocolate amargo y frutas rojas, y el relleno es súper fácil: pura fruta.

Les dejo los ingredientes y el procedimiento y espero que la prueben. Después me cuentan!

TARTA DE CIRUELAS

Ingredientes:

200 g harina 0000

100 g azúcar impalpable

100 g manteca

1 huevo

1 kg ciruelas

azúcar granulado para espolvorear

manteca

Unir la harina, el azúcar impalpable, la manteca y el huevo y formar la masa. Dejar reposar en la heladera por media hora.

Precalentar el horno a 180ºC.

Lavar las ciruelas y cortarlas por la mitad. Quitarles el carozo y realizar un corte en cada mitad (como en la foto).

Pasados los 30 minutos en la heladera, retirar la masa y forrar un molde previamente enmantecado y enharinado. Llevar 10 minutos al horno. Retirar.

Disponer las ciruelas de manera concéntrica, bien apretadas unas a otras, y poner algunos cubitos de manteca y espolvorear con el azúcar granulado.

Llevar nuevamente al horno hasta que las ciruelas estén cocidas. Inmediatamente luego de sacar del horno, volver a espolvorear con azúcar.

Esta tarta pueden comerla a la hora del té o también como postre, con una bocha de helado de vainilla, crema batida o queso crema.

El sábado pasado vinieron amigos a casa. Mi querida amiga Uke y su marido Juanma, se ofrecieron a traer algo para picar, mi hermana y su novio traían la pasta y yo hice el postre.

Este post se lo dedico a la genia de Uke quién, inspirada en Juliana López May, nos agasajó con todas estas delicias. Miren la mesa que armó!

Los dejo con imágenes de la picada y el postre, que es una variante de la tarta de frutillas y chocolate blanco.

COPETÍN DE UKE

Pinchos de cebolla morada, camarones y durazno con aliño de aceite de oliva, jengibre, eneldo, limón, ajo, sal y pimienta negra.

Pinchos de provolone, alcaparras y aceitunas con aceite de oliva y ají molido.

Focaccia de tomates secos con tomillo y queso camembert.

TARTA DE CHOCOLATE Y FRUTAS ROJAS

Para la masa

200 g harina de trigo

100 g azúcar impalpable

100 g manteca

1 huevo

Para el relleno

300 g chocolate amargo

1 lata de leche condensada

Para cubrir

Frambuesas, moras y arándanos

Poner todos los ingredientes en el bowl y mezclarlos hasta formar una masa suave.

Colocar la masa en una tartera enmantecada y enharinada y pinchar con un tenedor.

Llevar al horno precalentado a 180 ºC durante más o menos 20 minutos.

Colocar la leche condensada en una ollita a fuego bajo. Cuando esté bien caliente (y ojo que no se queme), retirar del fuego y verter el chocolate picado. Dejar un minuto y unir.

Cuando la masa ya esté fría, verter la mezcla de chocolate. Dejar que tome temperatura ambiente y llevar a la heladera. Esta crema de chocolate es más firme que la ganache de chocolate blanco de la otra tarta, así que pueden darle menos tiempo en la heladera para poder disponer las frutas encima.

En la foto muestro la última porción que quedaba y está un poco derretida (ooops!), pero fue un éxito.

Es fascinante hacer pan casero: ver cómo el fermento y la masa crecen, es único. Hay tantas variedades de pan que uno nunca puede aburrirse. Podemos probar varios tipos y luego repetir nuestros preferidos.

En esta oportunidad, probé un pan blanco de semillas que sirvió de cena de un viernes de noche, desayuno con mermelada y queso crema al día siguiente y de merienda, para hacer sandwiches, el domingo.

Este pan de semillas es una receta de Juliana López May, pero cambié las semillas que propone la chef, por las que tenía en mi casa. Esta receta da para dos panes. Como les decía, el primero lo comí con aceite de oliva, tomate y sal y unas hojitas de albahaca en la noche del viernes, y el segundo, el domingo siguiente que vino mi familia a casa y lo corté en rodajas para hacer sandwiches con jamón y queso.  Para mantenerlo fresco, esperé a que enfriara y lo envolví en papel film. Se mantuvo perfecto.

PAN DE SEMILLAS (2 panes)

Para la esponja:

1 T de agua tibia

25 g de levadura fresca

1/2 T de harina

Para la masa:

800 g harina

275 g semillas (sésamo integral, lino dorado y chía)

10 g sal fina

Aceite de oliva

Agua

Hacer la esponja poniendo en un bowl la harina, la levadura y el agua tibia más una cucharada de azúcar blanco.

Dejarlo aproximadamente 15 minutos hasta que veamos que la levadura empezó a actuar.

Colocar en un bowl la harina, las semillas y la sal. Hacer un hueco en el centro y poner la esponja junto con el aceite de oliva e ir incorporando agua tibia hasta formar una masa suave y lisa.

Terminar de amasar en la mesada. Dejar descansar por 30 minutos, volver a amasar y darle forma a los panes. Cocinar en horno fuerte por 30 minutos.

El sábado pasado vinieron amigos a cenar a casa. El menú fue focaccia de calabaza con humus, spaghetti alla carbonara y de postre, creme brulee de “Earl grey”. La noche fue un éxito. No podía ser de otra manera con tan buena compañía.

Les quiero dejar todas las recetas pero, primero les paso la de la focaccia y el humus, porque sino me va a quedar un post demasiado extenso.

La receta de este pan es de Juliana López May, de su programa “La huerta en tu casa” de Elgourmet.com. La verdad es que en la página no aparece completo el procedimiento, así que les voy a contar cómo la hice yo.

Para que la levadura trabaje bien, es muy importante la temperatura del agua donde vamos a disolverla, que tiene que estar tibia, ni fría ni caliente, tibia y que le demos algo para que se “alimente”, que puede ser azúcar o miel. Tengan esto en cuenta, y denle tiempo a la levadura a que actúe (no sean ansiosos).

FOCACCIA DE CALABAZA

Aceite de oliva

Agua tibia

1 ajo asado

1/2 kg de harina

Harina integral

1 cda de té de sal fina

30 g de levadura fresca

1 cda de miel

400 g de puré de calabaza

Romero

Semillas de calabaza

Sal gruesa

Disponer la harina en forma de corona y espolvorear con sal fina.

En el centro deshacer la levadura y poner la miel y el agua tibia.

Dejar el fermento leudar durante 15 minutos aproximadamente, hasta que forme una espuma (como en la foto).

Comenzar a mezclar con la mano desde adentro hacia afuera, agregando aceite de oliva y el puré de calabaza y ajo. El puré le va a dar mucha humedad a la masa, así que no vamos a tener que ponerle mucho aceite de oliva pero a medida que vayamos agregando la harina integral (yo usé dos tazas más o menos), vamos a ir equilibrando la masa con el aceite, controlando que no quede muy seca porque sino luego de cocida va a quedar apelmazada.

La receta original marca mezclar primero las harinas con la sal, realizar la corona, después unirla con el fermento, agregar el aceite de oliva y luego el puré. La cuestión es que al no saber cuánta harina integral llevaba el pan, preferí ir agregándola a ojo. Pero si quieren pueden arrancar de esta manera.

Luego de amasar y lograr una masa suave, dispongan el bollo en un bowl tapado con un repasador en un lugar cálido de la cocina, que no esté donde haya corriente. Cuando las masas tienen harina integral, no tenemos que amasar mucho.

Déjenla reposar por una hora aproximadamente, o hasta que duplique su volumen.

Cuando esté lista la masa, la colocamos en una asadera y la volvemos a dejar leudar por 15 minutos.

Luego la desgasificamos (presionándola levemente con los dedos), le rociamos aceite de oliva, el romero, las semillas de calabaza y la sal gruesa y la llevamos a un horno de 180º C por 25 minutos aproximadamente.

HUMUS

1 lata de garbanzos

1 diente de ajo

1 cdita de tahine (pasta de sésamo)

jugo de medio limón

aceite de oliva

pimentón

Procesar los garbanzos con el diente de ajo. Luego agregar el tahine y el jugo de limón.

Al momento de servir, rociar con aceite de oliva y pimentón.

Me encanta invitar amigos a mi casa. Cualquiera sea la hora o el día, y a excepción de contadas ocasiones cuando el trabajo me absorbe, los espero con algo especialmente hecho para ellos. Sea a la hora del almuerzo, el té o la cena, me encanta agasajar a mis invitados.

Cuando no hay mucha cosa planificada, a la hora de la cena, en general organizo un copetín o picada, en lo posible bastante completo, para evitar el delivery. En mi familia los copetines son adorados y sagrados, ya que mi mamá es una especialista y nos inculcó a todos el placer de esperar a nuestros amigos y familiares con cosas ricas para “picar”. 

Hace una semana, luego de varios años que no coincidíamos, me reuní con mis compañeras y queridísimas amigas de facultad. Después de recibirnos, nuestras vidas tomaron cursos diferentes que llevaron a tres de seis, a vivir en el exterior y así nuestras reuniones pasaron a ser más esporádicas y nunca lográbamos estar las seis juntas.

Pero por suerte, nos pudimos ver todas en mi casa hace unos días y, a razón de tal evento, las esperé con un copetín inspirado en algunas ideas del libro de Juliana (López May).  Los dejo con los datos de lo que comimos, todo es súper sencillo y delicioso.

Primero preparé unas aceitunas marinadas. Coloqué un puñado de verdes y negras en un bowl, agregué cáscara de naranja, semillas de coriandro, pimienta en grano, un diente de ajo machacado, 1 cdita de orégano seco y 1 rama de canela. Mezclé todo con la mano, y lo cubrí con aceite de oliva. Lo tapé y guardé en heladera por 8 horas más o menos (pero hay que servirlas a temperatura ambiente, así que recuerden sacarlas un rato antes).

Luego, corté un poco de ciboulette y lo mezclé con queso crema (que siempre tengo en la heladera -es súper útil, para desayunar, para saborizar e incorporar en un copetín o para sustituir la crema doble en algunas salsas o cremas-), corté unas zanahorias en bastoncitos y lavé unos rabanitos para untar con este queso. También podemos cortar unos tallos de apio. 

Además hice unas tostaditas con aceite de oliva. Esto es algo muy simple, sólo tenemos que cortar un pan que no tiene por qué ser fresco, sino que puede ser de algunos días atrás, lo rociamos con aceite de oliva y lo llevamos al horno o lo tostamos en una sartén. Además hice un puré de ajo muy fácil para untarle a las tostadas. Tomamos una cabeza de ajo, la cortamos como en la foto que aparece debajo, la rociamos con aceite de oliva y la llevamos al horno apoyando la cara que cortamos. Cuando esté blando, está listo. Para sacar el puré del ajo, debemos presionar levemente desde la punta hacia la cara que cortamos, y el mismo irá saliendo naturalmente, sin mucho trabajo. 

Por último, tosté unas nueces pecan con curry y aceite de oliva, siguiendo la receta de las frutas secas con curry y sal de mar y corté un poco de queso – colonia en este caso, podría haber sido cualquieraque nunca falta en ningún copetín. Al tostar las nueces o cualquier otra fruta seca, tenemos que considerar que se tuestan rápidamente, o sea que hay que estar atentos a que no se quemen, porque sino quedan amargas.

 

Con este menú y un rico vino (tinto e infaltable!), pasamos una noche espectacular, poniéndonos al día de nuestras vidas y recordando momentos inolvidables y divertidísimos de cuando estudiábamos juntas. ¡Que se repita!

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 474 other followers